Categorías
#AfricaVisibleC19 Àfrica Coronavirus

COVID19 en Etiopía: La curva sigue en ascenso y ya supera los 50.000 casos

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Alegria amb Gambo Àfrica Coronavirus Etiopía Gambo

Se inician las PCR a COVID19 en el Hospital de Gambo de Etiopía

Se inician las PCR a COVID19 en el Hospital de Gambo de Etiopía

Hemos creado un comité de actuación y un equipo para la realización de ciertos y pruebas de PCR bien formado.

Un equipo multidisciplinar ha inciado la toma de muestras para la realización de PCR a COVID19 en los casos sospechosos ingresados en el Hospital de Gambo.

El equipo del hospital de Gambo también se va a desplzar a los centros de salud de las comunidades rurales para realizar la toma de muestras PCR en las comunidad rurales que presenten casos sospechosos.

De este modo el Hospital de Gambo se convierte en Hospital de Referencia para el cribado, diagnóstico, control y tratamiento de los casos sospechosos y confirmados de COVID19.

El Hospital de Gambo apoya y trabaja siguiendo los protocolos de la Organización Mundial de la Salud, el Misniterio de Sanidad de Etiopía.

Equipazo para combatir el Coronavirus en el Hospital de Gambo

#RealLivesHeroes en primera línea

#HeroesSinCapa en primera línea

Gambo #RealLivesHeroes

COVID-19 team

Estrategia COVID-19: Salvar vidas y refuerzo de los sistemas de salud pública

Estrategia COVID-19: Salvar vidas y refuerzo de los sistemas de salud pública, Proteger y recuperar derechos y medios de vida de las personas más vulnerables y Preservar y transformar los sistemas socioeconómicos, recuperar el tejido productivo y reforzar la gobernabilidad democrática.

– Salvar vidas y refuerzo de los sistemas de salud pública: centrado en el ODS 3 (Salud y bienestar).

– Proteger y recuperar derechos y medios de vida de las personas más vulnerables: incluye líneas de trabajo en los ODS 1 (Fin de la pobreza), ODS 2 (Hambre cero), ODS 4 (Educación de calidad), ODS 5 (Igualdad de género), ODS 6 (Agua limpia y saneamiento), ODS 7 (Energía asequibles y no contaminante), ODS 8 (Trabajo decente y crecimiento económico),

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Addis Abeba Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Coronavirus Gambo Gambo Rural Hospital Iñaki Alegria Saint Paul's Hospital

Firmamos el acuerdo de colaboración con el Saint Paul’s Hospital de Addis Ababa

Firmamos el acuerdo de colaboración con el Saint Paul’s Hospital de Addis Ababa

La COVID19, sigue creciendo en Etiopía alcanzando nuevos máximos diarios y acumulados.

El Saint Paul’s Hospital and Milleniu Medical College (SPHMMC) es un hospital terciario público de Etiopía ubicado en la capital del país Addis Ababa.

Desde el Hospital General Rural de Gambo estamos muy contentos y agradecidos al Saint Paul’s Hospital por su apoyo y colaboración.

Nos ha enviado tres médicos generales que han aportado a Gambo un aire fresco y renovado. Tres jóvenes médicos bien formados, con una gran conocimiento y responsabilidad que se han integrado en Gambo y lo han oxigenado con sus conocimientos actualizados y formados un un gran hospital de la capital, con su compromiso y sacrificio.

Ahora el Saint Paul’s Hospital, es uno de los hospital de referencia para el manejo de los casos confirmados de COVID-19 en Etiopía. Y coordina el hospital de campaña más grande del país con más de 1000 camas, el COVID-19 Millenium Center.

Ahora, desde el Hospital de Gambo y Alegría Sin Fronteras ofrecemos nuestros apoyo ofreciendo asesoramiento profesional para la coordinación de la emergencia, para la resolución de los casos más complejos y apoyo económico para conseguir el preciado material de protección individual y mascarillas para proteger al personal sanitario que trabaja en primera línea.

Estamos convencidos que este acuerdo va a traer beneficios para los dos hospitales y para contribuir a mejorar la sanidad del país.

#RealLivesHeroes en primera línea

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Àfrica Coronavirus

COVID-19 en Etiopía: se alcanza un nuevo pico máximo de casos de Coronavirus

COVID-19 en Etiopía: se alcanza un nuevo pico máximo de casos de Coronavirus

Los casos confirmados de COVID19 en Etiopía siguen en aumento.

La gran mayoría de casos están confirmados en la capital del país, en Addis Ababa, donde junto con el Saint Paul’s Hospital trabajamos en la coordinación del mayor hospital de campaña en el país con más de 1000 camas.

Aumentan los casos confirmados, pero aumentan también las pruebas PCR realizadas, aumentan las altas y recuperaciones, aumenta el seguimiento.

Etiopía está mostrando una gran capacidad de respuesta creando equipos de coordinación, aumentando el personal para la realización de pruebas PCR, aumentando el personal sanitario en centros de salud y hospitales, aumentando las camas de hospitalización, creando hospitales de campaña.

Un país en emergencia continua que sigue en primera línea respondiendo a esta emergencia.

Nosotros, nos unimos, trabajamos codo con codo.

Ahora a través de la firma del convenio de colaboración del Saint Paul’s Hospital, ofrecemos nuestro apoyo a la respuesta por la emergencia de COVID19 al Saint Paul’s Hospital y al ministerio de sanidad de Etiopía.

Mientras, en el hospital de Gambo, seguimos trabajando para mantener la actividad diaria y adaptándonos a las nuevas medidas de la COVID19.

Síguenos para no perderte las últimas novedades

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica Etiopía

Receta Injera, el pan de Etiopía

Receta Injera, el pan de Etiopía

El “pan” etíope a base de teff, un cereal que solo crece en los altiplanos de Etiopía, sin gluten, con más proteínas y nutrientes que el trigo

Aprende a cocinar la injera etíope

Ingredientes: teff y agua

  • 250 gramos de harina de trigo o de teff
  • 400 mililitros de agua

Pasos y Elaboración:

  • Mezcla en un bol o recipiente la harina con el agua y deja reposar la masa cubierta por un trapo limpio y seco.
  • Deja la mezcla fermentar entre 1 y 3 días, hasta que veas burbujas en la masa.
  • Agrega más agua hasta conseguir una textura líquida con consistencia para hacer tortitas y ponle un poco de sal si lo deseas. Calienta una sartén poniendo un poco de aceite en el fondo para que no se pegue y una vez esté caliente echa masa suficiente para hacer una tortita gruesa.

Nota: La injera solo se cocina por un lado así que ponle una tapa y ve vigilando hasta que veas que se forman pequeños agujeros en el pan y está cocinada la masa.

Aprende a cocinar injera

#Recetas

#cocinaEtíope

#injera

Injera, ənǧära እንጀራ [ɨndʒəra]; es un pan plano levantado de masa madre con una textura ligeramente esponjosa, originario de Eritrea y Etiopía.

Tradicionalmente hecho de harina de teff, es el plato nacional de Etiopía y Eritrea. Es fundamental para el proceso de comidas en esas culturas, ya que el pan es el componente más fundamental de cualquier comida etíope o eritrea.

La injera generalmente está hecha de pequeñas semillas de teff ricas en hierro, que se muelen en harina. Es relativamente costoso para el hogar promedio. Como muchos agricultores en las tierras altas de Etiopía cultivan sus propios granos de subsistencia, a veces se usa harina de trigo, cebada, maíz o arroz para reemplazar parte o la totalidad del contenido de teff. Las semillas de teff se clasifican según el color, se usan para hacer diferentes tipos de injera: nech (blanco), key o quey (rojo) y sergegna (mixto).

La harina de teff no contiene gluten.

Para hacer injera, la harina de teff se mezcla con agua. El proceso de fermentación se desencadena al agregar ersho, un líquido amarillo claro que se acumula en la superficie de la masa de harina de teff fermentada y se recolecta de fermentaciones previas. Ersho contiene especies de Bacillus (aeróbicas) y varias levaduras (en orden de abundancia): Candida milleri, Rhodotorula mucilaginosa, Kluyveromyces marxianus, Pichia naganishii y Debaromyces hansenii.  Luego se deja fermentar la mezcla durante un promedio de dos a tres días, dándole un sabor ligeramente ácido. La injera se hornea en panqueques grandes y planos. La viscosidad de la masa permite que se vierta sobre la superficie de cocción, en lugar de extenderse, lo cual es inusual para una levadura o pan de masa fermentada.

En términos de forma, la injera se compara con la crepe francesa y la dosa india como un pan plano cocinado en círculo y utilizado como base para otros alimentos. En sabor y textura, es más similar a la indumentaria del sur de la India. La superficie inferior de la injera, que toca la superficie de calentamiento, tiene una textura relativamente suave, mientras que la parte superior es porosa. Esta textura porosa hace que la injera sea buena para recoger salsas y platos.

Tradicionalmente, la injera se elabora con solo dos ingredientes: Eragrostis tef, también conocido como teff, un grano antiguo de las tierras altas de Etiopía,  y agua. Hay poco escrito o conocido sobre el origen de teff  y, aunque no hay consenso académico, algunos creen que la producción de teff se remonta hasta el año 4000 a. C.  Cuando el teff no está disponible, generalmente debido a su ubicación o limitaciones financieras, la injera se elabora mediante la fermentación de una variedad de granos diferentes, como cebada, mijo y sorgo.  Sin embargo, el teff es el grano preferido para hacer injera, principalmente debido a sus atributos sensoriales (color, olor, sabor).

How to make Ethiopian injera

Injera, ənǧära እንጀራ [ɨndʒəra]; is a sourdough-risen flatbread with a slightly spongy texture, originating from the Eritrea and Ethiopia. Traditionally made out of teff flour, it is the national dish of Ethiopia and Eritrea. It is central to the dining process in those cultures as bread is the most fundamental component of any Ethiopian or Eritrean meal.[

Preparation

Injera is usually made from tiny, iron-rich teff seeds, which are ground into flour. Teff production is limited to certain middle elevations with adequate rainfall, and, as it is a low-yield crop, it is relatively expensive for the average household. As many farmers in the Ethiopian highlands grow their own subsistence grains, wheat, barley, corn, or rice flour are sometimes used to replace some or all of the teff content. Teff seeds are graded according to color, used to make different kinds of injera: nech (white), key or quey (red), and sergegna (mixed). Teff flour is gluten-free.

Batter is poured rapidly in a spiral from the outside inwards. Debre Markos, Ethiopia.

To make injera, teff flour is mixed with water. The fermentation process is triggered by adding ersho, a clear, yellow liquid that accumulates on the surface of fermenting teff flour batter and is collected from previous fermentations. Ersho contains (aerobic) Bacillus species and several yeasts (in order of abundance): Candida milleri, Rhodotorula mucilaginosa, Kluyveromyces marxianus, Pichia naganishii and Debaromyces hansenii.[8] [7] The mixture is then allowed to ferment for an average of two to three days, giving it a mildly sour taste. The injera is baked into large, flat pancakes. The dough’s viscosity allows it to be poured onto the baking surface, rather than rolled out, which is unusual for a yeast or sourdough bread.

In terms of shape, injera compares to the French crêpe and the Indian dosa as a flatbread cooked in a circle and used as a base for other foods. In taste and texture, it is more similar to the South Indian appam. The bottom surface of the injera, which touches the heating surface, has a relatively smooth texture, while the top is porous. This porous texture makes injera good for scooping up sauces and dishes.

Ingredients

Traditionally, injera is made with just two ingredients – Eragrostis tef, also known as teff, an ancient grain from the highlands of Ethiopia, and water. There is little written or known about teff’s origin[10] and while there is no scholarly consensus, some believe that the production of teff dates back as far as 4000 BC. When teff is not available, usually because of location or financial limitations, injera is made by fermenting a variety of different grains, including barley, millet, and sorghum. Teff is, however, the preferred grain for making injera, primarily because of its sensory attributes (color, smell, taste).

A variant of injera known as canjeelo is prepared from a dough of plain flour, self-raising flour, warm water, yeast, and salt. The mixture is beaten by hand until soft and creamy.Sorghum is the preferred flour for making canjeelo. There is a sweet-tasting version, and malawah, a variety made with eggs

Cooking method

The cooking method for injera has changed little since its origin. Traditionally, the flour is mixed with water and fermented for a short period of time. It is baked by pouring the mixture onto a giant circular griddle, known as a mitad.

Injera being cooked on a griddle.

Baking surface

Baking is done on a circular griddle – either a large black clay plate over a fire or a specialized electric stove. The griddle is known as a mitad (ምጣድ) (in Amharic) or mogogo (ሞጎጎ) (in Tigrinya). Mitads have been found at archaeological sites dating back as far as 600 AD. Nowadays, mitads are no longer always made out of clay, but can also be electric.

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica Coronavirus

Ponte en la piel de los héroes que combaten la COVID19 en primera línea… …y en la piel de los que la padecen en primera persona

Ponte en la piel de los héroes que combaten la COVID19 en primera línea…

…y en la piel de los que la padecen en primera persona

El músculo liso de mi corazón se contrae 80 veces en un minuto, bombeando litros de sangre en cada contracción que recorren los 100.000 kilómetros de longitud de la red de arterias y venas.

Es todo perfecto, hasta que empieza a fallar.

Los músculos se coordinan para expandir las costillas.

La perfección del cuerpo humano comprime con una presión negativa el pecho.

No puedo respirar.

Me estoy ahogando.

Quiere respirar hasta con la mirada.
La caja torácica se convierte en su enemiga. Los músculos intercostales se contraen exprimiéndose para abrir las costillas y facilitar así la expansión del pulmón.
El diafragma comprime la cavidad intestinal con el fin de expandir la torácica, robar espacio al abdomen para entregarlo a los pulmones.
El cuerpo coopera, todos trabajan unidos, cada uno en su lugar para que el aire consiga alcanzar los preciados alvéolos pulmonar.El alvéolo pulmonar es el lugar en el que se realiza el intercambio gaseoso, donde la sangre vierte el dióxido de carbono y se llena de oxígeno que repartirá a través de los 100.000 kilómetros de longitud de la red de arterias y venas a todos los rincones del cuerpo.

No puedo respirar. Me estoy ahogando.Repiten sus palabras y su imagen lo corrobora.
La contracción de los músculos intercostales dejan al desnudo las costillas que parece que vayan a romper la frágil piel.
El diafragma sube y baja a un velocidad espeluznante.
Y la nariz aletea,

Se me nubla la vista.

Apenas puedo distinguir los rostros.Una capa de sudor me recorre el cuerpo cubierto de una capa de plástico que actúa de barrera contra el Coronavirus y también contra todo tipo de transpiración, convirtiendo el calor corporal en una sauna.
El cuerpo suda sin saber que no tiene sentido alguno pues el aire no puede evaporar las gotas de sudor caliente y así refrescar mi piel haciendo descender la temperatura. De modo que sigo sudando sin sentido.
La distancia de seguridad resulta difícil.

Inspira profundamente

Inspira profundamente con todos los músculos de su cuerpo como si cada respiración fuese la última. Y es que quizá lo sea.

Moviliza todos los músculos de su cuerpo en cada inspiración para poder coger el máximo aire posible. Cada respiración es una batalla ganada, un aliento de aire para prepararse para la siguiente inspiración. La batalla no para. La muerte acecha robando el aire, cerrando las vías respiratorias.

Tiene 4 años y llega al hospital agotada, lleva demasiado tiempo luchando contra la muerte en cada respiración. Sus bronquios están obstruidos y necesita todo el esfuerzo de los músculos de su cuerpo para hacer entrar en los alvéolos pulmonares el aire necesario para oxigenar los tejidos de su cuerpo. Y lo está consiguiendo. Pero se encuentra cada vez más extenuada. Y en este partido no hay descanso, no hay tiempo muerto. La bronquitis acecha. En cada respiración se le dibujan las costillas en el pecho, muestra del esfuerzo de los músculos para abrir todo lo posible la caja torácica y poder expandir al máximo los pulmones.

Ha llegado al hospital. Podemos y debemos actuar. Salbutamol, una medicación para abrir los bronquios. Hidrocortisona, corticoides para combatir la inflamación. Y oxígeno. El aire preciado, el aire que da vida, el oro en forma gaseosa. Oxígeno, un recurso escaso en los hospitales rurales como Gambo debido a su elevado precio.

Exprime sus pulmones tatuando el reborde de cada costilla en su negra piel. Uno, dos, uno, dos, uno, dos…

Los músculos intercostales, subcostales se están extenuando.

Con todas sus fuerzas extiende el cuello hacia el infinito, intentando inhalar la mayor cantidad de oxígeno posible, exprimiendo el horizonte. Pero de poco sirve.

Los bronquios se encuentran colapsados, aquí radica el problema, el aire con oxígeno se desliza con dificultad silbando durante cada inspiración.

Le cuesta respirar, pero tenemos escasez de oxígeno. Estamos comentando que tenemos nueve niños que necesitan oxígeno y tenemos solo dos concentradores de oxígeno y cilindros de oxígeno que se están vaciando.

Tenemos que calcular todos los que necesitan oxígeno y priorizar entre los que están más graves. Es una situación muy dramática. Hace falta conseguir más concentradores para no tener que racionar tanto el oxígeno.

Cuando se va la luz nos vemos obligados a poner el generador de fuel que es la ruina económica. La alternativa son los cilindros de oxígeno, el problema es que tan solo se pueden rellenar en la capital y también es muy costoso el transporte de las pesadas bombonas.

Mientras tanto,  demasiados niños siguen luchando por conseguir aire.

Debemos priorizar a los niños y adultos que más lo necesitan. En cuanto mejoran los retiramos para beneficio de los que han empeorado.

Estamos sin suficiente oxígeno para hacer frente a la COVID19

#Coronavirus

#COVID19

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 #RiquezaqueEmpobrece Àfrica Etiòpia Etiopía

La Etiopía que he visto es una tierra de esperanza, tenacidad y llena de optimismo.

La Etiopía que he visto es una tierra de esperanza, tenacidad y llena de optimismo.

Las africanas que estudiamos parece que rompemos estereotipos tan solo con respirar

Quizá sea el momento que hablar algo positivo de África ya no sea romper estereotipos

Hablar de África y Coronavirus o El peligro de caer en los estereotipos al querer hablar de romperlos

Los titulares del Coronavirus en África son esperanzadores, y pensaba que también positivos antes de compartirlos con mis colegas etíopes y que me desconfinaran la mirada y me mostrasen los tintes colonialistas.

“A nosotros nos sorprende que el Coronavirus esté causando miles de muertos en España e Italia. A vosotros os sorprende que no los esté causando en África. Nosotros habíamos idealizado la fortaleza de Europa. Vosotros habíais infravalorado la capacidad de respuesta de África.” Así de contundente me ha dado respuesta la Dra. Samrawit , la primera doctora residente en Gambo proveniente de Addis Abeba.

“Cada vez que leo una noticia positiva sobre África ya sé que van a hablar de algo acerca de romper estereotipos. Eso me molesta. Quizá sea el momento en el que hablar sobre algo positivo de África ya no signifique romper estereotipos.” me comenta con voz serena, pero en la que puedo percibir cierto enojo en su tono. Y tras una breve pausa prosigue. “En mi caso. Soy mujer. Soy etíope. Soy doctora. Quiero hacer la especialidad de cirugía. Parece que las mujeres como yo rompemos estereotipos tan solo con existir.  Hasta que no entendamos que hablar de África en positivo no implica hablar de romper estereotipos, no conseguiremos acabar con ellos.” Samrawit, me habla con calma pero con palabras firmes.

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Addis Abeba Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Coronavirus Etiopía Iñaki Alegria Saint Paul's Hospital

Hablar de África y Coronavirus o El peligro de caer en los estereotipos al querer hablar de romperlos

Hablar de África y Coronavirus o El peligro de caer en los estereotipos al querer hablar de romperlos

Los titulares del Coronavirus en África son esperanzadores, y pensaba que también positivos antes de compartirlos con mis colegas etíopes y que me desconfinaran la mirada y me mostrasen los tintes colonialistas.

“A nosotros nos sorprende que el Coronavirus esté causando miles de muertos en España e Italia. A vosotros os sorprende que no los esté causando en África. Nosotros habíamos idealizado la fortaleza de Europa. Vosotros habíais infravalorado la capacidad de respuesta de África.” Así de contundente me ha dado respuesta la Dra. Samrawit , la primera doctora residente en Gambo proveniente de Addis Abeba.

“Cada vez que leo una noticia positiva sobre África ya sé que van a hablar de algo acerca de romper estereotipos. Eso me molesta. Quizá sea el momento en el que hablar sobre algo positivo de África ya no signifique romper estereotipos.” me comenta con voz serena, pero en la que puedo percibir cierto enojo en su tono. Y tras una breve pausa prosigue. “En mi caso. Soy mujer. Soy etíope. Soy doctora. Quiero hacer la especialidad de cirugía. Parece que las mujeres como yo rompemos estereotipos tan solo con existir.  Hasta que no entendamos que hablar de África en positivo no implica hablar de romper estereotipos, no conseguiremos acabar con ellos.” Samrawit, me habla con calma pero con palabras firmes.

Las palabras de la Dra Samrawit me hacen reflexionar.  Su voz no es la única que se escucha, la suya es tan solo un ejemplo de la mentalidad de jóvenes etíopes que me hacen reflexionar y con sus palabras contribuyen a derribar los muros que todavía envuelven mi mirada y mentalidad heredadas de una educación recibida en un país blanco, europeo y colonizador. El continente se ha liberado de la época colonial pero aún persiste una historia de África construida desde fuera, una imagen del continente basada en lo que le falta, no en lo que tiene.

Samrawit, es una de las muchas personas que he conocido en Etiopía y me ha hecho ver que debo descolonizar mis pensamientos. Llegué a Etiopía por primera vez hace más de ocho años, y lo hice con una mentalidad superior, pensando que tenía algo que ofrecer y con una equivocada visión del voluntariado y la cooperación (“Consejos que hubiese agradecido antes de ir de cooperación”). No es malo ofrecer. El problema es cuando pienso que eso que tengo que ofrecer es porque ellos no lo tienen. Por supuesto, quiero seguir ofreciendo a Etiopia, un país que me ha enamorado, pero no porque ellos no lo tengan, sino ofrecer como podría ofrecer en Noruega, por decir algo.

También debo mencionar el trabajo que está realizando el Dr Firaol, un joven médico etíope que estudió en el Saint Paul’s Hospital de Addis Abeba. Nos conocimos en el Hospital de Gambo, cuando vino a trabajar durante un año dentro de un marco de colaboración nacional entre el hospital rural y el de la capital. Un programa de cooperación nacional en el que cada año tres médicos recién licenciados realizan una estancia de un año en el hospital rural y de este modo completan su formación, a la vez que aprenden otra realidad y nos ayudan a cubrir el déficit de médicos que tenemos en Gambo.

“Estamos acostumbrados a trabajar durante epidemias.  No es la primera vez que trabajo en un hospital de campaña, ni tampoco en un hospital que se ha reorganizado completamente para atender una epidemia.”  me cuenta Firaol. “En el Hospital de Gambo he aprendido a trabajar en una emergencia continua, a combatir una epidemia de sarampión, a atender partos complicados, a realizar una correcta reanimación neonatal, a ver morir madres en el momento del parto. He descubierto una nueva Etiopía que desconocía dentro de mi propio país.”

Ahora está colaborando en la creación del hospital de campaña en la capital con 1000 camas para atender a las personas con COVID19 en el pabellón Millenium Hall, el pabellón que acogió la celebración de la paz entre Etiopía y Eritrea que llevó al primer ministro Abiy Ahmed a ganar el premio Nobel de la Paz.

Aún es pronto para extraer lecciones y conclusiones, pero sí que es una invitación a mirar a África, no solo para hablar de hambruna, miseria, pobreza… sino también para aprender mutuamente y compartir experiencias en el manejo de epidemias, pandemias y políticas sanitarias… pero no como la excepción, tampoco para romper estereotipos, sino quizá como la nueva normalidad.

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Àfrica Etiopía

Coronavirus en Etiopía: La increíble recuperación de un hombre de más de 100 años

Coronavirus en Etiopía: ‘Increíble recuperación del hombre mayor de 100 años’

La recuperación del coronavirus de un hombre etíope que se cree que tiene al menos 100 años fue «increíble», dijo uno de los médicos que lo atendió a la BBC.

La familia de Aba Tilahun Woldemichael dice que tiene 114 años, lo que lo convertiría en el hombre más viejo del mundo, pero no hay certificado de nacimiento para confirmar su edad.

Las personas mayores de 80 años se consideran entre las más vulnerables si contraen el virus.

El centenario, que es un monje cristiano ortodoxo etíope, ahora está siendo atendido en su casa por su nieto.

«Cuando estaba en el hospital estaba rezando a Dios pidiéndole salud. Estaba llorando y rezando para que todo el país volviera a estar sano», dijo a la BBC.

Puedes leer el artículo completo en:

https://www.bbc.com/news/world-africa-53191633

Tiempos tumultuosos
Aunque el hospital no puede confirmar que su paciente tenga 114 años, el equipo médico dice que definitivamente tiene más de 100 años y estima que tiene 109 años.

En su juventud, se mudó a Addis Abeba desde el sur de Etiopía cuando era joven y ha vivido tiempos tumultuosos en su país.

Fue testigo de la ocupación italiana entre 1935 y 1941, el derrocamiento del emperador Haile Selassie en 1974, el colapso del régimen marxista de Derg en 1991 y ahora ha sobrevivido a Covid-19.

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Àfrica Coronavirus

Etiopía duplica su récord de casos nuevos de Coronavirus en 24 horas y supera ya los 3000

Etiopía duplica su récord de casos nuevos de Coronavirus en 24 horas y supera ya los 3000

Los casos siguen aumentando en Etiopía

Los nuevos ingresos siguen superando las altas

Ofrecemos apoyo y asesoramiento al Saint Paul’s Hospital.

Etiopía contra la COVID-19

El Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College  (SPMMHC) es uno de los centros de referencia para los casos de COVID-19 en toda Etiopía.

Dispone de 3 grandes edificios:

  • El edificio central e histórico del SPHMMC: es el edifico que corresponde al antiguo hospital general y que ahora se ha remodelado para convertirse de manera exclusiva en edificio COVID19. Tiene capacidad para 300 camas
  • El nuevo edificio materno-infantil del SPHMMC: el nuevo edificio materno-infantil se ha reestructurado y ahora alberga el hospital general. Cuenta con 300 camas de hospital general. Es por el momento un edificio libre de COVID-19
  • El hospital de Campaña Millenium COVID19 Center: un hospital de campaña que se ha creado en el Millenium Hall y que tiene una capacidad para 1000 camas.

Ofrecemos apoyo y asesoramiento a uno de los hospitales de referencia SPHMMC

Centro de referencia de aislamiento y screening

Las cifras del SPHMMC:

Cada día:

  • 300 – 400 nuevos tests de COVID19

  • 1500 visitas a urgencias

La llamada a la acción:

  • Necesitan máscaras N95 o FFP2
  • Equipos de protección individual (EPIs)

Las últimas semanas están siendo muy duras en Etiopía ante el incesante aumento de casos nuevos que supera ya los 3000. No obstante, los pacientes recuperados que hoy reciben el alta médica son una inyección de moral y ánimo para la gran labor que está realizando todo el profesonal sanitario etíope.

El Millenium COVID19 es un hospital de campaña coordinado por el Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College al que estamos ofreciendo asesoramiento técnico.

Con capacidad para 1000 personas con COVID19.

Estas imágenes no corresponden a IFEMA, corresponden a Addis Abeba.

El recinto del Millenium Hall de la capital de Etiopía se está habilitando como Hospital de campaña con más de 1000 camas.

De este modo el país se prepara y anticipa a la pandemia del Coronavirus,

La ministra de sanidad Lia Tadesse del gobierno del premio nobel de la Paz Abiy Ahmed, está coordinando un plan nacional de respuesta y está solicitando apoyos internacionales.

Ahora el desafío es conseguir EPIs para los  profesionales sanitarios que van a trabajar, oxigenoterapia suficiente así como material sanitario.

El Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College (SPHMMC) está coordinando y colaborando en la organización.

Es una gran alegría decir también que el SPHMMC colabora con el Hospital de Gambo y que unos de los médicos que coordina este hospital ha trabajado en el Hospital de Gambo contribuyendo a la mejora de la calidad asistencial en el hospital de Gambo, gracias Dr! Y muchos ánimos!

Seguimos adelante!

Ante un problema global necesitamos una respuesta global.

#COVID19

#Coronavirus

#Pandemia

Las últimas semanas están siendo muy duras en Etiopía ante el incesante aumento de casos nuevos que supera ya los 3000. No obstante, los pacientes recuperados que hoy reciben el alta médica son una inyección de moral y ánimo para la gran labor que está realizando todo el profesonal sanitario etíope.

El Millenium COVID19 es un hospital de campaña coordinado por el Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College al que estamos ofreciendo asesoramiento técnico.

Please follow and like us: