Categorías
#RiquezaqueEmpobrece Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Col·labora / Colabora Cooperación Coronavirus

Apoyamos Etiopía contra la Triple Amenaza: Coronavirus, Hambruna y Sarampión

Apoyamos Etiopía contra la Triple Amenaza: Coronavirus, Hambruna y Sarampión

Colabora: https://www.migranodearena.org/reto/apoyamos-etiopia-contra-la-triple-amenaza-coronavirus-hambruna-y-sarampion

Reforzamos el hospital de Gambo para evitar el colapso: Formación , sensibilización comunitaria, apoyo nutricional, medicinas y equipos de protección

Aquí podréis ver lo que estamos consiguiendo y los nuevos retos.

Lanzamos la segunda parte de la campaña.

En Etiopía estamos viviendo en una emergencia continua.

Las líneas en las que trabajamos:

  • Sensibilizar a la población rural de la importancia del lavado de manos y distanciamiento social.
  • Reforzar el sistema sanitario para evitar el colapso ante el aumento de ingresos.

Cómo lo estamos haciendo:

  • Hemos creado en Gambo un equipo multidisciplinar que coordina el programa de emergencias

Principales actividades

En las comunidades:

  • Realización de PCR a COVID19 a los casos sospechosos
  • Distribución de kits de Apoyo nutricional a las familias más vulnerables
  • Habilitación de puntos de lavados
  • Distribución de jabón y kits de higiene

En el Hospital de Gambo

  • Adaptación del hospital a la pandemia
  • Mantener las actividades esenciales: partos, cesáreas, UCI neonatal, unidad nutricional
  • Suporte nutricional
  • Creación de un pabellón de aislamiento

Inauguración del pabellón de aislamiento COVID19 – Gambo COVID19 center

  • Aislamiento
  • Tratamiento
  • Seguimiento médico

En Etiopía estamos viviendo en una emergencia continua.

Llega ahora la pandemia de Coronavirus entre epidemias de sarampión.

Amenaza una hambruna sin precedentes

En tiempos de pandemia:

Necesitamos comida para alimentar a las poblaciones más vulnerables: las niñas y niños, y la comunidad de lepra del hospital de Gambo.

  • hambre: con Comida para alimentar a las poblaciones vulnerables.
  • Coronavirus: Mascarillas  para proteger el personal sanitario que trabaja en primera línea
  • Sarampión: vacunas, oxígeno y tratamiento médico para las complicaciones

#COVID19 #coronavirus #lavatelasmanos #Etiopía #ethiopia

#crowdfunding

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica EL último cooperante Etiòpia Etiopía Iñaki Iñaki Alegria libro Libro Alegría con Gambo: la mirada etíope que alimentó mi vida

Gracias de todo corazón por vuestra emotiva acogida. Ha sido un día muy muy especial

Gracias por crear un día muy muy especial

Acaba el día de Sant Jordi, el día del libro.

Un día que ha sido muy especial, y no lo ha sido ni por los libros vendidos ni por los firmados, sino por la gran cantidad de personas maravillosas que he conocido y con las que he podido hablar. Gracias, gracias, gracias.

Ha sido una ocasión maravillosa para conocer nuevas personas, a las que nos une esta sensibilidad de un mundo de igual a igual, por una una mirada libre de prejuicios, mitos y estereotipos. Amar sin compasión pero con pasión.

No tengo suficientes palabras de agradecimiento.

También quiero aprovechar la ocasión para daros las gracias por la cálida acogida que me habéis dado y por la excelente acogida que está teniendo el nuevo libro, sinceramente, muchísimo mejor de lo que me esperaba, habéis superado todas mis expectativas.

No sabéis cuanto me alegra que el libro esté teniendo tan buena acogida.

No tengo suficientes palabras de agradecimientos

Gracias de todo corazón por vuestra emotiva acogida

Sin hacerme pesado os recuerdo que lo podéis comprar en las principales librerías y a través de:

https://bit.ly/2D1rIGW

“Iñaki transmite en este libro su amor incondicional por Etiopía, la tierra donde es uno más. También su anhelo y esperanza de un mundo mejor para todas las personas apostando en especial por la mujeres de Etiopía como protagonistas”

Mamen Páez

“Más que un libro…

  • una obra emotiva a la vez que provocadora, que no te dejará indiferente  y te hará reflexionar y  tomar conciencia de una realidad que no podemos ignorar.
  • una invitación a no perder la esperanza y no rendirnos ante aquello en lo que creemos y amamos.
  • un canto a la vida escrito por Iñaki, testimonio de humanidad, solidaridad, vocación, profesionalidad, valentía y entrega.
  • una mirada desde Etiopía a la cooperación, derrumbando fronteras, paternalismos y tópicos y creando una nueva relación de igual a igual.

Antoni Argent

“Iñaki es un Dios, un héroe para nosotras como etíopes. Desde la humildad, se ha adaptado a un nuevo país al que admira y ama,  dónde se ha convertido en uno más, siendo respetado y adorado por todo el pueblo de Gambo.

Iñaki, nos acerca a Etiopía rompiendo mitos y estereotipos, mostrando el gran potencial y riqueza y empoderando a la población, en especial a las mujeres, apostando por ellas y convirtiéndolas en las heroínas protagonistas. Iñaki es para mí un ejemplo a seguir.

Como etíope recomiendo este libro para conocer nuestro país con una nueva mirada libre de prejuicios.”

Rahel Alene

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica EL último cooperante Etiòpia Etiopía Fam Gambo Iñaki Iñaki Alegria Invisible Jarabe de Palo libro Libro Alegría con Gambo: la mirada etíope que alimentó mi vida

Aún no lo sabía, pero Gambo y sus gentes iban a cambiar mi vida. En este libro explico la historia. Aquí puedes leer gratis los primeros capítulos

Aún no lo sabía, pero Gambo y sus gentes iban a cambiar mi vida.

En este libro explico la historia. Aquí puedes leer gratis los primeros capítulos

https://elpais.com/elpais/2019/04/08/planeta_futuro/1554741038_788429.html

Sin hacerme pesado os recuerdo que lo podéis comprar en las principales librerías y a través de:

https://bit.ly/2D1rIGW

No puedo cerrar los ojos

—¿Dónde está Eftu?— pregunto al entrar en la sala de pediatría del hospital.

El astro rey anuncia un nuevo día para los más afortunados, para otros será el último. Cientos de madres con sus hijos esperan ser visitadas. No me he parado a contarlas. Estoy demasiado preocupado en busca de Eftu.

—¿Dónde está Eftu?—, pregunto de nuevo.

Pienso en Eftu. Por la noche apenas pude conciliar el sueño. Cerraba los ojos y aparecía con total nitidez su mirada. Me levanté. Encendí una vela, pues se había ido la luz, cogí una libreta y empecé a escribir. Empecé a escribir lo que sentía, la angustia, la rabia, la impotencia… No me puedo quitar de la cabeza la primera vez que lo vi, entrando por la puerta, en brazos de su madre, gravemente enfermo. Apenas me pude fijar en la madre; mis ojos se centraron en el pequeño niño que miraba sin ver.

Eftu tenía un aspecto medio moribundo, dos o tal vez tres años de vida, pero sin fuerzas para sostenerse en pie. Su madre lo sujetaba en el regazo, con la mirada triste, perdida, casi sin esperanza, casi… Aún tenía algo de esperanza. Recuerdo cómo tomé una cinta métrica pintada con tres colores, rojo, amarillo y verde y se la puse a nivel de la parte superior del brazo para medir el perímetro braquial y evaluar el estado nutricional. Ajusté la cinta al pequeño bracito y leí el resultado tembloroso. Rojo y 8,2 centímetros, ese era el resultado. Eftu presentaba una desnutrición aguda severa.

Mientras lo examinábamos, un líquido amarillento mojó toda mi bata blanca. Pensé que había orinado, pero la madre me dijo que no era orina, eran heces. Eftu tenía una diarrea que era agua. Apenas podías diferenciar la orina de las heces. Heces de orina le llaman. La situación de Eftu es agónica.

Esta deplorable situación, favorecida por la extrema debilidad como consecuencia de no haber comido decentemente nunca, era causada por una diarrea, seguramente por beber agua contaminada. Evitable. Todo evitable. ¿Por qué sucede? ¿Por qué?

¿Por qué? Me pregunto sin encontrar respuesta en mí. El silencio me acompaña mientras recorro sus vidas con mi mente. Finalmente, oigo una débil respuesta, aquella que sospechaba pero que no quería escuchar:

—Ha muerto.

Se me hiela el corazón. No puedo aceptarlo. No quiero.

La sospecha se confirma. Ha muerto de una enfermedad evitable, ha muerto cuando no tenía que morir, ha muerto cuando tenía toda la vida por delante. Eftu podría haber ido a la escuela, podría haber estudiado medicina, podría haber trabajado aquí curando a su pueblo. Podría haber vivido… Ha muerto por una injusticia social.

Pero ha muerto.

Me invade un sentimiento de rabia, impotencia… Que no desearía a nadie. No entiendo nada. No sé qué hacer. La situación me supera. Sé que… No puedo volver a ser el mismo. No puedo permanecer indiferente. No puedo permitir que sigan muriendo niños cuando no deberían morir, por enfermedades que tienen cura, tratamiento, prevención.

Hay que hacer algo.

Puedo hacerlo.

Voy a hacerlo.

Aquí empieza mi historia.

No lo sabía todavía, pero mi vida iba a cambiar.

Para que ellos puedan tener historia, para que ellos puedan escribir su historia.

Nací para

Nací en 1985. Tenía más probabilidades de nacer en África que en Europa, pero nací en Europa. Solo Dios sabe por qué.

Tenía más probabilidades de nacer en Etiopía que en España, pero nací en España. Solo Dios sabe por qué.

Eso marcó la diferencia. Solo Dios sabe por qué.

Nací en Barcelona un 29 de marzo de 1985. Ese mismo día, en Etiopía nacía otro niño como yo, pero en medio de una gran hambruna en la región.

Nacía entre paredes de adobe. Sin asistencia sanitaria. La madre podía haber muerto en el parto. El niño probablemente moriría a los pocos días.

Nací en Barcelona, en un hospital y en una excelente familia. Eso marcó la diferencia. Solo Dios sabe por qué.

He tenido infancia, una alimentación equilibrada, amor en la familia, amigos y amigas, he ido a la escuela incluso a la universidad. Y sigo vivo.

Mientras yo jugaba sin preocupaciones, otros niños jugaban a sobrevivir buscando comida desesperadamente para no morir.

Mientras yo escupía la comida, otros niños no tenían nada que llevarse a la boca.

No hice nada para merecer nacer donde nací, por tener una gran infancia, por vivir… Solo Dios sabe por qué.

Nací dónde nací. Es una gran responsabilidad. Ahora toca asumir la responsabilidad. Ahora toca igualar.

Todos los niños y niñas merecen las mismas oportunidades independientemente del lugar donde nazcan, de nacer niño o niña, y de la religión que profesen.

Dónde naces te marca, pero lo importante es para qué naces. Cuál es tu misión en la vida… Solo Dios lo sabe.

Pienso que cuando buscamos el bien y el amor del prójimo no nos podemos equivocar.

Nací. Podría haber nacido en cualquier lugar del mundo.

Nací en el mundo y para el mundo.

Nací en… Lo importante no es dónde nací, sino para quién nací.

El viaje que cambió mi vida

No sabes por qué pero hay lugares que te llegan al alma y llenan tu vida para siempre. Etiopía es ese lugar para mí. Era residente de pediatría en el hospital de Granollers, una ciudad a las afueras de Barcelona, cuando pisé por primera vez Gambo.

Aún no lo sabía, pero mi existencia iba a cambiar.

Todavía recuerdo el día que llegué a Gambo. Un escalofrío de alegría recorre mi cuerpo cada vez que lo pienso.

¿Cómo resumir la experiencia allí? En aquella ocasión escribí: “Es una experiencia increíble en todos los sentidos y en todos los aspectos de la vida: médica, personal, humana y espiritual. Sobrecogedor. Deslumbrante. Alumbrante. Impactante. Inolvidable. Vinculante. Excepcional. Aquí comparten cama la vida y la muerte”.

No podía dormir, cerraba los ojos y veía el sufrimiento de Ruziya, Abdulakim… «Una vez has puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren de hambre no puedes permanecer indiferente», anoté en un trozo de papel una de las tantas noches en vela en las que no podía conciliar el sueño. Cerraba los ojos y pensaba en Mikaeli, Abdul… En cómo estarían.

Escribía en las noches de insomnio en una libreta a la luz de una pequeña vela. No teníamos luz en muchas ocasiones. Escribía para expresar mi angustia, para liberarme de ella. El papel era y es la voz de mi alma, mi compañero que nunca falla ni me abandona.

Estos escritos terapéuticos los publicaba en el blog que creé para la ocasión: Cooperación con Alegría. A día de hoy sigo escribiendo, lo sigo necesitando, no me puedo acostumbrar al sufrimiento ajeno. No quiero acostumbrarme. Superé el sufrimiento gracias a una excelente acogida en Gambo, al apoyo de la gente de allí, a su amistad. Les estoy agradecido de manera infinita. Sin ellos no hubiese sido posible.

Aún no lo sabía, pero Gambo y sus gentes iban a cambiar mi vida.

Esta es la historia.

Iñaki Alegría es pediatra, fundador de la ONGD Alegría Sin Fronteras y director médico del Hospital General Rural de Gambo en Etiopía. Este es el inicio de su libro‘El último cooperante’, Uno editorial.

Este libro se desarrolla en Etiopía, más concretamente en la región rural de Gambo, al sur del país. En él intento explicar la evolución de mi pensamiento a lo largo de los más de cinco años viviendo en Etiopía. Llegué con una mentalidad de blanco salvador del mundo, con una mochila de estereotipos y prejuicios; y a través de la convivencia y un baño de humildad viví un proceso de transformación que culminó con el fin del paternalismo y la apuesta  por el final de la cooperación. Etiopía no tiene que imitar a nadie, ni tenemos que decidir qué es el desarrollo.

Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobre todo la falta de ganas de querer conocerla. Por eso, esta trata de ser una lectura para romper mitos y estereotipos sobre el continente y sobre el modelo de cooperación a través de la vivencia personal.

La cooperación como hoy la entendemos debe desaparecer por amor, entregar la vida como uno más, poner fin al colonialismo, paternalismo, cooperación vertical e iniciar una nueva etapa de colaboración horizontal.

No, no soy cooperante. Si fuese a Suiza seguiría siendo pediatra, ¿por qué si me voy a Etiopía debería ser cooperante?

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica Etiòpia Etiopía Gambo Hambre Iñaki Iñaki Alegria

En un día como hoy …

En un día como hoy …

En un día como hoy quiero dar las Gracias

Nací para…

Nací en 1985. Tenía más probabilidades de nacer en África que en Europa, pero nací en Europa. Solo Dios sabe por qué.

Tenía más probabilidades de nacer en Etiopía que en España, pero nací en España. Solo Dios sabe por qué.

Eso marcó la diferencia. Solo Dios sabe por qué.

Nací en Barcelona un 29 de marzo de 1985. Ese mismo día, en Etiopía nacía otro niño como yo, pero en medio de una gran hambruna en la región.

Nacía entre paredes de adobe. Sin asistencia sanitaria. La madre podía haber muerto en el parto. El niño probablemente moriría a los pocos días.

Nací en Barcelona, en un hospital y en una excelente familia. Eso marcó la diferencia.  Solo Dios sabe por qué.

He tenido infancia, una alimentación equilibrada, amor en la familia, amigos y amigas, he ido a la escuela incluso a la universidad. Y sigo vivo.

Mientras yo jugaba sin preocupaciones, otros niños “jugaban” a sobrevivir buscando comida desesperadamente para no morir.

Mientras yo escupía la comida, otros niños no tenían nada que llevarse a la boca.

No hice nada para merecer nacer donde nací, por tener una gran infancia, por vivir… Solo Dios sabe por qué.

Nací dónde nací. Es una gran responsabilidad. Ahora toca asumir la responsabilidad. Ahora toca igualar. Ahora toca África.

Todos los niños  y niñas merecen las mismas oportunidades independientemente del lugar donde nazcan, de nacer niño o niña, y de la religión que profesen.

Dónde naces te marca, pero lo importante es para qué naces. Cual es la misión en tu vida… Solo Dios lo sabe.

No lo sé, tan sólo busco ser mensajero del Amor de Dios.

Pienso que cuando buscamos el bien y Amor del prójimo no nos podemos equivocar.

Nací. .. podría haber nacido en cualquier lugar del mundo.

Nací en el mundo y para el mundo.

Nací en… Lo importante no es dónde nací, sino para quién nací.

¿Y tú, naciste en… para… ?

Hola, soy pediatra en #Etiopía y tal vez me conozcas por éxitos como:

– No, no soy cooperante, si fuese a Suiza seguiría siendo pediatra, ¿por qué si me voy a Etiopía soy cooperante?

– No, no soy ningún héroe, tan sólo utilizo mi humilde conocimiento para mejorar la salud de quien más lo necesita

– Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobretodo la falta de ganas de querer conocerla

– Etiopía no tiene que imitar a nadie

– Si en tu país no se usan medicamentos caducados, en Etiopía tampoco

– Admiro Etiopía, no desde la pobreza, desde la riqueza

Algo falla cuando nos tenemos que manifestar para decir que matar está mal,

Algo falla cuando la vida humana se convierte en moneda de cambio, en arma de poder.

Algo falla cuando la vida de un blanco vale más que la de mil negros

Algo falla cuando los refugiados no tienen refugio

Dar la vida para encontrarla

Dar la vida es la única forma de encontrarla.
Me dice una hermana,
con el corazón en el alma

Dar la vida
Pero sin compasión,
Sin dar las sobras
Sin temor AMAR

Dar nuestra esencia
Sólo así la descubriremos

Dar la vida es la única manera de encontrarla

De Igual a Igual
AMAR

¿Quiero a mi gente?

“Si queréis que vuestra gente cambie, pensad: ¿conozco a mi gente? ¿Quiero a mi gente? Porque si no conocéis a las personas., no habrá comprensión, y si no hay comprensión, no habrá confianza, y si no hay confianza, no habrá cambio. Porque si no hay amor en lo que hacéis, no habrá pasión, y si no hay pasión, no estaréis preparados para asumir riesgos, y si no estáis preparados para asumir riesgos, nada cambiará”
Madre Teresa de Calcuta

Sólo se cambia a través del Amor

Necesitamos Amor, creer en el Amor. Así todo será posible.

Sólo se cambia a través del Amor

Ejemplos de Amor, vidas entregadas al amor,

Entregar la vida

Dar la vida, es la única manera de encontrarla

Dar la vida

Pero sin compasión,

Sin dar las sobras

Dar nuestra esencia

Sólo así la descubriremos

De Igual a Igual

Mujeres contra el hambre en Etiopía: es necesario conseguir un gran equipo sanitario local en el hospital de Gambo

Durante el año 2018 hemos tratado a más de 400 niñas y niños contra la desnutrición aguda severa en Gambo. Ahora no sólo no podemos parar sino que tenemos que mejorar la calidad asistencial formando y creando un equipo local liderado por mujeres.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Amiga Amistad Amor

Necesitamos un heroísmo colectivo

Solos nada podemos, juntos todo lo podemos.

Yo tan solo tengo dos manos, muy limitadas e inexpertas.

Yo tan solo tengo un corazón, una cabeza, que si pongo a mi servicio nada voy a conseguir, o muy poco.

Pero puedo ponerme al servicio de los demás.

Puedo entregarme al servicio de los más de 300 trabajadores de Gambo y confiar en ellos, apostar por ellos.

Y así se ha obrado el milagro, hemos creado un maravilloso equipo de más de 600 manos, dirigidas con una mente llena de conocimiento y profesionalidad, y movidas por un corazón lleno de Amor.

Cuando crees en el potencial de las personas haces que ellas se lo crean, sacas lo mejor de ellas y lo que parecía imposible se vuelve posible.

Estas más de 600 manos obran lo que parecen milagros sin serlo.

Es el heroico trabajo de todo el equipo,  es el heroísmo colectivo.

Este heroísmo colectivo es válido para Gambo y para cualquier lugar del mundo.

En Gambo es lo que hemos aprendido a realizar, es un milagro.

No es mi trabajo aislado, yo no soy nada. No es mi mérito. Tan solo soy una pieza más del gran rompecabezas.

Y ahora, ellas son las protagonistas, y mis manos, camufladas entre la multitud pueden desaparecer.

En un mundo en el que se premia al individuo, la competitividad… es el heroísmo colectivo quien va a reintroducir los viejos pero olvidados valores del Amor, la Paz, Empatía, Solidaridad.

Apostamos por este heroísmo colectivo, de la comunidad.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Fam Iñaki Iñaki Alegria

Sanar es cuestión de tiempo, pero a veces también de oportunidad.

Parafraseando a Hipócrates, que ya en los años 460-370 aC hacía referencia a la desigualdad de oportunidad para acceder a la salud.

Nos encontramos en el siglo XXI y sanar sigue siendo una cuestión de oportunidad.

Trabajamos para que sanar deje ser cuestión de oportunidad

Porque no es justo

Porque cada mujer que muere al dar a luz muere de una injusticia social

Porque cada niña que muere  hambre

Muere víctima del silencio

Porque ninguna persona debería morir por falta de oportunidad de acceder al sistema sanitario.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, más del 99% de las muertes maternas en el mundo son evitables con los recursos y conocimientos disponibles. Más del 99% de las madres que mueren lo hacen en los mal llamados países en vías de desarrollo, más de la mitad en África subsahariana. En Etiopía, por cada 100.000 niños nacidos vivos, mueren 216 mujeres, estima el Banco Mundial. Cada día son más de 800 las que se dejan la vida durante el alumbramiento.

Desde el Hospital de Gambo en Etiopía, coordinamos el programa de salud materno-infantil con el objetivo de hacer realidad que ninguna madre muera al dar a luz, ningún bebé pierda la vida al nacer disminuyendo la mortalidad materna y perinatal.

También combatimos la desnutrición aguda severa a través de la unidad terapéutica nutricional y el programa comunitario

Alegría contra la desnutrición en Etiopía

Imagina Etiopía

Las puertas del hospital de Gambo no pueden cerrar

Please follow and like us:

Síguenos y no te pierdas las últimas novedades y artículos