Senegal

“El fonament més important de la medicina és l’amor.”

Paracelsus

IMG_3118

Vaig arribar a Granollers no fa ni un parell d’anys. Senegal caminava pels carrers de Granollers i acudia, com qualsevol ciutadà, al servei d’urgències. Amagava una cultura, tradició i darrere de cada rostre un història personal… que volia conèixer, volia descobrir, entendre’ls una mica millor: Què els porta a dexiar la seva família, deixar-ho tot i jugar-se la vida per arribar al nostre continent? Així que vaig decidir embarcar-me rumb a Senegal en un projecte de cooperació en un poble rural.

Mballocounda, un petit poblat d’humils cavanes d’adob i palla al qual s’accedeix per un petit senderol on l’amplada prohibeix el pas de cotxes, permetent només l’accés a peu, en bici o els més afortunats en moto, i en l’estació humida les abundants tempestes tropicals t’obliguen a anar a peu o a peu.

 

A l’arribada, tot el poble sencer et dóna la benvinguda al ritme de cants i balls, desde les dones més grans als infants més petits. De seguida que vaig ser allà em vaig adonar que el verb donar pren la seva máxima expressió. Deixen tot el que estiguessin fent, res és més important, arriben de molt lluny uns hostes i cal acollir-los. L’important són els altres, no un mateix. Aquí, en canvi, si arriba a casa nostra arriba algú per sorpresa el primer que li diríem seria perquè no ens has avisat? Ara no em va bé, estic acabant una cosa… ¿Qui és aquí l’important? Un mateix, i és l’altre el qui s’ha d’adaptar a nosaltres.

Vam desenvolupar la nostra feina en el petit dispensari del poblat on cada matí rebiem de 30 a 40 infants malalts, la majoria amb malària. On cada nen era el reflex d’un sentiment, d’una emoció…  Senegal són emocions intenses. Pots passar de l’alegria més meravellosa a la tristesa més profunda en qüestió de segons. En en mateix dia pots riure a riallades i plorar desconsoladament incomptables vegades. És així… Mai et deixarà indiferent.

IMG_1107

Em va colpir fortament la impotènciade veure morir cada dia nens que no haurien de morir, nens que al nostre país viurien. Sentir com la vida dels més petits se t’escorre de les mans sense poder retenir-la…

He viscut que la felicitatno és tenir, és donar. La felicitat no és ser, és fer als altres. Quant més tenim més ens consta donar. No cal tenir tenir res per poder donar. Tothom pot donar un somriure, una abraçada, una mirada, una paraula. És quan no tenim res que ho podem donar tot. He rebut molt més del que he pogut donar. Tenia massa per poder donar-ho tot. Ells m’han donat tot.

IMG_1477

I la fam… sí, hi ha nens que moren de gana… És inacceptable. És omissió. Un nen que mor de gana, mor assassinat. Recordo el que deia Mahatma Gandhi: “Tot el que es menja sense necessitat es roba a l’estòmac dels pobres.”

L’alegria… dels nens a tot hora al bell mig del poblat. Aferrant-se a la vida amb un somriure.

La vidaval el que puguis pagar per ella, en altres paraules: escollir entre un dels fills. Allà la vida depèn de si tens diners, i a vegades això suposa “deixar morir” un fill per poder permetre la supervivencia dels altres. Però, si hi hagués una vida sense importància, cap seria important.

La mort… habitant habitual a les famílies… La mort no és una vivència estranya a les famílies, és una convivència “pacífica” a la que mai t’acostumes.  La mort és present, és una realitat. Una mare viu amb la certesa que haurà d’enterrar algun dels seus fills. Ha acceptat allò que és inacceptable. Els ulls dels pobres hi veuen amb una altra llum.

L’entrega… que defensava la Mare Teresa de Calcuta: “ No us canseu de donar, però no doneu el que us sobra. Doneu fins que us faci mal. Estima fins que faci mal. Si fa mal, bona senyal.” El que som, és precisament el que donem, i no pas el que tenim.

IMG_1705

Això és en el que hem convertit Àfrica, però Àfrica és molt més que això. Àfrica no només és guerra, pobresa o corrupción. Àfrica és teranga, “acollida”. Un continent que t’obre les portes i te l’ensenya de la mà. Àfrica és convivencia pacífica entre catòlics i musulmans, entre wolof i fula.

En un context de pobresa, extrema en moltes ocasions, Senegal continua sent un país de somriures i alegries enmarcades en la “Teranga”; una paraula wolof, un dels idiomes oficials del Senegal, que es traduiria com “hospitalitat” o “calidesa”, i és possiblement el concepte que millor defineix als senegalesos.

Quan marxes de l’Àfrica no marxes. Un cop s’arriba a l’Àfrica, l’ànima queda seduïda per la riquesa i puresa espiritual d’aquest continent.

Marxo del Senegal havent-me sentit com a casa, m’han fet sentir un més de la familia, en realitat, m’han fet un més de la familia.

A l’arribada es deia Mballocounda, a la meva partida l’havien rebatejat: “Alegriacounda”.

Mirant enrere, i agafant el quadern de viatge, reneixen els sentiments que vaig atrapar en escrits com:  “Avui no he dinat, però amb el meu dinar, dues families s’han alimentat. Avui he aprés que és millor donar que rebre, que només ho reps tot quan ho dones tot.”, “A l’hospital, el que millor saben fer és envolicar els cadàvers.”

Tornaré, “inshallah” (si Déu vol)!

IMG_1806

Em pregunto: aquestes persones malviurien així, si nosaltres visquéssim com hauriem de viure?

A Senegal, tots hi teniu les portes obertes. Us convido a anar, no us faltarà allotjament ni una acollida sentint-vos un més de la gran família.

Allà el Nadal encara no ha passat, cada dia pot ser Nadal. Cada dia pot ser Nadal si naixem en la pobresa i la humilitat per rescatar d’aquesta als altres.

I finalitzo a amb una cita de l’educador Enrique Martínez Reguere: “Elegir el altruismo como opción de vida, es como nacer heredero de una cuantiosa fortuna que atesora lo mejor de la gente: hará que te vayas encontrando con las personas más generosas que deambulan por el mundo. La generosidad en cierto modo es un sistema selectivo como es un casino financiero; en los casinos financieros se encierran los codiciosos para restregarse ambiciones y envidias; en los casinos de la generosidad se encuentran los que necesitan menos para repartir con los demás lo mucho que les sobra.”

PS: Pertanyem al món, tots som germans.

————————————————————————————-

“El fundamento más importante de la medicina es el amor”

Paracelso

 Llegué a Granollers no hace ni un par de años. Senegal caminaba por las calles de Granollers y acudía, como cualquier otro ciudadano al servicio de urgencias. Escondía una cultura, tradición y detrás de cada rostro una historia personal… que quería conocer, quería descubrir, entenderlos un poco mejor: ¿Qué es lo que los lleva a dejar toda su familia, a dejarlo todo y jugarse la vida para llegar a nuestro continente? Así que decidí embarcarme rumbo a Senegal uniéndome a un proyecto de cooperación en un pueblo rural.

Mballocounda, un pequeño poblado de humildes cabañas de adobe y paja, al que se accede a través de un pequeño sendero cuya estrechez impide el paso de coches, permitiendo tan solo el acceso a pie, en bicicleta o los más afortunados en moto, y en la estación húmeda las abundantes tormentas tropicales obligan a ir a pie o a pie.

A la llegada, el pueblo entero de da la bienvenida al ritmo de cantos y bailes, desde las mujeres más mayores a los niños más pequeños. Al momento percibí que el verbo dar toma su máxima expresión. Dejan todo lo que en ese momento estuviesen haciendo, nada hay más importante; llegan de muy lejos unos huéspedes y es necesario acogerlos. Lo importante son los otros, no uno mismo. Aquí, en cambio, si alguien llega a nuestra casa por sorpresa, lo primero que le diríamos sería porqué no nos ha avisado; que ahora no me va bien, estoy haciendo una cosa… ¿Quién es aquí el importante? Uno mismo, y es el otro el que debe adaptarse a nosotros.

Desarrollamos nuestro trabajo en el pequeño dispensario del poblado donde cada mañana recibíamos de 30 a 40 niños enfermos, la mayoría con malaria. Donde cada niño es el reflejo de un sentimiento, de una emoción… Senegal son emociones intensas. Puedes pasar de la alegría más maravillosa a la tristeza más profunda en cuestión de segundos. En un mismo día puedes reír a carcajadas y llorar desconsoladamente incontables veces. Es así… Nunca te dejará indiferente.

La impotencia… de ver morir cada día niños que no deberían morir, niños que en nuestro país vivirían. Sentir como la vida de los más pequeños se te escurre de las manos sin que puedas retenerla…

La felicidadno es tener, es dar. La felicidad no es ser, es hacer a los otros. Cuanto más tenemos, más nos cuesta dar. No hace falta tener nada para poder dar. Todos podemos dar una sonrisa, un abrazo, una mirada, una palabra. Es cuando no tenemos nada que lo podemos dar todo. He recibido mucho más de lo que he podido dar. Tenía demasiado para poder darlo todo. Ellos me lo han dado todo.

La hambruna… sí, todavía hay niños que mueren de hambre… Es inaceptable. Es omisión. Un niño que muere de hambre, muere asesinado. Recuerdo las palabras de Mahatma Gandhi: “Todo lo que se come sin necesidad se roba al estómago de los pobres.”

La alegría… de los niños en todo momento. Aferrándose a la vida con una sonrisa.

La vidavale lo que puedas pagar por ella, en otras palabras: escoger entre uno de los hijos. Allá la vida depende del dinero de que dispongas, y a veces eso supone tener que “dejar morir” a un hijo para poder permitir la supervivencia de los otros. Pero, si hubiese una vida sin importancia, ninguna sería importante.

La muertehabitante habitual en las familias… La muerte no es una vivencia extraña entre las familias, es una convivencia “pacífica” a la que nunca te acostumbras. La muerte está presente, es una realidad. Una madre vive con la certeza de que tendrá que enterrar a alguno de sus hijos. Ha aceptado lo inaceptable. Los ojos de los pobres ven con otra luz.

La entrega… que defendía la Madre Teresa de Calcuta: “No os canséis de dar, pero no deis lo que os sobra. Dad hasta que os duela. Ama hasta que duela. Si duele, buena señal.” Lo que somos es precisamente lo que damos, y no lo que tenemos.

África es mucho más que todo esto. África no es solo guerra, pobreza o corrupción. África es “teranga”, acogida. Un continente que te abre las puertas y te lo enseña de la mano. África es convivencia pacífica entre católicos y musulmanes, entre wolof y fula…

En un contexto de pobreza, extrema en muchas ocasiones, Senegal continua siendo un país de sonrisas y alegrías enmarcadas en la “teranga”; palabra wolof, uno de los idiomas oficiales del Senegal, que se traduciría como “hospitalidad” o “calidez”, y es posiblemente el concepto que mejor define a los senegaleses.

Cuando partes de África, en realidad no partes. Una vez has llegado a África, el alma queda seducida por la riqueza y pureza espiritual de este continente.

Me voy del Senegal habiéndome sentido como en casa, me han hecho sentir como uno más de la familia, en realidad, me han hecho uno más de la familia.

A la llegada, el pueblo se llamaba Mballocounda, a mi partida lo habían rebautizado: “Alegriacounda”.

Echando la vista atrás y retomando el cuaderno de viaje, se reúnen sentimientos que atrapé en escritos como: “Hoy no he comido, pero con mi comida, dos familias se han alimentado. Hoy he aprendido que es mejor dar que recibir, que solo lo recibes todo cuando lo das todo.”, “En el hospital, lo que mejor saben hacer es envolver los cadáveres.”

Volveré, “inshallah” (¡si Dios quiere!)

Me pregunto: ¿Estas personas malvivirían así, si nosotros viviésemos como deberíamos de vivir?

En Senegal, todos tenéis las puertas abiertas. Os invito a ir, no os faltará alojamiento ni una acogida sintiéndoos uno más de la gran familia.

Allá la Navidad todavía no ha pasado, cada día puede ser Navidad. Cada día puede ser Navidad si nacemos en la pobreza y la humildad para rescatar de ésta a los otros.

Y finalizo con una cita del educador Enrique Martínez Reguera: “Elegir el altruismo como opción de vida, es como nacer heredero de una cuantiosa fortuna que atesora lo mejor de la gente: hará que te vayas encontrando con las personas más generosas que deambulan por el mundo. La generosidad en cierto modo es un sistema selectivo como es un casino financiero; en los casinos financieros se encierran los codiciosos para restregarse ambiciones y envidias; en los casinos de la generosidad se encuentran los que necesitan menos para repartir con los demás lo mucho que les sobra.”

PD: Pertenecemos al mundo, todos somos hermanos. Por un mundo en el que todos nos podamos llamar hermanos.

7 respuestas a Senegal

  1. Anna Hernandez dijo:

    Una experiencia unica de la que estoy muy orgullosa de haber compartido contigo. Espero poder seguir trabajando en cooperacion y qien sabe si volver a reencontrarnos en senegal. Inshalla.

    Me gusta

  2. hola amigo la verdad estas haciendo un trabajo de masiado bueno solo te digo muchicima gracias por tu volundad y tu tempo gracias otraves

    Le gusta a 1 persona

  3. Muchas gracias amigo Mamadou!! Tu ayuda y colaboración son muy importantes! Muchas gracias campeón!! Muchas gracias a ti porque tú sí que haces un gran trabajo! Eres muy grande amigo!!

    Le gusta a 1 persona

  4. “El fundamento más importante de la medicina es el amor”

    Paracelso

    Me gusta

  5. Para Renata y todas aquellas personas que queráis colaborar:

    Se puede colaborar de diversas formas:
    • En Gambo: como voluntario
    • En España: Difusión y sensibilización de los proyectos
    • Económicamente

    Apadrina el ingreso y tratamiento de los niños y niñas con desnutrición severa de Etiopía
    Vuestra aportación, irá destinada de manera integra al proyecto.
    Dona 1€ al mes:

    https://www.teaming.net/alegriaambgambo-alegriaetiopia

    Realiza una donación puntual del importe que desees:

    http://www.migranodearena.org/es/reto/4183/alegria-amb-gambo-apadrina-el-ingreso-y-tratamiendo-de-los-ninos-y-ninas-con-desnutricion-severa-del-sur-de-etiopia/

    Para más información:
    Web oficial del Hospital de Gambo: http://www.gambohospital.org
    Web ONG DUNA pequeños granos de arena: http://www.dunaong.org
    Blog Iñaki Alegria: http://www.cooperacioambalegria.wordpress.com

    Apadrina el ingreso y tratamiento de los niños y niñas con desnutrición severa de Etiopía

    En Etiopía, el 52% de los niños menores de 5 años presenta una desnutrición moderada o severa, amenazando su vida.

    El Hospital Rural de Gambo, ubicado al sur del país, atiende a los niños con desnutrición severa de la región proporcionando el ingreso, la alimentación y el tratamiento necesarios. Además, también se ocupa de niños afectados de otras enfermedades prevalentes como la malaria severa, deshidratación, neumonía, tuberculosis, sida, …

    Este proyecto permitirá asumir los costes del ingreso y tratamiento de estos niños, siguiendo los protocolos de renutrición establecidos por la UNICEF i la OMS (Organización Mundial de la Salud).

    “No podemos permitir que continúen existiendo niños/as de 2 años de vida que pesen 6 Kg y que midan 76 centímetros de los pies a la cabeza, con un perímetro braquial de 9 cm. Su peso es menos del 60% del que tendrían que tener.”

    Con 3’5 € cubrimos el coste del ingreso y el tratamiento por un día de un niño/a con desnutrición severa, que requerirá una estancia aproximada de unas 3-4 semanas en la unidad de renutrición para su recuperación.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s