Nadie está a favor del hambre, pero tampoco casi nadie hace nada en contra