En auxilio de Alima

 

En auxilio de Alima

El pediatra y director médico del hospital general rural de Gambo en Etiopía, el doctor Iñaki Alegría, pregunta a la audiencia sobre el objeto que se busca prevenir en una crisis mundial como la presente y si, realmente, el mundo actual corresponde al que deberá ser o, al menos, el deseado por la mayoría.

El autor del libro En primera línea continua: una pandemia entre epidemias, que describe el milagro de la multiplicación de camas en su centro asistencial, dedica. su tiempo con los asistentes al World Pandemics Forum a contar la historia de Alima.

Sitúa a la heroína de su ponencia en su contexto,

una modesta choza recortada en un cielo africano de sonriente azul, a pesar de todo. Amina va a buscar agua al mismo río donde mientras unas mujeres lavan la ropa, los niños se bañan y el ganado sacia su sed, mientras orinan y defecan, por lo que beben agua contaminada con bacterias y parásitos, que transmitirán enfermedades que, en algunos casos, acabaran con su vida.

En esta época de pandemia,

ella tiene algo más de tiempo porque no puede recoger leña para vender en el mercado pues está cerrado. De forma que sus exiguos ingresos han quedado muy mermados desde que el SARS-CoV-2 se ense.ore. del mundo.

De vuelta a casa con el agua, Alima cocina para todos, luego, acude al colegio porque quiere graduarse y mejorar en la vida. Da la cena y estudia. Vive en una sociedad de contrastes, donde su modesto hogar parece muy poco en comparación con algunos focos de opulencia que hay en la capital.

Alima está embarazada

y esto le preocupa porque en su país la mortalidad perinatal e infantil es alta. Cuando le llegan las contracciones de parto, acude al centro de salud, poco más dotado que su choza, pero solo encuentra moscas y también está. cerrado por la pandemia.

En el entorno de Gambo, ante la escasez de vehículos motorizados, la tracción animal hace sus veces de ambulancia para acercar a Amina al hospital.

Debido a la epidemia de sarampión con complicaciones en su mayoría respiratorias, el hospital de Gambo se encuentra colapsado compartiendo una cama entre dos niños enfermos

La cama de partos,

sin más material que una sábana vieja, sin oxígeno, sin material estéril, as. es el lecho en el que la madre de Amina perdió. la vida en el parto.

No hay problema, Alima alumbrará en casa, en la misma cama en la que su madre murió. para darle vida, en la misma salita en la que su hermana perdió. a su hijo por asfixia neonatal. Aunque no, mejor acudir al hospital de Gambo, donde un médico menudo, mirada amable y de gran empeño ha logrado que haya más camas, matronas e higiene de manos. Alima besa la cabecita de su hijo recién nacido y se le llenan los ojos de luz.

Terminada la historia de Alima,

el doctor Alegría no abandonó. su seriedad al afirmar que morir cuando no se debe es la mayor injusticia social de todas, sobre todo si se es un niño. Ya que nunca deberá normalizarse la idea de que la esperanza de vida vaya pareja al nivel de ingresos, según razón.

Una nueva generación de doctoras etíopes se está formando y a la que se le está. transmitiendo todo el conocimiento médico.

Iñaki relató., para sorpresa de todos, que el problema en esa zona de Etiopía no es la COVID-19, sino el sarampión. Un viejo conocido que tiene saturado su hospital al 200 o 300 por ciento. Culpable de que crezca el número de niños que no sobreviven y cuya principal carencia es la falta de oxígeno. Dado que, como el ponente sabe demasiado bien, únicamente uno de cada cinco niños de los países de rentas bajas tiene acceso a este gas medicinal y vital.

Neumonía infanticida

También puso Alegría el acento en la neumonía, principal causa de muerte en niños menores de cinco años y que solo en 2019 provocó. 672.000 fallecimientos, por delante de las muertes debidas a partos prematuros, encefalopat.as y diarreas. Con el dudoso mérito, dos a.os antes, de haber acumulado la mitad de estas muertes en solo cinco pa.ses del mundo, como fueron Nigeria, la India, Pakistán, República Democrática del Congo (RDC) y, por supuesto, Etiopía. De lo que dedujo, en línea con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), que no ser. posible aumentar la supervivencia infantil en el mundo si no se reduce la morbilidad y la mortalidad por neumonía. Lo que requiere, a partes iguales, prevenir, vacunar, nutrir, eliminar los factores contaminantes, potenciar la higiene y la sanidad y, también, asegurar el acceso a los insumos esenciales, como repas. el pediatra.

Mostró además, Alegría el mapamundi de las desigualdades con países de la opulencia en los que la cobertura vacunal para la COVID-19 supera el 80 por ciento, mientras que en su Etiopía de residencia apenas alcanza el 3,1%. Mostró. además, Alegría el mapamundi de las desigualdades con países de la opulencia en los que la cobertura vacunal para la COVID-19 supera el 80 por ciento, mientras que en su Etiopía de residencia apenas alcanza el 3,1%.

Y continuamos como siempre, los pobres sin vacunar prácticamente. Sin dejar de considerar hermosa la iniciativa COVAX, también llamada Fondo de Acceso Global para Vacunas COVID-19, con apoyo de los sectores públicos y privados de 190 países, el ponente lamentó. que se haya convertido más en una pesadilla que, en una ayuda, a la hora de aumentar las coberturas vacunales en los países de rentas bajas.

Finalmente, Alegría espetó a la audiencia, sin un ápice de complacencia, aunque con su talante de hombre amable, que en Europa la gente se vacuna para no morirse, mientras que espera que la gente se vacune en. África para que ese continente no desarrolle variantes que puedan viajar luego del Mediterráneo o Río Grande arriba.

Una esperanza de vida distinta. Morir cuando no debes morir es una injusticia social. Es importante saber que no es lo mismo nacer en cualquier tipo de hospital, con un gran equipo médico, con un gran equipo técnico de recursos humanos, que nacer […] sin ningún tipo de atención sanitaria.

No podemos normalizar que la esperanza de vida sea distinta según el lugar de nacimiento o según el poder económico.

«Trabajamos para que todas podamos tener las mismas oportunidades para que ninguna madre muera al dar a luz por una causa evitable

Deja un comentario

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: