Nací para…

Iñaki Alegria

 

 

Nací para…

Nací en 1985. Tenía más probabilidades de nacer en África que en Europa, pero nací en Europa. Solo Dios sabe por qué.

Tenía más probabilidades de nacer en Etiopía que en España, pero nací en España. Solo Dios sabe por qué.

Eso marcó la diferencia. Solo Dios sabe por qué.

Nací en Barcelona un 29 de marzo de 1985. Ese mismo día, en Etiopía nacía otro niño como yo, pero en medio de una gran hambruna en la región.

Nacía entre paredes de adobe. Sin asistencia sanitaria. La madre podía haber muerto en el parto. El niño probablemente moriría a los pocos días.

Nací en Barcelona, en un hospital y en una excelente familia. Eso marcó la diferencia.  Solo Dios sabe por qué.

He tenido infancia, una alimentación equilibrada, amor en la familia, amigos y amigas, he ido a la escuela incluso a la universidad. Y sigo vivo.

Mientras yo jugaba sin preocupaciones, otros niños “jugaban” a sobrevivir buscando comida desesperadamente para no morir.

Mientras yo escupía la comida, otros niños no tenían nada que llevarse a la boca.

No hice nada para merecer nacer donde nací, por tener una gran infancia, por vivir… Solo Dios sabe por qué.

Nací dónde nací. Es una gran responsabilidad. Ahora toca asumir la responsabilidad. Ahora toca igualar. Ahora toca África.

Todos los niños  y niñas merecen las mismas oportunidades independientemente del lugar donde nazcan, de nacer niño o niña, y de la religión que profesen.

Dónde naces te marca, pero lo importante es para qué naces. Cual es la misión en tu vida… Solo Dios lo sabe.

No lo sé, tan sólo busco ser mensajero del Amor de Dios.

Pienso que cuando buscamos el bien y Amor del prójimo no nos podemos equivocar.

Nací. .. podría haber nacido en cualquier lugar del mundo.

Nací en el mundo y para el mundo.

Nací en… Lo importante no es dónde nací, sino para quién nací.

¿Y tú, naciste en… para… ?

83 comentarios en “Nací para…”

  1. Nací en Chile, al sur del mundo, caminando caminos con los ojos abiertos, el corazón en las manos, los sueños en los pies, la alegría en la mirada…
    Nací en Chile, donde la tierra se esconde en el mar, donde los ricos se esconden de los pobres, donde la diferencia da miedo, donde la frontera de la cordillera es pequeña en comparación a la frontera de la desigualdad…
    Nací en Chile cuando un general del ejército mataba a diestra y siniestra a cualquiera que quisiera soñar con otro mundo posible, cuando el miedo se respiraba por las calles, cuando el silencio era obligatorio de vida o muerte…
    Nací en Chile y caminando caminos he llegado a Cataluña, tierra acogedora y generosa, donde no se camina con miedo, donde hay hospitales gratuiutos y de calidad, donde no hay que pagar para recibir una educación digna, donde hay mucho por hacer, pero también, donde se puede vivir tranquilo…
    Nací en Chile y caminando caminos los colores han sido la respuesta de mi hacer, los pinceles mis herramientas, las telas la tierra fértil donde plantar la mirada y los sueños…
    Un mundo mejor es posible, lo sé. Cada uno con sus herramientas, cada uno con sus sueños, regalando alegría y colores se puede cambiar el mundo!!!
    Buen camino, buena vida, buenos sueños!!!

    • Muy buenos días Margarita!
      Impresionante, impactante, conmovedor, esperanzador… gracias por compartir con cada uno de nosotros este escrito desde el Alma.
      Acercándonos a Chile, porque también somos chilenos, somos del mundo, y todo cuanto acontezca a cada uno de nuestros hermanos nos acontece a nosotros

      • Yo naci en madrid, en una familia acomodada, tuvé una infancia y adolescencia feliz y con 20 años Dios me mostró porqué… me llevo a un orfanato en marruecos para mostrarme porque yo habia nacido en el lado rico del mundo, porque tenia una responsabilidad y obligacion con los que menos tienen, él me lo mostró a traves del amor de niños abandonados por sus familias, niños tristes y perdidos, niños sin voz y sin infancia que me cambiaron mi vida con solo 20 años.
        Soy muy afortunada por haber recibido tanto amor de ellos a cambio d tan poco, por eso ellos son mi luz y mi camino, ellos son mi lucha. Tengo una ong en marruecos dedicada a ayudar a estos angeles sin voz.
        Como tu bien dices todos tenemos una responsabilidad por haber nacido donde hemos nacido, solo dios sabe porque…
        Todos debemos descubrir porque dios eligió ese lugar de nacimiento para cada uno de nosotros, él tiene un plan para todos y ese plan siempre esta lleno de amor hacia nosotros mismos y los demas.
        Gracias iñaki por tu labor, no te rindas nunca.
        Laura.

      • muchas gracias por escribirme Laura y por compartir con nosotros tu experiencia.
        me gustaría conocer el nombre de tu ong y las actividades que realizáis.
        un fuerte abrazo
        Iñaki Alegría

  2. Pues… yo nací en Mallorca y también crecí con una familia maravillosa que me dio la oportunidad de hacer y tener todo lo quise. Nunca me faltó nada (nada estrictamente necesario), no pasé hambre, tuve ropa bonita, fui a un colegio genial con amigos geniales, aprendí música, danza… Pero por algún extraño motivo, y digo “extraño” porque no me he dado cuenta de que mis padres me lo enseñaran, desde muy muy pequeña he sido consciente de que había un mundo más allá de mi burbuja. No sé por qué, en mi cerebro de niñita feliz, ese mundo se llamaba “África” y estaba lleno de niñitos, como yo, africanos, que no tenían mis oportunidades. Supongo que por eso cada Navidad elegía al Rey Mago Baltasar para que me trajera los regalos, porque así, “al ser también negrito, no se olvidará de dejarle unos cuantos regalos a los niños de allí”. También supongo que, por aquel entonces, fue cuando se empezó a gestar la idea de que nací para ayudar a las personas, dedicarles lo mejor de mi y hacer que el mundo sea un poco menos triste (o más alegre
    A día de hoy estoy en 4º de Medicina en Barcelona y leerte me inspira. Me recuerda por qué empecé y me devuelve la idea de que vale la pena el esfuerzo, los “no puedo, tengo que estudiar”, el estrés y las noches en vela. Estoy deseando pisar ese “Océano África” y sentir cómo los sueños que empezaron de pequeñita se empiezan a cumplir.
    Mil gracias y un abrazo enorme!
    Sara

    • muchas gracias Sara por escribirme y compartir con nosotros tu Nací para…
      Cada nací para… es un mundo, cada persona es en si misma un océano…
      Sara, te animo a seguir estudiando Medicina con esta valentía y coraje, no es sencillo pero quien tiene un porqué puedo soportar cualquier como como diría Victor Frankl en su «hombre en busca de sentido»
      Y te invitamos a pisar África a través de nuestros proyectos con Alegría Sin Fronteras
      Puedes escribir a ialegriak@gmail.com

  3. Iñaki, tus palabras me emocionan y me llenan de vitalidad en este momento de mi vida. Gracias por ser inspiración y abrir camino.
    Gracias de nuevo, que el buen Dios acompañe y proteja tus pasos. Somos lo que damos.

  4. Nací en Cajamarca, Perú. La familia ya era numerosa: habían 5 hermanas y 4 hermanos. Algo ocurrió porque cuando nací todo indicaba que moriría en pocos minutos u horas, y coincidían que no llegaría a las 6 de la mañana. Llegué al mundo a las 10 de la noche y en el primer instante todos estuvieron felices porque se completó las 5 parejas, los 5 hombres que ansiaban para el hogar, pues habían decidido que sería el ultimo.
    Yo no tenía ni fuerza ni para mamar ni para llorar. Fue entonces mi abuela paterna y una tía decidieron preparar mi velorio y entierro. Salieron a conseguir mi mortaja y mi madre decidió salvarme e hizo lo imposible para abrigarme y que logre tomar su leche, de gota en gota, sin descansar ni un minuto…
    Y llegó el nuevo día… y seguí viviendo, mientras la mortaja esperaba en vano. Mi madre me dio dos veces la vida…
    Mi caminar ha sido difícil y más de una vez he llegado al filo, pero algo extraordinario ha pasado en cada vez… y he seguido viviendo.
    La muerte, sin embargo, me arrebató a quienes más amé… Es como si fuera lo predestinado…
    No sé cuándo podré reencontrarla… Ella viene en sueños y tampoco me dice cuándo, a pesar que se lo pregunto.
    Mientras tanto sólo procuro ser útil a cuantos necesiten algo positivo. Y lo hago incansable, desde mi Cajamarca, donde -si Dios dispone- también he de morir.

  5. Guillermo, soy yo quien te da las gracias.
    Tu emotivo comentario me ha llegado al alma, y con total respeto y a ser posible me gustaría que poco a poco me fueses contando más de tu vida como tú sabes hacerlo, desde el corazón

Deja un comentario