Quien alimenta una mujer alimenta una comunidad entera

Quien educa una mujer educa una comunidad entera.

Empoderando y formando a las jóvenes trabajadoras sanitarias de las zonas rurales mejoramos la salud de toda la comunidad. En sus manos está la salud de todo el pueblo.

​Pequeños poblados aislados. Sin acceso por carretera, sin transporte disponible. ¿De qué sirve el gran hospital ubicado en el centro de la gran ciudad?

Debemos llegar a cada pequeño poblado, a cada pequeño hogar, a cada pequeñ@ niñ@.

He aquí el gran desafío. Es imperativo desarrollar una red de atención primaria en África.

Lactantes de meses de vida mueren deshidratados cada día en sus casas, ante la impotente mirada de sus madres… otros muchos mueren en el caluroso y dificultoso camino hacia el gran hospital…

Etiopía está sufriendo una grave hambruna debido a la sequía provocada por el fenómeno de El Niño.

Agradecemos la colaboración del  foto-periodista Guillem Trius por visitar nuestros proyectos y elaborar este reportaje fotográfico que ayuda a hacer visible el trabajo realizado y a seguir en ello ! Ha sido un auténtico placer compartir estos días contigo!! Muchas gracias Guillem! Un gran profesional y gran persona!! 
Ayúdanos a seguir combatiendo la hambruna en Etiopía realizando una donación a través de 

http://www.mgda.es/r/1/10913


Alegría Sin Fronteras gracias a vuestro apoyo y a la Fundación Pablo Horstmann está desarrollando un programa de emergencia para combatir la hambruna basado en el empoderamiento de las jóvenes mujeres sanitarias y la comunidad rural.

¿Cómo lo hacemos? 

Realizando cursos de formación a las trabajadoras sanitarias en zonas rurales. 

Desarrollando un programa de cribado nutricional a la población más vulnerable los niños  y niñas menores de 5 años y las mujeres embarazadas y lactantes.

Desarrollando el programa de manejo y tratamiento de los niños y niñas con desnutrición aguda severa.

Distribuyendo suplementos nutricionales de Famix, una harina enriquecida con proteínas, vitaminas y minerales. 

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amor, Etiòpia, Explotada, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hambre, Iñaki, Iñaki Alegria, Projectes de cooperació, Proyectos de cooperación | Etiquetado , , , , , , , , , | Deja un comentario

Combatiendo la hambruna en Etiopía empoderando la comunidad

Agradecemos la colaboración del  foto-periodista Guillem Trius por visitar nuestros proyectos y elaborar este reportaje fotográfico que ayuda a hacer visible el trabajo realizado y a seguir en ello ! Ha sido un auténtico placer compartir estos días contigo!! Muchas gracias Guillem! Un gran profesional y gran persona!! 
Ayúdanos a seguir combatiendo la hambruna en Etiopía realizando una donación a través de 

http://www.mgda.es/r/1/10913


Alegría Sin Fronteras gracias a vuestro apoyo y a la Fundación Pablo Horstmann está desarrollando un programa de emergencia para combatir la hambruna basado en el empoderamiento de las jóvenes mujeres sanitarias y la comunidad rural. Aquí tenemos a nuestro equipo de jóvenes trabajadoras sanitarias.

¿Cómo lo hacemos? 

Realizando cursos de formación a las trabajadoras sanitarias en zonas rurales. 

Desarrollando un programa de cribado nutricional a la población más vulnerable los niños  y niñas menores de 5 años y las mujeres embarazadas y lactantes.

Desarrollando el programa de manejo y tratamiento de los niños y niñas con desnutrición aguda severa.

Distribuyendo suplementos nutricionales de Famix, una harina enriquecida con proteínas, vitaminas y minerales. 

Publicado en Àfrica | Deja un comentario

Alegría Sin Fronteras responde a la emergencia nutricional en la Etiopía rural empoderando a la comunidad 

​Pequeños poblados aislados. Sin acceso por carretera, sin transporte disponible. ¿De qué sirve el gran hospital ubicado en el centro de la gran ciudad?

Debemos llegar a cada pequeño poblado, a cada pequeño hogar, a cada pequeñ@ niñ@.

He aquí el gran desafío. Es imperativo desarrollar una red de atención primaria en África.

Lactantes de meses de vida mueren deshidratados cada día en sus casas, ante la impotente mirada de sus madres… otros muchos mueren en el caluroso y dificultoso camino hacia el gran hospital…

Etiopía está sufriendo una grave hambruna debido a la sequía provocada por el fenómeno de El Niño.

Alegría Sin Fronteras gracias a vuestro apoyo y a la Fundación Pablo Horstmann está desarrollando un programa de emergencia para combatir la hambruna basado en el empoderamiento de las jóvenes mujeres sanitarias y la comunidad rural. 
Aquí tenemos a nuestro equipo de jóvenes trabajadoras sanitarias.

¿Cómo lo hacemos? 

Realizando cursos de formación a las trabajadoras sanitarias en zonas rurales.

Desarrollando un programa de cribado nutricional a la población más vulnerable los niños  y niñas menores de 5 años y las mujeres embarazadas y lactantes.

Desarrollando el programa de manejo y tratamiento de los niños y niñas con desnutrición aguda severa.

Ejecutando un programa de suplementos alimentarios  con la distribución de Famix, una harina enriquecida con proteínas, vitaminas y minerales.


Ayúdanos a seguir combatiendo la hambruna en Etiopía realizando una donación a través de 

http://www.mgda.es/r/1/10913

Publicado en Aigua, Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amistad, Amor, Emergència, Enfermedad, EthioTrail, Etiòpia, Explotada, Fam, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hambre, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospital Vall Hebron, Hospitalització, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible, Pobresa, Pobreza, Proyectos de cooperación | Etiquetado , , , , , , , | Deja un comentario

Educar en la entrega con Alegría, Sin Fronteras 

La educación es el arma más poderosa para cambiar el mundo.

Educar en la entrega desinteresada, en el Amor

Siempre se puede dar, 

Siempre se puede recibir, con humildad 

Hace falta bien poco para vivir en plenitud.

Amarnos más y robarnos menos.

Nos equivocamos en Amar el dinero por encima de las personas.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amor, Etiòpia, Explotada, Fam, Gambo, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospital Vall Hebron, Iñaki, Iñaki Alegria | Etiquetado , , , , | Deja un comentario

​El día más peligroso de mi vida


El día más peligroso de mi vida

“El día más peligroso de mi vida ha sido el mismo que el de mi hijo: el momento de dar a luz. Allí estuvimos al borde de la muerte mi hijo y yo.” Nos comenta Bifitu.
Iñaki Alegría. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras ( HYPERLINK “http://www.cooperacioambalegria.co” http://www.cooperacioambalegria.co)  Coordinador de proyectos médicos en Meki con la Fundación Pablo Horstmann.( HYPERLINK “http://www.fundacionpablo.org” http://www.fundacionpablo.org
Vengo de un país donde el momento del parto es un instante muy esperado, y en la gran mayoría de veces muy bonito y con un final feliz. Es para muchas madres el día más feliz de su vida. Y así debe serlo.

El mismo instante es muy distinto en otras regiones, como la región rural de Etiopía en la que me encuentro.

Aquí el momento del parto es un momento de tensión, miedo… y demasiadas veces con un final trágico, la muerte de la madre o el hijo recién nacido, o los dos… o nace el niño con vida pero ya condenado a una vida de sufrimiento y corta por la asfixia en el momento de nacer. Y así no debe serlo. Más cuando ahora podemos evitarlo.

Hace años no existían los medios ni el conocimiento para evitar la gran mortalidad materna que se producía en cualquier lugar del mundo, a día de hoy, ha cambiado. Existe el conocimiento, existen los medios para disminuir la mortalidad en el momento de dar a luz, se ha reducido en muchos países, pero persiste demasiado elevada en otros. Esto es intolerable. Inadmisible.

“El día más peligroso de mi vida ha sido el mismo que el de mi hijo: el momento de dar a luz. Allí estuvimos al borde de la muerte mi hijo y yo.” Nos comenta Bifitu.

Demasiadas madres siguen muriendo al dar a luz dejando huérfana a su hija ya desde el primer minuto de vida.

Demasiados niños siguen muriendo al nacer.

Demasiadas muertes evitables.

Demasiado sufrimiento innecesario.

Ahora que existen los medios para evitarlo es intolerable, inadmisible, 

Inhumano…

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amistad, Amor, Comunicació, Diario de Etiopía, Etiòpia, Explotada, Fam, Gambo, habitatge, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospital Vall Hebron, Hospitalització, Huérfanos, Iñaki, Iñaki Alegria, IMCI - Integrated Management of Chilhood Illness, Infancia, Injusticia, Invisible | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

Ha llovido oro 

Ha llovido oro

Lo que para mí es lluvia de oro para otro es pérdida. Mi fortuna es su infortunio.

Nos encontramos en una región rural de Oromia, Etiopía. Casas dispersas de adobe y paja.

Me levanto, salgo a la calle y me encuentro una multitud apelotonada cogiendo agua de un charco. No lo comprendo. Al acercarme veo que no es agua, es gasolina, es un charco de gasolina. Y a poca distancia otro charco… y otro… y al final un camión cisterna volcado…

El infortunio del accidente ha traído la fortuna a las humildes familias del entorno que rápidamente han sacado de casa bidones y botellas y todo tipo de recipientes para llenar todo lo que puedan este preciado contenido líquido que vale su precio en oro, literalmente.

“Hoy nos ha caído oro del cielo”.

Lo que yo hoy he ganado otro lo ha perdido…
El oro negro

Bebemos una botella de agua y tras saciarnos la sed con su contenido, sin pensarlo dos veces desechamos el envase de plástico.

Lo que para nosotros ya no sirve, lo que nosotros desechamos, para otro es su vida, es enormemente útil.

Hablamos de niños como Abdulakim, que deambulan por las calles, atentos a quien deprecia un nuevo envase de plástico.

No es nada nuevo:

Cuentan de un sabio que un día tan pobre y mísero estaba, que sólo se sustentaba de unas hierbas que cogía.¿Habrá otro, entre sí decía, más pobre y triste que yo?; y cuando el rostro volvió halló la respuesta, viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que él arrojó.

Quejoso de mi fortuna yo en este mundo vivía, y cuando entre mí decía: ¿habrá otra persona alguna de suerte más importuna?Piadoso me has respondido. 

Pues, volviendo a mi sentido, hallo que las penas mías, para hacerlas tú alegrías, las hubieras recogido.

“La vida es sueño” de Calderón de la Barca

“Las penas mías, para hacerlas tú alegrías, las hubieras recogido”… Por desgracia, pasan los años y sigue igual de vigente…

La vida es sueño… y soñemos que puede existir un mundo de Amor… El sueño es vida.

Publicado en AEP, agua, Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Amor, Comunicació, Emergència, Enfermedad, Etiòpia, Fam, Hambre | Etiquetado , , , | 7 comentarios

​”Nos han censurado salvar a las niñas olvidadas”

“Nos han censurado salvar a las niñas olvidadas”

No podemos acceder a los artículos y libros científicos en la red, a compartir imágenes e información, a discutir los casos de las niñas que están gravemente enfermas y se escapan de nuestros medios y conocimientos… en resumen, nos han  censurado salvar sus vidas, pero seguiremos trabajando para defender sus vidas y  para acabar con la censura.

Iñaki Alegría ( HYPERLINK “http://www.cooperacioambalegria.co” http://www.cooperacioambalegria.co).

Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras ( HYPERLINK “http://www.alegriasinfronteras.org” http://www.alegriasinfronteras.org). Coordinador de proyectos médicos en Meki con la Fundación Pablo Horstmann. ( HYPERLINK “http://www.fundacionpablo.org” http://www.fundacionpablo.org

Artículo publicado el El País-Planeta Futuro

 HYPERLINK “http://elapis.com/elpais/2016/07/21/planeta_futuro/1469095129_934650.html” http://elapis.com/elpais/2016/07/21/planeta_futuro/1469095129_934650.html 

Me encuentro en Etiopía, coordinando un centro pediátrico en Meki, una región rural de la Oromia. 

Estoy muy preocupado por Meseret, una niña de unos 3 años, no lo sabe muy bien, que llegó hace una par de día a nuestros centro y a la que se le hincha el cuerpo desde hace algunos días, no sabe muy bien cuántos.

Meseret vive con su abuela, su madre Abusha murió cuando dio a luz en casa, igual que a sus otras 5 hijas: Nassaneth, Meheret, Bontu, Semeret. Bontu y Meheret no pudieron superar el primer mes de vida, todo un reto en la Etiopía rural.

El camino de Meseret hacia nuestro centro no ha sido sencillo. Vive en una aldea rural a más de 4 horas de camino en burro de nuestro centro, así se mide la distancia, los kilómetros no significan nada. Hace semanas que su abuela quería traer a su nieta al centro, pero no encontraba la manera de organizar y dejar al cuidado a sus otras nietas. Finalmente unos vecinos la han acogido por los días que se encuentren fuera de casa. La vida es dura en las zonas rurales, pero existe un gran sentido de comunidad que resulta de una gran ayuda. Es admirable cómo familias que no tienen casi para alimentar a sus propios hijos no dudan en acoger y alimentar y cuidar a los vecinos, quien menos tiene es quien más da, no es un tópico, es una realidad, y una lección de vida que deberíamos aprender. Después de esta odisea particular para alcanzar nuestro centro, no podemos dejar de atenderla, empieza una nueva odisea .

Meseret está gravemente enferma, postrada, no puede ya ni caminar y día tras día empeora su condición.

Nos planteamos varias posibilidades diagnósticas, con sus respectivos tratamientos, pero tenemos varias dudas a las que nos gustaría tener respuesta.

Cuando nos encontramos ante situaciones que nos preocupan como la de Meseret, tenemos una puerta abierta al conocimiento, a la esperanza, y es la posibilidad de comunicarnos vía Whatsapp y correo electrónico con especialistas internacionales que nos ofrecen consejo gracias a la colaboración de La Fundación Pablo Horstmann, el Hospital Gregorio Marañón, el Hospital Ramón y Cajal de Madrid, el colegio de médicos de Barcelona  y la ONG Alegría Sin Fronteras.

Es la nueva telemedicina que hace que no haya fronteras para el conocimiento y nos permite llegar al diagnóstico y tratamiento, mejorando la calidad de vida, el pronóstico y también en ocasiones permitiendo salvar la vida de niños y niñas.

Estos días no puede ser así, el gobierno etíope  censura internet y las redes sociales. La censura  es un  grave acto contra la libertad de expresión y los derechos fundamentales, y no se puede justificar bajo ningún concepto, pero no sólo eso, las consecuencias van más allá.

Meseret, nuestra Messi particular, como tantas otras niñas esperan en el centro pediátrico de Meki, pero no sólo Meki se ve afectado, sino también otros hospitales etíopes con los que colaboramos y compartimos la información, nuestras preguntas y respuestas como es el  hospital de Gambo (artículo Ruziya: ¿comeré hoy?  HYPERLINK “http://elpais.com/elpais/2014/12/16/planeta_futuro/1418731896_778676.html” http://elpais.com/elpais/2014/12/16/planeta_futuro/1418731896_778676.html) los niños gravemente enfermos esperan, esperan una salvación que se puede convertir en muerte con la censura, censura a la vida.

Nos han censurado poder acceder a los artículos y libros científicos en la red, a compartir imágenes e información, a discutir los casos con especialistas… en resumen, nos han  censurado salvar sus vidas, pero no nos podrán censurar seguir trabajando y estudiando para defender sus vidas y para acabar con la censura.

Nos han censurado el internet pero no nos podrán censurar nuestras manos ni nuestros ideales, ahora más que nunca debemos trabajar y estudiar, en nuestras manos está. No nos podrán impedir poner todo nuestro conocimiento y cariño en estos niños y escribir estas palabras por ellos, para que en un futuro cercano sean ellos los que puedan escribir su historia. Para que los niños y niñas puedan escribir su historia y no sea una malaria, ni tuberculosis, ni sida ni alguna enfermedad desconocida la que se lo impida.

No puede haber fronteras para el conocimiento, no puede haber fronteras cuando la vida de niños y niñas está en juego, no tienen sentido las fronteras cuando todos somos humanos.

*Este artículo lo he podido enviar gracias al uso de las VPN, pues el acceso a internet sigue restringido.

Publicado en agua, Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Amor, Comunicació, Cooperación, El País, EthioTrail, Etiòpia, Explotada, Fam, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospital Vall Hebron, Hospitalització, Huérfanos, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible, Justícia i Pau, Malnutrició severa, Malnutrición, Manos Unidas, Mans Unides, ONG, Orfes | Etiquetado , , , , , , , | 7 comentarios

100% of the victims are people


100% of the victims are people

I’m tired of hearing expressions like more than half were Spanish, two-thirds were Muslims …

Whether we talk about terrorist attacks, natural disasters, accidents … it is common to find the above expressions. I do not get it.

Above nationality, religion, sex, age, ethnicity … are people and that should prevail, that is what unites us, we do not want to separate or move away.

We are all equally important, equally together.

Another nationality or another religion or another sex shouldn’t make us feel more distant. 

As human beings we are all equally close.

Publicado en Àfrica | 1 Comentario

El 100% de las víctimas son personas 


El 100% de las víctimas son personas
 

Estoy cansado de escuchar expresiones cómo: más de la mitad eran españoles, dos tercios eran musulmanes…

Tanto si hablamos de atentados terroristas, desastres naturales, accidentes… es habitual encontrarnos las expresiones anteriores. No lo entiendo.

Por encima de la nacionalidad, la religión, el sexo, la edad, la etnia… son personas y eso debe prevalecer, eso es lo que nos une, no queramos separarnos ni alejarnos.

Todos somos igual de importantes, igual de próximos.

Ni otra nacionalidad, ni otra religión ni otra raza debe hacernos sentir más lejanos. Como personas humanas todos estamos igual de cerca, no nos dejemos alejar por nacionalidades y religiones. 

Publicado en AEP, Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amiga, Amistad, Amor, EthioTrail, Etiòpia, Explotada, Fam, Gambo, Hambre, Hospital General de Granollers, Hospital Nossa Senhora da Paz, Hospitalització, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible, Malnutrició severa, Malnutrición, Maltractament, Maltrato, mano, Manos Unidas, Mans Unides, Poblados, Pobresa, Pobreza | Etiquetado , , , , , | 1 Comentario

Obligadas a ser heroínas cuando tan sólo quieren ser madres

image

Obligadas a ser heroínas cuando tan sólo quieren ser madres

Arriesgar la vida para dar vida, ser madre.

Ninguna madre debería morir dando vida.

Demasiadas madres siguen perdiendo su vida al dar vida.

Estas son historias de heroicidad de mujeres que no quieren ser heroínas, tan sólo quieren ser madres de manera tranquila, sencilla y feliz, sin tener que arriesgar su vida para ello.

Artículo Publicado en El País-Planeta Futuro

  “http://elpais.com/elpais/2016/07/12/planeta_futuro/1468333456_966079.html” \t “_blank” http://elpais.com/elpais/2016/07/12/planeta_futuro/1468333456_966079.html

Iñaki Alegría. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras (  http://www.alegriasinfronteras.org). Coordinador de proyectos médicos en Meki con la ONG Fundación Pablo Horstmann.

Estas son las historias de Meseret, Mulu, Tigist.

Meseret se está jugando la vida.

Sufrimos por ella y por el niño que lleva dentro. No está enferma, “tan sólo” está embarazada, un proceso natural que se convierte en una amenaza para la vida, en una situación de extremo riesgo, y no es para menos, Meseret nunca conoció a su madre que murió cuando ella nacía. Estamos en un pueblo rural de Etiopía, dando vida arriesgando la vida.

Mulu vive en un pequeño poblado rural en la región de Oromía, Etiopía, al 20 quilómetros de la ciudad donde se encuentra el centro de salud más cercano.

Un viaje de horas por un camino estrecho tan solo transitable a pie y en época seca cuando el sofocante calor del sol te chupa el agua convirtiendo el camino en una odisea de supervivencia a lo largo de un cementerio de cadáveres.

Sendero intransitable en época de lluvias, ríos de agua que inundan rápidamente el sendero de barro formando violentos torrentes.

Un viaje interminable bajo el sol, un viaje imposible por ríos de agua… sin embargo… un viaje preciso para poder seguir con vida… Viaje a la vida…

Un viaje preciso para poder traer vida al mundo sin riesgos, o mejor dicho, con menos riesgos, ya que sigue siendo demasiado elevado.

Con la ONG Alegría Sin Fronteras y la Fundación Pablo Horstmann hemos iniciado un proyecto de formación y empoderamiento de las Health Extension Workers, las trabajadoras sanitarias en las zonas rurales, para mejorar la asistencia sanitaria en las zonas más remotas y aisladas.

Escucho atónito, con el aliento entrecortado la historia de Shasha:
“Mi hija Mulu tiene 16 años. Está embarazada. Desconoce de cuánto. Tan solo sabe que hace meses que le va creciendo la barriga y estos últimos días ha empezado con contracciones en el bajo vientre cada vez más fuertes y más regulares, hasta hacerse casi insoportables en las últimas horas.
Vivimos en un pequeño poblado al 20 quilómetros de la ciudad y hospital más cercanos. El pequeño dispensario se encuentra en el poblado vecino, a 2 quilómetros de distancia.

No nos queda más opción. Iniciamos el camino. Sabemos que sin duda es lo mejor para su futuro hijo, y su única posibilidad de salvación si se complica el parto.

El sol es impecable. Ni una sola nube lo desafía.

Iniciamos el camino.  Madre e hija embarazada inician la aventura. Inicio el camino junto a mi hija Anastasia.
Caminando bajo el sol abrasador, siente como se mojan sus piernas. No es sudor, es un torrente de agua entre sus piernas. Un líquido marronoso mancha el suelo. Acaba de romper aguas. Aguas meconiales, señal de que el niño está sufriendo, algo va mal allí dentro.

Llevamos apenas 1 quilómetro recorrido. El hospital se encontrará a unos 20 quilómetros. El dispensario a algo más de 1 quilómetro.

Se tumba Mulu en el ardiente suelo de arena. Se mira.

Me tumbo junto a ella.

Lo que ahora sigue lo recuerdo bien.
Coloqué a mi hija en posición de dar a luz. Me disponía a traer al mundo a mi nieto. Ya asomaba entre mi hija… pero no era la cabeza lo que asomaba… Parecía más bien un pie…

Metí la mano dentro de mi hija y cogí a mi nieto. Lo cogí del pie. Quería girarlo dentro de mi hija, encontrar la cabeza. Pero en un movimiento de giro una bocanada de sangre me manchó la mano… No paraba de salir sangre de dentro de Anastasia. Mi nieto estaba envuelto ahora en un mar rojo…

Mulu se quedó sin sangre… Su hijo, mi nieto, se ahogó antes de salir dentro de una madre ya sin vida.”

Es la historia que nos cuenta su madre… al ver morir delante su a su hija y su nieta.

Tigist, otra madre heroína. Esta es su historia de supervivencia.

“Amigo, vamos ya.”

Es la voz medio moribunda de Tigist, una joven de 18 años embarazada y con contracciones de parto en el carro tirado por un burro que hace las veces de ambulancia camino al hospital, mientras me sujeta la mano con la poca fuerza que le queda mientras deja ir al aire: “Amigo, vamos ya.”

El sonido del camino es el vaivén del carro subiendo y bajando los baches del camino sin asfaltar. Sonido que se acompaña de gemidos de sufrimiento de Tigist, nuestra mujer encinta.

“Amigo, ¿ya murió mi niño?”

Susurra con miedo. Deseando que el niño que lleva dentro siga vivo. Le preceden dos embarazos con dos dolorosos partos a los que sobrevivió, ella, más el niño nació muerto en los dos embarazos previos. Estamos ante el tercer embarazo. Una madre sin ningún hijo que espera ansiosa.
“Amigo, ¿sigue vivo mi niño?”
Susurra… Al tacto vaginal, vómitos de aguas meconiales. Mal pronóstico. Signo de sufrimiento fetal. Algo va mal allí dentro. El bebé debe salir de inmediato… pues prolongar el sufrimiento será una muerte asegurada. Es preciso y de urgencia vital para el niño realizar una cesárea urgente. Inmediata.

La única posibilidad de salvación del niño pasa por realizar una cesárea urgente en nuestro centro, el hospital de Gambo,  con nuestros limitados recursos y rezar… rezar…

“Amigo, llévame ya.”

“Amigo, voy a morir de dolor.”

Llegamos. Tigist se mueve ya con mucha dificultad y dolor. Entramos en quirófano. Cesárea. Urgente.
La doctora realiza la incisión en la ya a tensión barriga de Tigist. Llega al útero. Realiza la incisión. Salpican aguas espesas y marrones: meconio. Mete la mano dentro encontrando los pies del niño. Estira. Pies azules manchados de meconio. Mala señal. Vuelve a meter la mano. Sujeta dentro la cabeza del niño. Estira hacia afuera. El agujero de la incisión es pequeño.

La intervención se hace eterna. Cada segundo se prolonga cómo si de horas se tratase. Cada segundo que pasa se acorta la vida del niño que sigue dentro. Finalmente las habilidosas manos logran sujetar con firmeza la cabeza del niño. Estira, estira… Ya está casi fuera. Un poco más… Finalmente sale la cabeza y el cuello… pero… El cordón umbilical presenta dos vueltas alrededor del pequeño cuello del niño estrangulándolo… La cirujana rápidamente deshace las dos vueltas y libera al niño. Saca hombros y el resto del cuerpo. Pinza el cordón. Bienvenido a la vida! Hiwot, es el nombre del niño, vida es su significado, el milagro de la vida.

Como Meseret, Mulu y Tigist, demasiadas mujeres siguen arriesgando sus vidas al dar a luz. Ninguna mujer debería morir dando a luz, pero todavía queda mucho por hacer.

Publicado en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amor, Àfrica, Comunicació, Cooperación, El País, Enfermedad, Enfermedades olvidadas, Etiòpia, Explotada, Fam, Fundación Pablo Horstmann, Gambo, Iñaki, Iñaki Alegria, la alegría, La Alegría de los Huérfanos | Etiquetado , , , , , , , | 1 Comentario