Quiero ser libre

Sahay: Quiero ser libre.

“Quiero ser libre. Mi libertad está en el estudio. Ir al colegio me abrirá las puertas y ventanas y la vida. Quiero construir mi vida, mi futuro.

Tengo 10 años. No quiero casarme de aquí a dos años con un hombre a quien no quiero y encarcelarme de por vida teniendo que dar hijos, cuidarlos, alimentarlos, cocinar, buscar agua… No quiero ser como mi hermana mayor.

Quiero estudiar, quiero ser enfermera, quiero cuidar de la salud de mi pueblo.”

Publicado en Amiga, Amistad, Amor, Barcelona, Etiòpia, Lepra, Malnutrición, Maltractament, Manos Unidas, Mans Unides | Etiquetado , , , , , , | 6 comentarios

Mi frontera interior: La mayor frontera

Mi frontera interior: La mayor frontera

Mi frontera interior es la mayor frontera que existe.

Vivimos en un mundo lleno de fronteras exteriores: una valla, un mar, una montaña… la frontera de un país, de una región, una raza, un sexo, una religión. 

Se miden en cientos las personas que mueren a diario en el intento de saltar una valla para cruzar de un país a otro. 

Un mar entero, el Mar Mediterráneo, en mare mortum se ha convertido, en un cementerio de personas inocentes, hombres, mujeres, niñas y niñas, que en busca de una vida mejor, o sencillamente una vida, mueren ahogados, tragados y silenciados por el mar, en el fondo, tragados y silenciados por la humanidad… inhumana.

Estas son las fronteras visibles que podemos dibujar sobre un mapa.

Pero hay otras fronteras, las fronteras invisibles pero presentes que son aún más peligrosas.

Me refiero a los prejuicios, estereotipos, discriminación

Tan sólo escribir la palabra África seguro me viene a la mente una imagen. Me venga la imagen que me venga será una imagen, una sola imagen, y por tanto, parcial y estereotipada, pues África no es un país y no se puede definir África en una imagen, África es un océanos de realidades, de imágenes, de personas, de riquezas…

Sonreír, compartir, amar, jugar, alegría, tristeza, vida, muerte, felicidad, agonía, justicia, injusticia, héroes, ladrones, altruistas…

Sin embargo es inevitable que nos venga a la cabeza una imagen. Esta imagen es ya una frontera.

Ya sea la imagen de unos niños muriéndose de hambre, o la de un palacio con un banquete, o una familia de clase media comiendo en un restaurante, o un grupo de niñas en una escuela… Son estereotipos, son fronteras que me pongo y que me distorsionan la realidad.

Esta es una frontera,  más peligrosa que ninguna, la frontera esencial, la frontera que permite que todas las demás fronteras sigan existiendo: es mi frontera interior.

Quiero derribar mi frontera interior.

Quiero ver con el corazón, no con los ojos. 

Quiero ver el mundo sin fronteras. Un mundo con Alegría, Sin Fronteras.

Pensaba que la frontera era exterior, la valla que separan los países, las injusticias del mundo, pero en realidad la primera frontera está en mí, es mi frontera interior.

No puedo derribar las fronteras exteriores si antes no consigo derribar mi propia frontera interior.

La frontera de los estereotipos, de las clases.

Esta es la primera frontera que quiero y debo derribar, la mía.

Rompiendo fronteras. 

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Amor, Barcelona, Demografia, Maltrato, Manos Unidas, Mans Unides, Mare, Medicina, Mirada, Mirada amiga, mort, Mortalidad infantil, Muertes, Mujer, ONG, Projectes de cooperació, Proyectos de cooperación, Salud, Salud Comunitaria, Salud Pública | Etiquetado , , , , , , , , , , , , | 7 comentarios

De querer la mutilación a odiarla

De querer la mutilación a odiarla

“Era un día de fiesta. Las mujeres estaban contentas, se ponían sus mejores galas y se comía bien. Era toda una celebración importante. Era que mi hermana se hacía mujer y se podía casar. Era la mutilación genital de mi hermana mayor. Ella no era consciente todavía de lo que le iba a pasar y estaba feliz, sintiéndose protagonista de la fiesta.

Yo era pequeña y quería que me mutilasen como a mi hermana. Quería una fiesta. Quería ser la protagonista. He de confesar que sentí pena al ver que no me mutilaban como a mi hermana.

Todo eso cambió.

Empecé a ir a la escuela, aprendía a leer, a escribir, 

Cuando aprendí a pensar es cuando aprendí a odiar la mutilación.

Así es como pasé de querer la mutilación a odiarla.

Sé lo que es, lo he vivido, me han mutilado. No se lo deseo  nadie. No voy a permitir que mutilen a mi hija. No voy a volver a defender esta práctica tan brutal, tenemos que acabar con ella. Mis amigas piensan como yo, no quieren la mutilación. La escuela nos ha enseñado a pensar, a pensar que las tradiciones pueden cambiar, que no son eternas.

La mutilación se acabará cuando todas las niñas vayan a la escuela y aprendan a defender sus derechos.

 Aún así, no culpo a mi madre por mutilarme, sé que lo hizo pensando que era lo mejor para mí y para poder casarme.

Cuando aprendí a pensar es cuando aprendí a odiar la mutilación.

Así es como pasé de querer la mutilación a odiarla.”

Las cifras son escalofriantes.

La Organización Mundial de la  Salud estima que cada año al menos 2 millones de mujeres y niñas se les practica la mutilación genital, es decir, unas 6 mil cada día.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Etiòpia, Explotada, Fam, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, habitatge, Hambre, Iñaki, Iñaki Alegria, mutilació genital femenina | Etiquetado , , , , , , , , , , | 1 Comentario

Nigist: “Quiero jugar con juegos, no con la realidad” Por el derecho a jugar

Nigist: “Quiero que el juego sea sólo un  juego, no realidad”

Nigist tiene 5 años, no juega a cocinitas

“juega” a cocinar
Meskerem no juega con muñecas,

Cuida a su hermanito pequeño
No juegan con juegos, juegan con la realidad,

Y con la realidad no se juega.
“Quiero jugar con juegos, no con la realidad.” son las palabras de Nigist.

Con la realidad no se juega.

Un niño tiene derecho a ser niño,

A jugar, a reír, a vivir…

Derecho a vivir y no sólo a sobrevivir

Publicado en Àfrica | Deja un comentario

Muliena: heroína cada día 

Muliena: heroína cada día

Chirría la oxidada rueda al avanzar sobre el terreno pedregoso. Sobre dos ruedas luce un carromato a base de troncos de madera.

Suena el contenido líquido en el interior de dos grandes bidones de color tierra, que un día lejano fueron amarillos.

Sentada en el borde del carromato una joven que viste una tela de colores indefinibles. Probablemente en su día fueron vivos y alegres colores amarillo, rojo y verde. Hoy es una mezcla de marrones y grises discontinuos por las roturas y por los parches y enmiendas.

Muliena tiene nombre, tiene historia, tiene un corazón que no le cabe en el pecho.

Muliena camina.

Por este mismo sendero pedregoso se acerca un camión.

Adelanta sin piedad el carromato de Muliena, dejando a su paso una nube de polvo que obliga a Muliena a detenerse, toser, parpadear, llorar, sentarse y beber el contenido del bidón marronoso.

Abre el tapón,  el interior del bidón mantiene el mismo color grisáceo que el exterior y se funde con el líquido turbio que debería ser transparente, pues no es otra cosa que el agua que beben.

Es la convivencia entre dos realidades. La riqueza ahoga la pobreza.

El dueño del camión acelera sin piedad, sin pararse.Tiene prisa en llegar al destino para ganar dinero y empezar cuanto antes el nuevo trayecto para conseguir más riqueza.

Mientras la avaricia de los dueños del camión hace que corran más y más para hacer más trayectos, Muliena se para.

Se paran obligadas por la polvareda que no les permite avanzar.

Pero ahora no hay polvo y Muliena se para también.

Parece incomprensible.

Se baja del carruaje y se aleja. Se acerca a una mujer sentada en la esquina.

Le tiende la mano. Se levanta. Es mayor, le cuesta caminar.

Y la ayuda a subir a su humilde carruaje a la intemperie del polvo.

La humanidad no tiene prisa.

Los veloces camiones no solo vieron a la mujer sino que además la cubrieron de polvo. Mientras Muliena con su carromato, se detuvo ante la presencia de la mujer.

Muliena ha descubierto lo esencial en la vida.

La humanidad te obliga a parar, dejar el dinero, soltar el dinero para dar acogida, amor y humanidad.

Si no soltamos el dinero no podremos acoger humanidad.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo | Etiquetado , | Deja un comentario

Bilisuma: Soy muy afortunada 

Bilisuma: “Soy muy afortunada

“I am very happy

Es la frase en inglés que se puede leer a la luz de la vela, escrito en un sucio trozo de papel.

Es la escritura manuscrita de Bilisuma. La fuerza de la Fe.

Bilisuma estudia acuclillada a la luz de una vela. Tiene un trozo de papel, un lápiz, una vela y una gran ilusión!

“Me siento muy afortunada”

“Puedo ir al colegio, estudiar, tengo un trozo de papel, un lápiz y una vela, es todo lo que necesito”

La ilusión de Bilisuma no tiene precio.

Bilisuma estudia por las noches, es  su tiempo libre. Por la mañana le toca ir a buscar agua, cuidar de su hermano y cocinar. A la tarde va a la escuela, cuando puede y no tiene que cuidar al hermano . Y al regresar, ya de noche,  se aposenta en el suelo, enciende la vela, y se acomoda  y estudia. Empieza su tiempo libre, el tiempo para ella. Después de todo un día dedicado a los demás, a sus hermanos, a su familia… ahora al caer ya la noche es cuando tiene tiempo para ella, y lo dedica a estudiar, a leer, a escribir… a la ténue luz de la vela.

Bilisuma sueña con ser enferma. Y ayudar a que las madres puedan dar a luz sin riesgos, sin morir, como su madre…

Se siente muy afortunada 

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amistad, Amor, Enfermedad, Enfermedades olvidadas, Etiòpia, Explotada, Fam, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospital Vall Hebron, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia | Etiquetado , , , , , , , , , , | 6 comentarios

Trabajando con la humildad de un sirviente

cafe8-1024x652

 

Trabajando con la humildad de un sirviente

Etiopía, tierra del origen del café, de la humanidad.

La ceremonia del café, una tradición ancestral.

Es la mujer, la niña, la sirviente, quien tuesta, muele y realiza todo el ritual.

Y es el anfitrión, quien se sienta a observar, oler, y comer.

Puedo permitir que siga así la “tradición”. O puedo romper los moldes.

Trabajando siempre con ellos con humildad, siempre con humildad.

La piel blanca que no puedo disimular es un estigma ha hecho matanzas y las sigue haciendo en este continente.

Me quiero despojar de ellas, pedirles perdón.

Ahora soy uno de ellos.

Puedo y quiero sentarme a preparar el café, servirles.

Prepararles café es un ejemplo.

Y así con todo.

 

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Amor, Àfrica, Barcelona, EthioTrail, Etiòpia, Explotada, Fam, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hambre, Historias sin techo, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Iñaki | Etiquetado , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , | 5 comentarios

Tengo la obligación de ser hoy mejor que ayer 

Tengo la obligación de ser hoy mejor que ayer.

 No puedo ofrecer menos cuando es posible ofrecer más.

No me puedo conformar con lo mínimo, me debo exigir lo máximo, no por mí, sino por ellas. Ellas lo merecen. Sus vidas lo valen, su futuro está en juego.

Shunka no se encuentra bien, se encuentra enferma. Hace meses que no tiene hambre. El maíz que antes comía ahora apenas tiene apetito. No se puede permitir comer otra cosa que no sea este tipo de ceral. Se encuentra cansadaagotada, sin fuerzas…Ha acudido a varios centros de salud e incluso hospitales, le han dado varios medicamentos pero no ha mejorado. En ninguno saben lo que tienen. Acude ahora a nuestra consulta.

Realmente es complicado, tampoco conocemos exactamente la enfermedad que padece.

Donde no llega la medicina siempre llega el amor, la medicina olvidada. Sin embargo, no es suficiente cuando puedo hacer más. 

Tengo la obligación de ser hoy mejor que ayer. Me obligo. Shunka me obliga. Pero no solo Shunka, también Meheret, Selam, Misgana… 

Es obligación, es responsabilidad, es Amor.

No puedo ofrecer menos cuando es posible ofrecer más.

No me puedo conformar con lo mínimo, me debo exigir el máximo, la excelencia, no por mí,  por ellas. Ellas lo merecen.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Etiòpia, Explotada, Fam, Feliz Navidad, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hambre, Iñaki, Iñaki Alegria | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Tengo la obligación de ser hoy mejor que ayer

Shunka no se encuentra bien, se encuentra enferma. Hace meses que no tiene hambre. El maíz que antes comía ahora apenas tiene apetito. No se puede permitir comer otra cosa que no sea este tipo de ceral. Se encuentra cansada, agotada, sin fuerzas…Ha acudido a varios centros de salud e incluso hospitales, le han dado varios medicamentos pero no ha mejorado. En ninguno saben lo que tienen. Acude ahora a nuestra consulta.

Realmente es complicado, tampoco conocemos exactamente la enfermedad que padece.

Donde no llega la medicina siempre llega el amor, la medicina olvidada. Sin embargo, no es suficiente cuando puedo hacer más. 

Tengo la obligación de ser hoy mejor que ayer. Me obligo. Shunka me obliga. Pero no solo Shunka, también Meheret, Selam, Misgana… 

Es obligación, es responsabilidad, es Amor.

No puedo ofrecer menos cuando es posible ofrecer más.

No me puedo conformar con lo mínimo, me debo exigir el máximo, la excelencia, no por mí,  por ellas. Ellas lo merecen.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amistad, Amor, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hambre, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible | Etiquetado , , , , , , , , | 18 comentarios

No hagas en Etiopía lo que no harías en tu país 

La excelencia y la calidad por la que apostamos en Europa debe ser también en África.

En África no todo vale.

Partiendo que hablamos de África como si un país fuese cuando África sabemos que no es un país, sino todo un océano de países.

Hablemos de Etiopía, el país que mejor conozco por encontrarme viviendo allí.

Apostamos por la excelencia, porque un niño africano no es menos que un niño europeo, porque lo que exigimos en Europa debemos exigirlo también en África.

África no es un conejillo de indias donde nosotros podemos investigar o experimentar nuestras habilidades o inquietudes con sus personas. No es un laboratorio donde el blanco puede investigar con negros, ni un lugar donde la conciencia blanca se lave a costa de los negros.

No hagas en Etiopía lo que no harías en tu país.

No hagas en África lo que no harías en Europa.

En África viven personas, son personas con la misma dignidad, los mismos derechos y que merecen el mismo trato que cualquier persona. No todo vale.

Coordino una unidad pediátrica en Etiopía, nuestro objetivo es la excelencia. Buscamos el mejor trato posible, con profesionalidad, empatía y amor, la excelencia igual que la buscaríamos en cualquier otro país, Etiopía en este caso no puede ser una excepción, un lugar en el que todo vale.

Evaluamos, supervisamos, escuchamos las sugerencias de los niños y familias que nos visitan, mal llamados pacientes. Escuchar la crítica nos enriquece y nos hace mejorar día a día. El objetivo, la excelencia a la comunidad.

En nuestro centro pediátrico la comunidad tiene voz, tiene opinión y queremos escucharla. Su opinión cuenta, queremos que nos critiquen, que nos comuniquen aquello que hacemos mal y así mejorar; hemos desarrollado un cuestionario de sugerencias, un comité de calidad, ¿por qué no iba a ser necesario en Etiopía? Queremos mejorar, siempre se puede mejorar, la comunidad a quien atendemos es quien nos evalúa a diario, queremos escucharla.

Buscamos  la excelencia, es lo que merecen.

No trabajamos para ellos, trabajamos con ellos y entre ellos, no desde la verticalidad, sino desde la horizontalidad, la igualdad, que es lo que somos, de tú a tú, de persona a persona.

No podemos caer en la trampa que al ser pobres tienen que aceptar cualquier trato y cualquier circunstancia con una sonrisa en la boca. Ser pobre no significa tener que aceptar tomar medicamentos caducados o que te guste la comida fría y en mal estado, o que sus imágenes e historia personal se difundan sin su consentimiento. Son pobres económicamente hablando, pero no en dignidad ni derechos. No queramos para los demás lo que no querríamos para nosotros. Tienen el mismo derecho a la intimidad, y por ello, merecen ser visitados con discreción y secreto profesional.

Ni ellos son menos ni nosotros somos más. Es una relación de igualdad, horizontal.

Por otro lado, ser voluntario no significa estar exento de responsabilidades. Estamos tratando con personas, merecen que les ofrezcamos lo mejor de nosotros, con Amor y entrega, pero también con profesionalidad y conocimiento, un voluntariado comprometido, con responsabilidades, y respetuoso. Nunca se nos ocurriría operar a un niño si no somos cirujanos y no tenemos experiencia, en África tampoco, no son nuestros conejillos de indias.

África no es el vertedero del exceso europeo para reciclarlo en lavado de conciencia europea. Y no debe serlo.

En Alegría Sin Fronteras (ASF http://www.alegriasinfronteras.org) apostamos por la excelencia, porque un niño africano no es menos que un niño europeo, porque lo que exigimos en Europa debemos exigirlo también en África.

No hagas en Etiopía lo que no harías en tu país. Exige en Etiopía lo que exiges en tu país.

Por África, por su dignidad

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible, Malalties oblidades | Etiquetado , , , , , , , , | Deja un comentario