El ser humano hace absurdas distinciones

Las blancas o las negras

Estaba un pastor apacentando sus ovejas cuando pasó por allí un individuo que le dijo.

 

  • «¡Hermoso rebaño de ovejas, sí señor! A propósito, ¿puedo hacerle una pregunta?»

 

  • «Las que usted quiera”, dijo el pastor

 

  • «¿Cuánto diría usted que andan sus ovejas cada día?», le preguntó

 

  • «¿Las blancas o las negras?»

 

  • «Las blancas».

 

  • «Bueno, pues las blancas andarán unos seis kilómetros al día»

 

  • «¿y las negras?».

 

  • «Las negras también.»

 

  • «¿Y cuánta hierba diría usted que comen cada día?»

 

  • «¿Las blancas o las negras?»

 

  • «Las blancas»

 

  • «Bueno, pues las blancas comerán unos dos kilos de hierba al día»

 

  • «¿y las negras?»

 

  • «Las negras también»

 

  • «¿y cuánta lana diría usted que dan al año?»

 

  • «¿Las blancas o las negras?»

 

  • «Las blancas».

 

  • «Bueno, pues yo diría que las blancas, cuando llega el momento de esquilarlas, darán unos tres kilos de lana al año»

 

  • «¿y las negras?»

 

  • «Las negras también»

 

 

 

El individuo estaba intrigado.

 

 

«¿Puedo preguntarle por qué, a cada una de mis preguntas acerca de las ovejas, insiste usted en distinguir las blancas de las negras, si resulta que no se diferencian más

que en el color?»

Las blancas o las negras

El ser humano hace absurdas distinciones

 

Absurdas Divisiones

 

La vida de un hombre  blanco, rico vale más que la de mil mujeres, negras, pobres

4 comentarios en “El ser humano hace absurdas distinciones”

  1. Pingback: Sacarlo o despertarlo -

Deja un comentario

Ir arriba
A %d blogueros les gusta esto: