Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Cooperación

Cooperar sin prejuicios ni perjuicios

La cooperación mal entendida puede perjudicar más que hacer bien.

Cooperar es bueno si se hace bien. Todos somos cooperantes. En un mundo global todos debemos cooperar.

Pero en cooperación no todo vale, debemos poner buena voluntad, amor, pero no es suficiente.

Es preciso hacerlo con

con igualdad

con respeto

con dignidad,

Sin

Sin paternalismos

Sin infantilislmos

Sin prejuicios

Cooperar NO es: postureo, influencers, youtubers, volunturismo, ayudar en lo que haga falta, unas vacaciones diferentes o ir a vivir una experiencia.

Cooperar SÍ es: trabajo, compromiso, respeto, colaboración, empatía y humildad.

Os copio el enlace al artículo que publiqué en El País Planeta Futuro

https://elpais.com/elpais/2019/07/09/planeta_futuro/1562678762_692307.html

No pretendo dar una lección a nadie, al contrario; la redacción de este artículo nace de mis propios errores y prejuicios, así que me gustaría compartirlo para que no cometáis los mismos que yo.  Hace más de siete años llegué a Etiopía por primera vez. Lo hice con un corazón dispuesto a ayudar y salvar el mundo, con una mente llena de desconocimiento, una mochila cargada de prejuicios y verdades a medias. Durante esos años viviendo en este país del cuerno de África, y con estancias también en Honduras, Senegal y Angola, he aprendido lo equivocado que estaba.

No es ir a tener una experiencia, es ir a trabajar. Y para ello, no todo vale. Lo mismo que exigimos en cualquier trabajo y voluntariado en España —formación, compromiso, valores, responsabilidad, ética, moral…— debemos exigirlo en los otros países. No por disponer de menos recursos debemos permitir que todo valga, debemos apostar por la misma excelencia que en cualquier otro lugar.

Y el libro que he escrito: El último cooperante

https://elpais.com/elpais/2019/04/08/planeta_futuro/1554741038_788429.html

La finalidad de la cooperación es desaparecer, cooperar para no ser necesario.

Este libro se desarrolla en Etiopía, más concretamente en la región rural de Gambo, al sur del país. En él intento explicar la evolución de mi pensamiento a lo largo de los más de cinco años viviendo en Etiopía. Llegué con una mentalidad de blanco salvador del mundo, con una mochila de estereotipos y prejuicios; y a través de la convivencia y un baño de humildad viví un proceso de transformación que culminó con el fin del paternalismo y la apuesta  por el final de la cooperación. Etiopía no tiene que imitar a nadie, ni tenemos que decidir qué es el desarrollo.

Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobre todo la falta de ganas de querer conocerla. Por eso, esta trata de ser una lectura para romper mitos y estereotipos sobre el continente y sobre el modelo de cooperación a través de la vivencia personal.

La cooperación como hoy la entendemos debe desaparecer por amor, entregar la vida como uno más, poner fin al colonialismo, paternalismo, cooperación vertical e iniciar una nueva etapa de colaboración horizontal.

No, no soy cooperante. Si fuese a Suiza seguiría siendo pediatra, ¿por qué si me voy a Etiopía debería ser cooperante?

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica CoronaVersos Frases

Creía

Creía el pie que podía caminar sin manos, y no subió a ninguna rama.

Creía la mano que los pies no eran necesarios, y apenas se desplazó un palmo.

Creía la mente que no necesitaba el corazón y sin azúcar jamás pudo volver a pensar.

Creía el corazón que no necesitaba la mente, y latió sin razón.

Please follow and like us:
Categorías
Amor Àfrica Cooperación Iñaki Iñaki Alegria

Estos son mis principios, pero si me enamoro tengo otros

Estos son mis principios, pero si me enamoro tengo otros

El Amor en la cooperación

“Estos son mis principios, pero si me enamoro tengo otros”

Cuando la escuché me impactó. En realidad, no fueron exactamente estas palabras. Fueron otras algo similares en boca de Bilisuma, una joven mujer etíope: “No me quiero enamorar, porque quiero seguir estudiando”.

Esta es su historia que quiero compartir con vosotros:

“Mi hermana en la escuela siempre sacaba la mejor nota, disfrutaba leyendo, escribiendo por las noches, soñaba con estudiar medicina y curar a las personas. Pero un día mis padres la casaron con un hombre al quien apenas conocía y al poco tiempo se quedó embarazada y allí se acabó su sueño.”

Yo ahora estoy en el último año del grado de medicina, en poco meses me graduo. Estoy muy feliz. Amo mis estudio, amo mi trabajo, amo mi país y mi gente.

Y sí, me quiero casar, pero un amor que respete mi trabajo, mi vocación, mis principios, en fin, que me respete a mí.

Porque este es mi sueño, no quiero que nadie me los rompa, no quiero que el amor cambie mis principios.”

Esta es la historia de Bilisuma.

En cada lugar del mundo, en cada persona, nos mueve el amor. Un sentimiento universal, vestido de distintas culturas, tradiciones, cadenas…

El Amor ha sido interpretado de manera distinta a lo largo del tiempo, de las historias, de los países… y lo sigue siendo…

A pesar de todo, que nos podamos enamorar, que podamos amar. Los unos a los otros. Cada uno como quiera. Pero siempre, Amor con respeto, dignidad.

Viviendo en Etiopía he convivido con muchas personas, y tras la vestimenta de la cultura, las experiencias, encontramos un cuerpo que funciona igual, unos sentimientos.

El Amor es universal.

Amemos a las personas, amor al prójimo.

Amar sin fronteras, pero sin perder nuestros principios, sin perdernos a nosotras

¡Y que viva el Amor!

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica Frases Iñaki Iñaki Alegria Meme

Ayudar o cooperar No es amar al prójimo para amarme a mí. Sino amarme a mí para poder amar más al prójimo.

No es amar al prójimo para amarme a mí. Sino amarme a mí para poder amar más al prójimo.

Debemos amarnos a nosotros mismos, pero esto no es el fin sino el camino.

El voluntariado no me hace mejor persona.

Pero ser mejor persona me permite hacer cooperar mejor

Please follow and like us:
Categorías
Alegria amb Gambo Àfrica Cooperación EL último cooperante Gambo Iñaki Iñaki Alegria libro Libro Alegría con Gambo: la mirada etíope que alimentó mi vida

El viaje que cambió mi vida y mi mirada

El viaje que cambió mi vida y mi mirada

No sabes por qué pero hay lugares que te llegan al alma y llenan tu vida para siempre. Etiopía es ese lugar para mí. Era residente de pediatría en el hospital de Granollers, una ciudad a las afueras de Barcelona, cuando pisé por primera vez Gambo.

Aún no lo sabía, pero mi existencia iba a cambiar.

Todavía recuerdo el día que llegué a Gambo. Un escalofrío de alegría recorre mi cuerpo cada vez que lo pienso.

¿Cómo resumir la experiencia allí? En aquella ocasión escribí: “Es una experiencia increíble en todos los sentidos y en todos los aspectos de la vida: médica, personal, humana y espiritual. Sobrecogedor. Deslumbrante. Alumbrante. Impactante. Inolvidable. Vinculante. Excepcional. Aquí comparten cama la vida y la muerte”.

No podía dormir, cerraba los ojos y veía el sufrimiento de Ruziya, Abdulakim… «Una vez has puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren de hambre no puedes permanecer indiferente», anoté en un trozo de papel una de las tantas noches en vela en las que no podía conciliar el sueño. Cerraba los ojos y pensaba en Mikaeli, Abdul… En cómo estarían.

Escribía en las noches de insomnio en una libreta a la luz de una pequeña vela. No teníamos luz en muchas ocasiones. Escribía para expresar mi angustia, para liberarme de ella. El papel era y es la voz de mi alma, mi compañero que nunca falla ni me abandona.

Estos escritos terapéuticos los publicaba en el blog que creé para la ocasión: Cooperación con Alegría (www.cooperacioambalegria.co). A día de hoy sigo escribiendo, lo sigo necesitando, no me puedo acostumbrar al sufrimiento ajeno. No quiero acostumbrarme. Superé el sufrimiento gracias a una excelente acogida en Gambo, al apoyo de la gente de allí, a su amistad. Les estoy agradecido de manera infinita. Sin ellos no hubiese sido posible.

Aún no lo sabía, pero Gambo y sus gentes iban a cambiar mi vida.

Esta es la historia que sigo escribiendo.

Gracias por abrirme los ojos, por deslumbrarme y cambiarme la mirada.

Por entender que como bien dice el proverbio africano

“Hasta que los leones no tengan sus propios historiadores, la historia siempre glorificará a los cazadores”

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica

Mamá, yo también quiero dar teta

Muy buenos días

Hoy os quiero recomendar un libro de una pediatra que nos apoya en el hospital de Gambo, que acaba de escribir un libro y ha decidido donarnos los beneficios.

Muchísimas gracias de todo corazón Raquel!!

«‘Mamá, yo también quiero dar teta» es un homenaje a las abuelas, a las madres y a las hijas. A esa sensación de sentirte arropada, apoyada y ayudada por tu madre cuando te toca a ti dar pecho. Es una historia de amor, respeto, y sentimientos de unión entre mujeres.

https://arboldeamor.com/colaboracion-mama-yo-tambien-quiero-dar-teta/

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica

Todos somos influencers

Todos somos influencers

Eres #influencer.

Cada acción nuestra es un ejemplo, y de nosotros depender ser un buen ejemplo o un mal ejemplo.

En una época en la que hablamos de #influencers, debemos saber que nosotros también somos influencers, con nuestras palabras, actitudes y acciones influimos en las de las otras personas.

Pero debemos serlo con valores de humildad, sacrificio, trabajo, empatía y compromiso en cada una de nuestras acciones.

Nuestro ejemplo cambia el mundo, cada pequeña acción, el cambio empieza en nosotros.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica EL último cooperante Gambo Iñaki Iñaki Alegria libro Libro Alegría con Gambo: la mirada etíope que alimentó mi vida

El último cooperante: en un mundo de igual a igual la cooperación no tiene lugar

Consejos que habría agradecido antes de “ir de cooperación”

La solidaridad mal entendida puede perjudicar más que hacer bien. El autor de este texto lo ha vivido en su piel desde sus inicios como voluntario hasta su posición como director de un hospital rural en Etiopía

No pretendo dar una lección a nadie, al contrario; la redacción de este artículo nace de mis propios errores y prejuicios, así que me gustaría compartirlo para que no cometáis los mismos que yo.  Hace más de siete años llegué a Etiopía por primera vez. Lo hice con un corazón dispuesto a ayudar y salvar el mundo, con una mente llena de desconocimiento, una mochila cargada de prejuicios y verdades a medias. Durante esos años viviendo en este país del cuerno de África, y con estancias también en Honduras, Senegal y Angola, he aprendido lo equivocado que estaba.

https://elpais.com/elpais/2019/04/08/planeta_futuro/1554741038_788429.html

No es ir a tener una experiencia, es ir a trabajar. Y para ello, no todo vale. Lo mismo que exigimos en cualquier trabajo y voluntariado en España —formación, compromiso, valores, responsabilidad, ética, moral…— debemos exigirlo en los otros países. No por disponer de menos recursos debemos permitir que todo valga, debemos apostar por la misma excelencia que en cualquier otro lugar.

El voluntariado no es: postureo, influencers, youtubers, volunturismo, ayudar en lo que haga falta, unas vacaciones diferentes o ir a vivir una experiencia.

El voluntariado sí es: trabajo, compromiso, respeto, colaboración, empatía y humildad.

Cuando comencé, yo hubiera agradecido los siguientes consejos:

  1. Ir sin cámara de fotos ni cámara de móvil o ser capaz de no hacerme fotos.
  2. Apostar por la excelencia: es necesaria una buena formación y profesionalidad. No es suficiente la voluntad de ayudar en lo que haga falta
  3. No postureo, no volunturismo, no influencers, no youtubers: O lo que es lo mismo, discreción: que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha.
  4. No pretender ser unos de los reyes magos, es decir, no ir repartiendo ni ropa ni caramelos ni nada a diestro y siniestro
  5. No pensar que en un mes vas a cambiar el mundo. Ni en tres…

Todo esto se puede resumir en una sola advertencia: no hagas en otro país lo que nunca harías en el tuyo.

Frases que dije cuando no debía

1. “Este verano me voy a África”.

Sé perfectamente que África no es un país, sin embargo, muchas veces seguimos hablando como si así lo fuese.

2. “¿Cómo viven en Etiopía?”.

Quien dice Etiopía, dice también Senegal, Angola, India, China, Yemen… Es una pregunta que lo mejor es no hacerla, pero una vez hecha, lo mejor que podemos hacer es aprender a no responderla. Toda respuesta será parcial. Lo mismo ocurre con otras que vendrán a continuación: “Y en Etiopía ¿Qué comen? ¿Cómo cocinan? ¿Dónde orinan y defecan?”. Cuando pensaba en Etiopía, lo hacía como un todo, como si fuese una masa homogénea, y además pobre. Pensaba que vivían en poblados con viviendas de adobe y paja, comerían a base de cereales, cocinando con leña y orinando en letrinas. Y es cierto, hay personas en Etiopía para las que la vida es así. No es una visión falsa, es una mirada parcial y sesgada porque, del mismo modo, en el mismo país hay otras personas que viven en un noveno piso de un edificio, con agua corriente, cocina de vitrocerámica de inducción, lavadora…

Así que debemos preguntarnos también: «¿Cómo viven en España?» Pueden vivir en la calle, ser desahuciado, tener una casa… Podemos pensar que la manera de vivir en España y en Etiopía es muy diferente; sin embargo, hay personas en Adís Abeba (la capital) que viven de manera más parecida a personas de clase media en Madrid que a una zona rural de su país. De modo que ya podemos pensar en el poco sentido de la pregunta formulada al inicio.

3. “Ah, esto no parece África”.

Esta es una expresión que dije cuando me encontré ante una autopista bien asfaltada, o un edificio de más de 20 pisos. Es porque me imaginaba Etiopía como un desierto de polvo y sequía con casas de adobe y paja. Error. Los rascacielos y autopistas son tan de Etiopía como las chozas. En general, todo lo que asociamos al mundo desarrollado no lo asociamos a África.

4. “Ah, pues está buena la comida”.

Esta frase que aparentemente nos puede parecer inocente y positiva, en realidad de inocente no tiene nada y es negativa. Estoy ya juzgando y pensando que por estar en Etiopía la comida no puede estar buena.

5. “Voy a ayudar en lo que haga falta”.

¡Cuántas veces he dicho esta frase! Sin embargo, ahora me doy cuenta de que nunca se me ocurriría presentarme en un hospital de Suecia, decir que soy médico y que voy a trabajar en lo que haga falta sin acreditarlo con ningún título y además presentarme con una caja de medicamentos caducados que acabo de traer de mi país escondido entre el equipaje.

6. “Ya que voy a un país pobre, voy a hacer una recogida de medicamentos”.

Sí, también lo hice. Y además hice cómplices de mi buena voluntad a otros compañeros y amigos a quienes agradezco su colaboración. Es cierto que iba a un hospital rural con escasez de medicamentos, pero la capital del país dispone de farmacias y distribuidores locales donde comprar todas las medicinas y material sanitario. No es necesario ni justificado el contrabando ilegal de fármacos escondido entre la ropa con buena intención. ¿O acaso en los hospitales de España permitimos que nos llegue un sueco a enviarnos medicamentos de Suecia que no entendemos, ni hemos solicitado y quizá no es ni lo que más necesitamos?

7. “Ya que no tienen medicamentos, podemos usar los caducados”.

No puedo caer en la trampa de que al ser pobres tienen que aceptar cualquier trato y cualquier circunstancia con una sonrisa en la boca. Ser pobre no significa tener que aceptar tomar medicamentos caducados o que te guste la comida fría y en mal estado, o que sus imágenes e historia personal se difundan sin su consentimiento. Son pobres económicamente hablando, pero no en dignidad ni derechos. Tienen el mismo derecho a la intimidad, y por ello, merecen ser visitados con discreción y acogerse al secreto profesional. Ni ellos son menos ni nosotros somos más. Es una relación de igualdad, horizontal.

Son personas con la misma dignidad, los mismos derechos y que merecen el mismo trato que cualquier otra. No todo vale. Debo trabajar buscando la máxima excelencia y dignidad. No todo vale. No son el vertedero de nuestro exceso ni tampoco el túnel de lavado de nuestra conciencia. Y no debe serlo. No puedo hacer en otro país no lo haría en el mío.

8. “Voy a repartir caramelos y ropa”.

No somos los Reyes Magos. Si en España no voy por las calles repartiendo ropa sin criterio alguno, en otro país tampoco. Hay organizaciones e instituciones que canalizan esta ayuda sabiendo las necesidades y priorizando con criterio.

9. “Siempre están sonriendo, están siempre felices cuando no tienen nada”.

La primera impresión así era. Acababa de llegar y los veía con sus sonrisas de oreja a oreja; luego aprendí que en muchas ocasiones es una sonrisa social y cultural de acogida y agradecimiento hacia nosotros. Si realmente estuviesen tan felices y sonrientes como me pensaba no se jugarían la vida cruzando el desierto y el mar en patera. Estaba idealizando la pobreza.

10. “Sé lo que sienten, me pongo en su piel. He estado un día sin comer y durmiendo en el suelo”.

Por mucho esfuerzo de empatía que haga, por muchos años que lleve con ellos, debo tener la humildad de reconocer que no tengo ni idea de lo que es tener hambre de verdad, comer cada dos días, cargar con 10 kilos de agua a las espaldas durante dos kilómetros cada día, dormir en el suelo noche sí y noche también.

Yo, en cualquier momento puedo coger el avión y regresar. He escogido libremente ir, puedo volver cuando quiera. Ellos no pueden elegir. Vivimos en un único mundo, debemos ayudarnos y colaborar mutuamente. Con estas palabras no quiero desanimar a nadie a hacerlo, al contrario, animaros, pero siempre con el máximo respeto, dignidad y profesionalidad. Parafraseando a Chinua Achebe, debemos “ayudar a la sociedad de África a recuperar la fe en sí misma y superar los complejos de años de denigración y autodesprecio”. A veces, la cooperación hace todo lo contrario, así que quizá sea el momento de replantearla o bien limitarnos a ser los últimos cooperantes.

Iñaki Alegría es pediatra, fundador de la ONGD Alegría Sin Fronteras y director médico del Hospital General Rural de Gambo, Etiopía. Es autor del blog Cooperación amb alegría.

El último cooperante

https://elpais.com/elpais/2019/04/08/planeta_futuro/1554741038_788429.html

Este libro se desarrolla en Etiopía, más concretamente en la región rural de Gambo, al sur del país. En él intento explicar la evolución de mi pensamiento a lo largo de los más de cinco años viviendo en Etiopía. Llegué con una mentalidad de blanco salvador del mundo, con una mochila de estereotipos y prejuicios; y a través de la convivencia y un baño de humildad viví un proceso de transformación que culminó con el fin del paternalismo y la apuesta  por el final de la cooperación. Etiopía no tiene que imitar a nadie, ni tenemos que decidir qué es el desarrollo.

Lo más triste de África es nuestra ignorancia, pero sobre todo la falta de ganas de querer conocerla. Por eso, esta trata de ser una lectura para romper mitos y estereotipos sobre el continente y sobre el modelo de cooperación a través de la vivencia personal.

La cooperación como hoy la entendemos debe desaparecer por amor, entregar la vida como uno más, poner fin al colonialismo, paternalismo, cooperación vertical e iniciar una nueva etapa de colaboración horizontal.

No, no soy cooperante. Si fuese a Suiza seguiría siendo pediatra, ¿por qué si me voy a Etiopía debería ser cooperante

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica

Las 10 frases que nunca debería haber dicho

Las 10 frases que nunca debería haber dicho

  1. “Este verano me voy a África”.

Sé perfectamente que África no es un país, sin embargo, muchas veces seguimos hablando como si así lo fuese.

  1. “¿Cómo viven en Etiopía?”.

Quien dice Etiopía, dice también Senegal, Angola, India, China, Yemen… Es una pregunta que lo mejor es no hacerla, pero una vez hecha, lo mejor que podemos hacer es aprender a no responderla. Toda respuesta será parcial. Lo mismo ocurre con otras que vendrán a continuación: “Y en Etiopía ¿Qué comen? ¿Cómo cocinan? ¿Dónde orinan y defecan?”. Cuando pensaba en Etiopía, lo hacía como un todo, como si fuese una masa homogénea, y además pobre. Pensaba que vivían en poblados con viviendas de adobe y paja, comerían a base de cereales, cocinando con leña y orinando en letrinas. Y es cierto, hay personas en Etiopía para las que la vida es así. No es una visión falsa, es una mirada parcial y sesgada porque, del mismo modo, en el mismo país hay otras personas que viven en un noveno piso de un edificio, con agua corriente, cocina de vitrocerámica de inducción, lavadora…

Así que debemos preguntarnos también: «¿Cómo viven en España?» Pueden vivir en la calle, ser desahuciado, tener una casa… Podemos pensar que la manera de vivir en España y en Etiopía es muy diferente; sin embargo, hay personas en Adís Abeba (la capital) que viven de manera más parecida a personas de clase media en Madrid que a una zona rural de su país. De modo que ya podemos pensar en el poco sentido de la pregunta formulada al inicio.

  1. “Ah, esto no parece África”.

Esta es una expresión que dije cuando me encontré ante una autopista bien asfaltada, o un edificio de más de 20 pisos. Es porque me imaginaba Etiopía como un desierto de polvo y sequía con casas de adobe y paja. Error. Los rascacielos y autopistas son tan de Etiopía como las chozas. En general, todo lo que asociamos al mundo desarrollado no lo asociamos a África.

  1. “Ah, pues está buena la comida”.

Esta frase que aparentemente nos puede parecer inocente y positiva, en realidad de inocente no tiene nada y es negativa. Estoy ya juzgando y pensando que por estar en Etiopía la comida no puede estar buena.

  1. “Voy a ayudar en lo que haga falta”.

¡Cuántas veces he dicho esta frase! Sin embargo, ahora me doy cuenta de que nunca se me ocurriría presentarme en un hospital de Suecia, decir que soy médico y que voy a trabajar en lo que haga falta sin acreditarlo con ningún título y además presentarme con una caja de medicamentos caducados que acabo de traer de mi país escondido entre el equipaje.

  1. “Ya que voy a un país pobre, voy a hacer una recogida de medicamentos”.

Sí, también lo hice. Y además hice cómplices de mi buena voluntad a otros compañeros y amigos a quienes agradezco su colaboración. Es cierto que iba a un hospital rural con escasez de medicamentos, pero la capital del país dispone de farmacias y distribuidores locales donde comprar todas las medicinas y material sanitario. No es necesario ni justificado el contrabando ilegal de fármacos escondido entre la ropa con buena intención. ¿O acaso en los hospitales de España permitimos que nos llegue un sueco a enviarnos medicamentos de Suecia que no entendemos, ni hemos solicitado y quizá no es ni lo que más necesitamos?

  1. “Ya que no tienen medicamentos, podemos usar los caducados”.

No puedo caer en la trampa de que al ser pobres tienen que aceptar cualquier trato y cualquier circunstancia con una sonrisa en la boca. Ser pobre no significa tener que aceptar tomar medicamentos caducados o que te guste la comida fría y en mal estado, o que sus imágenes e historia personal se difundan sin su consentimiento. Son pobres económicamente hablando, pero no en dignidad ni derechos. Tienen el mismo derecho a la intimidad, y por ello, merecen ser visitados con discreción y acogerse al secreto profesional. Ni ellos son menos ni nosotros somos más. Es una relación de igualdad, horizontal.

Son personas con la misma dignidad, los mismos derechos y que merecen el mismo trato que cualquier otra. No todo vale. Debo trabajar buscando la máxima excelencia y dignidad. No todo vale. No son el vertedero de nuestro exceso ni tampoco el túnel de lavado de nuestra conciencia. Y no debe serlo. No puedo hacer en otro país no lo haría en el mío.

  1. “Voy a repartir caramelos y ropa”.

No somos los Reyes Magos. Si en España no voy por las calles repartiendo ropa sin criterio alguno, en otro país tampoco. Hay organizaciones e instituciones que canalizan esta ayuda sabiendo las necesidades y priorizando con criterio.

  1. “Siempre están sonriendo, están siempre felices cuando no tienen nada”.

La primera impresión así era. Acababa de llegar y los veía con sus sonrisas de oreja a oreja; luego aprendí que en muchas ocasiones es una sonrisa social y cultural de acogida y agradecimiento hacia nosotros. Si realmente estuviesen tan felices y sonrientes como me pensaba no se jugarían la vida cruzando el desierto y el mar en patera. Estaba idealizando la pobreza.

  1. “Sé lo que sienten, me pongo en su piel. He estado un día sin comer y durmiendo en el suelo”.

Por mucho esfuerzo de empatía que haga, por muchos años que lleve con ellos, debo tener la humildad de reconocer que no tengo ni idea de lo que es tener hambre de verdad, comer cada dos días, cargar con 10 kilos de agua a las espaldas durante dos kilómetros cada día, dormir en el suelo noche sí y noche también.

Yo, en cualquier momento puedo coger el avión y volver. He escogido libremente ir, puedo volver cuando quiera. Ellos no pueden elegir. Vivimos en un único mundo, debemos ayudarnos y colaborar mutuamente. Con estas palabras no quiero desanimar a nadie a hacerlo, al contrario, animaros, pero siempre con el máximo respeto, dignidad y profesionalidad. Parafraseando a Chinua Achebe, debemos “ayudar a la sociedad de África a recuperar la fe en sí misma y superar los complejos de años de denigración y autodesprecio”. A veces, la cooperación hace todo lo contrario, así que quizá sea el momento de replantear la cooperación o bien limitarnos a ser los últimos cooperantes.

Consejos que habría agradecido antes de “ir de cooperación”

La solidaridad mal entendida puede perjudicar más que hacer bien. El autor de este texto lo ha vivido en su piel desde sus inicios como voluntario hasta su posición como director de un hospital rural en Etiopía

https://elpais.com/elpais/2019/07/09/planeta_futuro/1562678762_692307.html

Iñaki Alegría es pediatra, fundador de la ONGD Alegría Sin Fronteras y director médico del Hospital General Rural de Gambo, Etiopía. Es autor del blog Cooperación amb alegría.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Amistad Amor Àfrica Ethiopia Etiòpia Etiopía Explotada Fam Gambo Hambre

Objetivo África: sin cámara de fotos ni móvil

Consejos que habría agradecido antes de “ir de cooperación”

La solidaridad mal entendida puede perjudicar más que hacer bien. El autor de este texto lo ha vivido en su piel desde sus inicios como voluntario hasta su posición como director de un hospital rural en Etiopía

VOLUNTARIADO

Publicado en El País Planeta Futoro.

Puedes leer el artículo entero en:

https://elpais.com/elpais/2019/07/09/planeta_futuro/1562678762_692307.html

Gambo (Etiopía)

No pretendo dar una lección a nadie, al contrario; la redacción de este artículo nace de mis propios errores y prejuicios, así que me gustaría compartirlo para que no cometáis los mismos que yo.  Hace más de siete años llegué a Etiopía por primera vez. Lo hice con un corazón dispuesto a ayudar y salvar el mundo, con una mente llena de desconocimiento, una mochila cargada de prejuicios y verdades a medias. Durante esos años viviendo en este país del cuerno de África, y con estancias también en Honduras, Senegal y Angola, he aprendido lo equivocado que estaba.

Llega el calor, con ello el verano, las vacaciones y el auge del espíritu de ayudar, cooperar… Está de moda la solidaridad y esto es bueno si se hace bien, pero puede perjudicar mucho en caso contrario. Uno de los principales problemas es que demasiadas veces damos la imagen de blanco-bueno-busca-negro-pobre de la que ya hace años nos advirtió Gustau Nerín con su libro homónimo. Debemos evitar el postureo, el volunturismo, y para ello te recomiendo ir sin cámara de fotos y sin móvil, ser capaz de no tomarte ni una foto. Es la mejor manera de no caer en el vicio de colgarla en las redes.

No es ir a tener una experiencia, es ir a trabajar. Y para ello, no todo vale. Lo mismo que exigimos en cualquier trabajo y voluntariado en España —formación, compromiso, valores, responsabilidad, ética, moral…— debemos exigirlo en los otros países. No por disponer de menos recursos debemos permitir que todo valga, debemos apostar por la misma excelencia que en cualquier otro lugar

El voluntariado no es: postureo, influencers, youtubers, volunturismo, ayudar en lo que haga falta, unas vacaciones diferentes o ir a vivir una experiencia.

El voluntariado sí es: trabajo, compromiso, respeto, colaboración, empatía y humildad.

Cuando comencé, yo hubiera agradecido los siguientes consejos:

  1. Ir sin cámara de fotos ni cámara de móvil o ser capaz de no hacerme fotos.

  2. Apostar por la excelencia: es necesaria una buena formación y profesionalidad. No es suficiente la voluntad de ayudar en lo que haga falta

  3. No postureo, no volunturismo, no influencers, no youtubers: O lo que es lo mismo, discreción: que no sepa tu mano izquierda lo que hace tu derecha.

  4. No pretender ser unos de los reyes magos, es decir, no ir repartiendo ni ropa ni caramelos ni nada a diestro y siniestro

  5. No pensar que en un mes vas a cambiar el mundo. Ni en tres…

Todo esto se puede resumir en una sola advertencia: no hagas en otro país lo que nunca harías en el tuyo.

Frases que dije cuando no debía

1. “Este verano me voy a África”.

Sé perfectamente que África no es un país, sin embargo, muchas veces seguimos hablando como si así lo fuese.

2. “¿Cómo viven en Etiopía?”.

Quien dice Etiopía, dice también Senegal, Angola, India, China, Yemen… Es una pregunta que lo mejor es no hacerla, pero una vez hecha, lo mejor que podemos hacer es aprender a no responderla. Toda respuesta será parcial. Lo mismo ocurre con otras que vendrán a continuación: “Y en Etiopía ¿Qué comen? ¿Cómo cocinan? ¿Dónde orinan y defecan?”. Cuando pensaba en Etiopía, lo hacía como un todo, como si fuese una masa homogénea, y además pobre. Pensaba que vivían en poblados con viviendas de adobe y paja, comerían a base de cereales, cocinando con leña y orinando en letrinas. Y es cierto, hay personas en Etiopía para las que la vida es así. No es una visión falsa, es una mirada parcial y sesgada porque, del mismo modo, en el mismo país hay otras personas que viven en un noveno piso de un edificio, con agua corriente, cocina de vitrocerámica de inducción, lavadora…

Así que debemos preguntarnos también: «¿Cómo viven en España?» Pueden vivir en la calle, ser desahuciado, tener una casa… Podemos pensar que la manera de vivir en España y en Etiopía es muy diferente; sin embargo, hay personas en Adís Abeba (la capital) que viven de manera más parecida a personas de clase media en Madrid que a una zona rural de su país. De modo que ya podemos pensar en el poco sentido de la pregunta formulada al inicio.

3. “Ah, esto no parece África”.

Esta es una expresión que dije cuando me encontré ante una autopista bien asfaltada, o un edificio de más de 20 pisos. Es porque me imaginaba Etiopía como un desierto de polvo y sequía con casas de adobe y paja. Error. Los rascacielos y autopistas son tan de Etiopía como las chozas. En general, todo lo que asociamos al mundo desarrollado no lo asociamos a África.

4. “Ah, pues está buena la comida”.

Esta frase que aparentemente nos puede parecer inocente y positiva, en realidad de inocente no tiene nada y es negativa. Estoy ya juzgando y pensando que por estar en Etiopía la comida no puede estar buena.

5. “Voy a ayudar en lo que haga falta”.

¡Cuántas veces he dicho esta frase! Sin embargo, ahora me doy cuenta de que nunca se me ocurriría presentarme en un hospital de Suecia, decir que soy médico y que voy a trabajar en lo que haga falta sin acreditarlo con ningún título y además presentarme con una caja de medicamentos caducados que acabo de traer de mi país escondido entre el equipaje.

6. “Ya que voy a un país pobre, voy a hacer una recogida de medicamentos”.

Sí, también lo hice. Y además hice cómplices de mi buena voluntad a otros compañeros y amigos a quienes agradezco su colaboración. Es cierto que iba a un hospital rural con escasez de medicamentos, pero la capital del país dispone de farmacias y distribuidores locales donde comprar todas las medicinas y material sanitario. No es necesario ni justificado el contrabando ilegal de fármacos escondido entre la ropa con buena intención. ¿O acaso en los hospitales de España permitimos que nos llegue un sueco a enviarnos medicamentos de Suecia que no entendemos, ni hemos solicitado y quizá no es ni lo que más necesitamos?

7. “Ya que no tienen medicamentos, podemos usar los caducados”.

No puedo caer en la trampa de que al ser pobres tienen que aceptar cualquier trato y cualquier circunstancia con una sonrisa en la boca. Ser pobre no significa tener que aceptar tomar medicamentos caducados o que te guste la comida fría y en mal estado, o que sus imágenes e historia personal se difundan sin su consentimiento. Son pobres económicamente hablando, pero no en dignidad ni derechos. Tienen el mismo derecho a la intimidad, y por ello, merecen ser visitados con discreción y acogerse al secreto profesional. Ni ellos son menos ni nosotros somos más. Es una relación de igualdad, horizontal.

Son personas con la misma dignidad, los mismos derechos y que merecen el mismo trato que cualquier otra. No todo vale. Debo trabajar buscando la máxima excelencia y dignidad. No todo vale. No son el vertedero de nuestro exceso ni tampoco el túnel de lavado de nuestra conciencia. Y no debe serlo. No puedo hacer en otro país no lo haría en el mío.

8. “Voy a repartir caramelos y ropa”.

No somos los Reyes Magos. Si en España no voy por las calles repartiendo ropa sin criterio alguno, en otro país tampoco. Hay organizaciones e instituciones que canalizan esta ayuda sabiendo las necesidades y priorizando con criterio.

9. “Siempre están sonriendo, están siempre felices cuando no tienen nada”.

La primera impresión así era. Acababa de llegar y los veía con sus sonrisas de oreja a oreja; luego aprendí que en muchas ocasiones es una sonrisa social y cultural de acogida y agradecimiento hacia nosotros. Si realmente estuviesen tan felices y sonrientes como me pensaba no se jugarían la vida cruzando el desierto y el mar en patera. Estaba idealizando la pobreza.

10. “Sé lo que sienten, me pongo en su piel. He estado un día sin comer y durmiendo en el suelo”.

Por mucho esfuerzo de empatía que haga, por muchos años que lleve con ellos, debo tener la humildad de reconocer que no tengo ni idea de lo que es tener hambre de verdad, comer cada dos días, cargar con 10 kilos de agua a las espaldas durante dos kilómetros cada día, dormir en el suelo noche sí y noche también.

Yo, en cualquier momento puedo coger el avión y regresar. He escogido libremente ir, puedo volver cuando quiera. Ellos no pueden elegir. Vivimos en un único mundo, debemos ayudarnos y colaborar mutuamente. Con estas palabras no quiero desanimar a nadie a hacerlo, al contrario, animaros, pero siempre con el máximo respeto, dignidad y profesionalidad. Parafraseando a Chinua Achebe, debemos “ayudar a la sociedad de África a recuperar la fe en sí misma y superar los complejos de años de denigración y autodesprecio”. A veces, la cooperación hace todo lo contrario, así que quizá sea el momento de replantearla o bien limitarnos a ser los últimos cooperantes.

Iñaki Alegría es pediatra, fundador de la ONGD Alegría Sin Fronteras y director médico del Hospital General Rural de Gambo, Etiopía. Es autor del blog Cooperación amb alegría.

Please follow and like us: