Iñaki Alegría: Si marchamos a Etiopía debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en Noruega o en Suecia.

Iñaki Alegría: Si marchamos a Etiopía debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en Noruega o en Suecia. actualidad alegria sin fronteras coronavirus dr alegria emergencias etiopia gambo

Iñaki Alegría, pediatra en Etiopía y presidente de la sección de Médicos Cooperadores del CoMB:

“No me gusta llamarme cooperante. Soy pediatra y trabajo en Etiopía cómo podría estar trabajando en Cataluña”

 

10/01/2023
“Si marchamos a Etiopía debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en Noruega o en Suecia.”

“En el hospital de Gambo, la COVID-19 llegó entre epidemias. El sarampión ya había colapsado del todo el hospital un año antes y afectó sobre todo a los niños.”

El pediatra Iñaki Alegría trabaja en el Hospital de Gambo, situado en una zona rural de Etiopía, y es su director médico. Justo después de terminar la residencia en el Hospital de Granollers, viajó a diferentes países como Honduras, Angola o Senegal y se formó en cooperación. Las circunstancias le llevaron a Etiopía, donde ha hecho gran parte de su carrera profesional. Después de una primera experiencia el hospital de Gambo, cuando todavía era residente, en 2013, Alegría creó la ONGD “Alegría sin fronteras” para ayudar a financiar el hospital y que ahora tiene en marcha varios proyectos en Senegal y Etiopía. También ha publicado varios libros en los que explica su experiencia y donde pone en cuestión cómo se plantea la cooperación internacional desde los países ricos. Alegría es un firme defensor de la relación de cooperación en situación de igualdad entre países y de asegurar una atención de excelencia, independientemente de dónde se ejerza. Recientemente, ha sido elegido presidente de la Sección de Médicos Cooperantes del Colegio de Médicos de Barcelona (CoMB).

T2 Ep 7 De cirujanas pioneras y cooperación


Hipócrates en pijama

En la Barcelona del siglo XIV vivió una mujer de origen humilde y avanzada a su tiempo conocida como Francesca de Barcelona. La guionista e historiadora Laia Perearnau ha novelado la vida de esta cirujana hábil y experta que supo hacerse un nombre y un lugar en una época muy adversa. Entrevistamos al pediatra Iñaki Alegría, que ejerce desde hace unos años en un hospital rural de Etiopía, y con él revisamos el concepto de cooperación y echamos por tierra algunos prejuicios. Xavier Sierra rinde homenaje a la memoria del médico húngaro Ignaz Semmelweis, tratado injustamente en el siglo XIX por su firme defensa de la higiene de manos.

 

¿Cuándo terminaste la residencia ya tuviste muy claro que irías fuera y que querías hacer cooperación? ¿Empezaste la carrera con esta idea?

En realidad, no hay un antes y un después. Estudié medicina porque me gustaba cuidar de las personas, poder ayudar a quienes más lo necesitaban y hacerlo en la enfermedad. Mientras estudiaba la carrera, vi que quería enfocarme en las personas más vulnerables. Y la infancia y, sobre todo, la infancia en países como Etiopía, resulta muy vulnerable. Allí mueren niños por enfermedades que pueden evitarse. Fue esto lo que me hizo decantar por la pediatría y dedicarme a la mejora de la salud infantil en países en vías de desarrollo. Las circunstancias hicieron que uno de los países escogidos fuera Etiopía. Haciendo la residencia hice una estancia de tres meses, que alargué a cuatro. Fui a Gambo, en el sur del país. De eso hace 10 años. En esa época, unos misioneros llevaban el hospital y estaba a punto de cerrar por una gran crisis económica. Esto me impactó profundamente. Este hospital está situado en una zona rural muy aislada y con una población infantil que padece enfermedades como desnutrición, bronquiolitis, neumonía, deshidratación… Sin este hospital toda la población de la zona no tendría ningún tipo de acceso al sistema sanitario. Me dije que era el momento de hacer todos los esfuerzos necesarios para no cerrarlo. Volví a Granollers para terminar la residencia y aproveché para tramitar todos los papeles para construir la ONGD “Alegría sin fronteras” para canalizar el apoyo económico hacia el hospital. Cuando terminé la residencia, volví, primero como voluntario y después, como director médico. Ésta fue la oportunidad para poder coordinar todo un equipo maravilloso y hacer un plan de sostenibilidad.

A menudo explicas que llegaste a Etiopía con muchos prejuicios y que, poco a poco, te diste cuenta de que muchas cosas que pensabas no eran exactamente así. ¿Cómo fue tu llegada al país y cómo cambió la imagen que tenías?

En Etiopía hay mucha pobreza, pero Etiopía no es sólo eso. Yo tenía la visión de un país desértico, con mucha pobreza, pero me encontré también un país muy próspero, sobre todo en la capital, Addis Abeba, y en otras ciudades, con facultades de medicina muy potentes, con médicos muy cualificados y bien formados . De hecho, desde la sección de Médicos Cooperantes del CoMB queremos focalizarnos en romper esta imagen y en dar una visión más realista de cada país. Debemos apostar por un apoyo más nacional. Estamos estableciendo vínculos con la capital de Etiopía para hacer un

a red de colaboración y para intercambiar personal sanitario dentro del país. Es necesario romper con la visión de la cooperación paternalista.

¿Cómo ha cambiado el concepto de la cooperación sanitaria en los últimos 20 o 30 años?

 

Hace años hablábamos de una cooperación muy vertical, paternalista y centrada en la figura del hombre blanco salvador que iba a un país africano a poner esos medios que carecía. Podríamos decir que incluso era clasista y machista. Debemos romper con esta visión y ver que el continente africano es un continente muy próspero y con mucha riqueza, aunque quizá esté mal distribuida. Debemos ayudar a potenciar su autonomía y su independencia y establecer una relación y colaboración de igual a igual.

Este cambio de concepto incluye que los profesionales que vaya a hacer cooperación vaya como profesionales, no tanto como voluntarios. ¿Se debe traer profesionalidad?

Si marchamos a Etiopía, debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en cualquier otro país, como Noruega o Suecia, por ejemplo. Si, como pediatra, me voy a Etiopía, me dicen que voy a hacer cooperación; pero si me voy a Suecia, nadie me lo dirá eso. La palabra cooperación está muy estigmatizada y está despreciando al país etíope. Es por eso que queremos cortar. También con la forma de ir. Debemos establecer una relación de excelencia y de igual a igual.

¿Podría cooperarse sin ir físicamente? ¿Puede un médico o profesional de la salud cooperar desde Barcelona?

Se trataría de establecer vínculos para apoyarnos mutuamente, al igual que dentro de Cataluña hay colaboración entre varios hospitales. Si en Cataluña los hospitales pueden tener unidades colaborativas a nivel catalán, español o europeo, ¿por qué no podemos realizar estas colaboraciones con hospitales del continente africano y con esta filosofía de excelencia?

¿Crees que deberíamos dejar de hablar de cooperación, pues?

 

Creo que es una discusión muy buena. A mí, personalmente, no me gusta la palabra. No me gusta llamarme cooperante. Yo soy pediatra y trabajo en Etiopía cómo podría estar trabajando en Cataluña. Debemos apoyarnos mutuo y la cooperación históricamente ha implicado una desigualdad y verticalidad. Deberíamos ir rompiendo con esta palabra y quizás el primer punto sería cambiar el nombre de nuestra sección…

¿Cómo es el trabajo con los colegas etíopes? ¿Se sufre la pérdida de profesionales bien formados que van a otros lugares donde pueden tener mejores condiciones laborales y económicas?

 

Precisamente, uno de los prejuicios que yo tenía era que en Etiopía faltaban médicos y que su formación era de baja calidad. Esto es erróneo. Hay hospitales y facultades de medicina muy potentes y con excelentes profesionales, pero hay desigualdad. Los mejores profesionales se encuentran en la capital y en las zonas más rurales o aisladas, como es Gambo, sí que faltan. Esto no sólo ocurre en Etiopía. En Cataluña, por ejemplo, también faltan médicos en las zonas rurales. También es cierto que muchos profesionales formados allí después buscan mejoras y marchan sobre todo a Estados Unidos o Emiratos Árabes. Sin embargo, este problema podemos decir que no es exclusivo de este país y que pasa a otros lugares.

¿Cómo es tu día a día en el Hospital de Gambo?

 

Es muy intenso y variable. Ahora hemos vivido en una continua emergencia. Como explico en el libro En primera línea continúa: Una pandemia entre epidemias (Caligrama Editorial, 2021), cuando llegó la COVID-19, se hablaba mucho de estar en primera línea. Pero es que en Gambo estamos de forma continua. De hecho, la COVID-19 llegó entre epidemias. El sarampión ya había colapsado absolutamente el hospital un año antes y afectó sobre todo a los niños. Tuvimos que montar un hospital de campaña, triplicar camas… Pero es que esto pudo evitarse porque hace años que hay una vacuna efectiva.

Tu ámbito de trabajo es la pediatría. ¿Cuál es la tasa de mortalidad infantil, perinatal y de las madres en la zona en la que trabajas?

 

Las tasas de mortalidad materna y neonatal varían mucho entre las zonas urbanas y rurales. El 99% de las causas de mortalidad materna y neonatal se evitan con los conocimientos actuales. La primera causa de mortalidad neonatal es la asfixia, pero estamos cambiando la estadística a través de la formación en reanimación neonatal. Una de las primeras causas de mortalidad materna es la hemorragia preparto y posparto. Ahora se está implementando un programa de seguimiento del embarazo para detectar los partos complicados, para atender partes con matronas bien formadas y calificadas y para tener un hospital accesible desde donde se pueda realizar una cesárea urgente en caso de que sea necesario.

Revisamos con Alegría el concepto de cooperación y la situación sanitaria en Gambo.

Puedes leer la entrevista en el blog CoMB y también escuchar el podcast #HipòcratesEnPijama (temporada 2, episodio 7).

Encuentra todos los enlaces en nuestra biografía o copiando en tu navegador:

Iñaki Alegría: Si marchamos a Etiopía debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en Noruega o en Suecia. actualidad alegria sin fronteras coronavirus dr alegria emergencias etiopia gambo https://bit.ly/iñakialegria 
Iñaki Alegría: Si marchamos a Etiopía debemos trabajar con la misma excelencia y con la misma profesionalidad con la que trabajaríamos en Noruega o en Suecia. actualidad alegria sin fronteras coronavirus dr alegria emergencias etiopia gambo https://www.comb.cat/ca/comunicacio/podcast 

#cooperació #cooperacióinternacional #gambo #etiòpia#pediatria #medicina #àfrica #ong #desenvolupament#atenciósanitària #cooperaciósanitària

Sobre el autor

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: