Categorías
#AfricaVisibleC19 Addis Abeba Àfrica Coronavirus Saint Paul's Hospital

La ministra de sanidad Lia Tadesse visita el Saint Paul’s Hospital con el que hemos iniciado la colaboración

La ministra de sanidad Lia Tadesse visita el Saint Paul’s Hospital con el que hemos iniciado la colaboración

Hace unos días os comunicábamos la excelente noticia

Firmamos el acuerdo de colaboración con el Saint Paul’s Hospital de Addis Ababa

La COVID19, sigue creciendo en Etiopía alcanzando nuevos máximos diarios y acumulados.

El Saint Paul’s Hospital and Milleniu Medical College (SPHMMC) es un hospital terciario público de Etiopía ubicado en la capital del país Addis Ababa.

Desde el Hospital General Rural de Gambo estamos muy contentos y agradecidos al Saint Paul’s Hospital por su apoyo y colaboración.

Nos ha enviado tres médicos generales que han aportado a Gambo un aire fresco y renovado. Tres jóvenes médicos bien formados, con una gran conocimiento y responsabilidad que se han integrado en Gambo y lo han oxigenado con sus conocimientos actualizados y formados un un gran hospital de la capital, con su compromiso y sacrificio.

Ahora el Saint Paul’s Hospital, es uno de los hospital de referencia para el manejo de los casos confirmados de COVID-19 en Etiopía. Y coordina el hospital de campaña más grande del país con más de 1000 camas, el COVID-19 Millenium Center.

Ahora, desde el Hospital de Gambo y Alegría Sin Fronteras ofrecemos nuestros apoyo ofreciendo asesoramiento profesional para la coordinación de la emergencia, para la resolución de los casos más complejos y apoyo económico para conseguir el preciado material de protección individual y mascarillas para proteger al personal sanitario que trabaja en primera línea.

Estamos convencidos que este acuerdo va a traer beneficios para los dos hospitales y para contribuir a mejorar la sanidad del país.

#RealLivesHeroes en primera línea

Los héroes sanitarios etíopes, piel a piel  contra la COVID19

En las imágenes, vemos el COVID19 Millenium Center de la capital de Etiopía, Addis Abeba, un hospital de campañ con más de 1000 camas dedicadas a las personas con COVID19. Un hospital al que estamos apoyando con asesoriamiento técnico. Un hospital de campaña coordinado por el Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College (SPHMMC) con el que a través del Hospital General Rural de Gambo tenemos un estrecho vínculo y con el que nos sentimos orgullosos de colaborar en una apuesta por la cooperación nacional, el auténtico empoderamiento del país. Un hospital liderado por excelentes profesionales sanitarios etíopes que se están dejando literalmente la piel.

Enhorabuena! Un orgullo de compañeros!

Hablar de África y Coronavirus o El peligro de caer en los estereotipos al querer hablar de romperlos

Los titulares del Coronavirus en África son esperanzadores, y pensaba que también positivos antes de compartirlos con mis colegas etíopes y que me desconfinaran la mirada y me mostrasen los tintes colonialistas.

“A nosotros nos sorprende que el Coronavirus esté causando miles de muertos en España e Italia. A vosotros os sorprende que no los esté causando en África. Nosotros habíamos idealizado la fortaleza de Europa. Vosotros habíais infravalorado la capacidad de respuesta de África.” Así de contundente me ha dado respuesta la Dra. Samrawit , la primera doctora residente en Gambo proveniente de Addis Abeba.

“Cada vez que leo una noticia positiva sobre África ya sé que van a hablar de algo acerca de romper estereotipos. Eso me molesta. Quizá sea el momento en el que hablar sobre algo positivo de África ya no signifique romper estereotipos.” me comenta con voz serena, pero en la que puedo percibir cierto enojo en su tono. Y tras una breve pausa prosigue. “En mi caso. Soy mujer. Soy etíope. Soy doctora. Quiero hacer la especialidad de cirugía. Parece que las mujeres como yo rompemos estereotipos tan solo con existir.  Hasta que no entendamos que hablar de África en positivo no implica hablar de romper estereotipos, no conseguiremos acabar con ellos.” Samrawit, me habla con calma pero con palabras firmes.

Las palabras de la Dra Samrawit me hacen reflexionar.  Su voz no es la única que se escucha, la suya es tan solo un ejemplo de la mentalidad de jóvenes etíopes que me hacen reflexionar y con sus palabras contribuyen a derribar los muros que todavía envuelven mi mirada y mentalidad heredadas de una educación recibida en un país blanco, europeo y colonizador. El continente se ha liberado de la época colonial pero aún persiste una historia de África construida desde fuera, una imagen del continente basada en lo que le falta, no en lo que tiene.

Samrawit, es una de las muchas personas que he conocido en Etiopía y me ha hecho ver que debo descolonizar mis pensamientos. Llegué a Etiopía por primera vez hace más de ocho años, y lo hice con una mentalidad superior, pensando que tenía algo que ofrecer y con una equivocada visión del voluntariado y la cooperación (“Consejos que hubiese agradecido antes de ir de cooperación”). No es malo ofrecer. El problema es cuando pienso que eso que tengo que ofrecer es porque ellos no lo tienen. Por supuesto, quiero seguir ofreciendo a Etiopia, un país que me ha enamorado, pero no porque ellos no lo tengan, sino ofrecer como podría ofrecer en Noruega, por decir algo.

También debo mencionar el trabajo que está realizando el Dr Firaol, un joven médico etíope que estudió en el Saint Paul’s Hospital de Addis Abeba. Nos conocimos en el Hospital de Gambo, cuando vino a trabajar durante un año dentro de un marco de colaboración nacional entre el hospital rural y el de la capital. Un programa de cooperación nacional en el que cada año tres médicos recién licenciados realizan una estancia de un año en el hospital rural y de este modo completan su formación, a la vez que aprenden otra realidad y nos ayudan a cubrir el déficit de médicos que tenemos en Gambo.

“Estamos acostumbrados a trabajar durante epidemias.  No es la primera vez que trabajo en un hospital de campaña, ni tampoco en un hospital que se ha reorganizado completamente para atender una epidemia.”  me cuenta Firaol. “En el Hospital de Gambo he aprendido a trabajar en una emergencia continua, a combatir una epidemia de sarampión, a atender partos complicados, a realizar una correcta reanimación neonatal, a ver morir madres en el momento del parto. He descubierto una nueva Etiopía que desconocía dentro de mi propio país.”

Ahora está colaborando en la creación del hospital de campaña en la capital con 1000 camas para atender a las personas con COVID19 en el pabellón Millenium Hall, el pabellón que acogió la celebración de la paz entre Etiopía y Eritrea que llevó al primer ministro Abiy Ahmed a ganar el premio Nobel de la Paz.

Aún es pronto para extraer lecciones y conclusiones, pero sí que es una invitación a mirar a África, no solo para hablar de hambruna, miseria, pobreza… sino también para aprender mutuamente y compartir experiencias en el manejo de epidemias, pandemias y políticas sanitarias… pero no como la excepción, tampoco para romper estereotipos, sino quizá como la nueva normalidad.

No es IFEMA, es Addis Abeba

Estas imágenes no corresponden a IFEMA, corresponden a Addis Abeba.

El recinto del Millenium Hall de la capital de Etiopía se está habilitando como Hospital de campaña con más de 1000 camas.

De este modo el país se prepara y anticipa a la pandemia del Coronavirus,

La ministra de sanidad Lia Tadesse del gobierno del premio nobel de la Paz Abiy Ahmed, está coordinando un plan nacional de respuesta y está solicitando apoyos internacionales.

Ahora el desafío es conseguir EPIs para los  profesionales sanitarios que van a trabajar, oxigenoterapia suficiente así como material sanitario.

El Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College (SPHMMC) está coordinando y colaborando en la organización.

Es una gran alegría decir también que el SPHMMC colabora con el Hospital de Gambo y que unos de los médicos que coordina este hospital ha trabajado en el Hospital de Gambo contribuyendo a la mejora de la calidad asistencial en el hospital de Gambo, gracias Dr! Y muchos ánimos!

Seguimos adelante!

Ante un problema global necesitamos una respuesta global.

#COVID19

#Coronavirus

#Pandemia

Please follow and like us:
Categorías
#AfricaVisibleC19 Addis Abeba Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Coronavirus Gambo Rural Hospital Iñaki Alegria Saint Paul's Hospital

Los héroes sanitarios etíopes, piel a piel  contra la COVID19

Los héroes sanitarios etíopes, piel a piel  contra la COVID19

En las imágenes, vemos el COVID19 Millenium Center de la capital de Etiopía, Addis Abeba, un hospital de campañ con más de 1000 camas dedicadas a las personas con COVID19. Un hospital al que estamos apoyando con asesoriamiento técnico. Un hospital de campaña coordinado por el Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College (SPHMMC) con el que a través del Hospital General Rural de Gambo tenemos un estrecho vínculo y con el que nos sentimos orgullosos de colaborar en una apuesta por la cooperación nacional, el auténtico empoderamiento del país. Un hospital liderado por excelentes profesionales sanitarios etíopes que se están dejando literalmente la piel.

Enhorabuena! Un orgullo de compañeros!

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Coronavirus Etiòpia Etiopía Gambo

No es IFEMA, es Addis Abeba

No es IFEMA, es Addis Abeba

Estas imágenes no corresponden a IFEMA, corresponden a Addis Abeba.

El recinto del Millenium Hall de la capital de Etiopía se está habilitando como Hospital de campaña con más de 1000 camas.

De este modo el país se prepara y anticipa a la pandemia del Coronavirus,

La ministra de sanidad Lia Tadesse del gobierno del premio nobel de la Paz Abiy Ahmed, está coordinando un plan nacional de respuesta y está solicitando apoyos internacionales.

Ahora el desafío es conseguir EPIs para los  profesionales sanitarios que van a trabajar, oxigenoterapia suficiente así como material sanitario.

El Saint Paul’s Hospital and Millenium Medical College (SPHMMC) está coordinando y colaborando en la organización.

Es una gran alegría decir también que el SPHMMC colabora con el Hospital de Gambo y que unos de los médicos que coordina este hospital ha trabajado en el Hospital de Gambo contribuyendo a la mejora de la calidad asistencial en el hospital de Gambo, gracias Dr! Y muchos ánimos!

Seguimos adelante!

Ante un problema global necesitamos una respuesta global.

#COVID19

#Coronavirus

#Pandemia

Los héroes sanitarios etíopes también tienen derecho a protegerse del Coronavirus.

En Etiopía los casos de Coronavirus están aumentando y debemos actuar antes de que sea demasiado tarde para evitar una catástrofe. El personal sanitario necesita su equipo de protección para luchar contra el virus.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Ethiopia Etiòpia Etiopía

Una nueva esperanza florece

Addis Ababa, la nueva flor

Una nueva esperanza florece


Muy buenos días desde la capital de Etiopía,


Una ciudad que sigue haciendo honor a su nombre, Addis Ababa, Nueva Flor.


Cada vez que la piso puedo ver como han florecido nuevos edificios desafiando la gravedad y soñando tocar el cielo, un país que mira arriba. Y es bueno, pero sin permitir que nuestros pies dejen de tocar el suelo, sin olvidar el polvo que seguimos pisando, y sobre todo no alzando el vuelo a costa del polvo de los de abajo.


Alcemos juntos la mirada, de la mano, la nueva flor no puede florecer tan solo para unos pocos privilegiados, sino que debe ser el germen del alma de cada uno de nosotros.

Please follow and like us:
Categorías
Àfrica Iñaki Iñaki Alegria

La Nueva Flor

La Nueva Flor

“A dos mil metros de altura nos abandona el avión. Nos encontramos en la elevada capital del país, Addis Ababa”

Con estas palabras describía mi primera llegada a Etiopía, hace ya más de 6 años.

Hoy, la sensación de volver a pisar tierras etíopes ha sido muy distinta.

El avión inicia su descenso sobre un mar de destellos luminosos, que provocan la alegría del pasajero sentado a mi lado:

“Desilal” me dice con una gran sonrisa en  los labios, mostrando el orgullo de su país natal.

“Desilal” me repito para mi interior, en efecto,  es precioso sobrevolar la inmensidad de Addis Ababa, y sonrío también.

Pareces etíope” me dice. Y ahora sí que no puedo disimular la sonrisa. Me ha dicho sin saberlo el mejor piropo.

El momento de tocar tierra del avión se confunde con los aplausos de los pasajeros, que no pueden esconder la alegría de volver a estar en su tierra.

Un escalofrío recorre mi cuerpo, se me pone la piel de gallina. Es la bienvenida de Etiopía, un país en el que ya tengo años de historias, recuerdos, alegrías, tristezas, sentimientos.

En estos años ha cambiado mi mirada hacia este país, ahora siento una profunda admiración y gratitud.

He llegado de madrugada, después de pasar el control de seguridad, los escasos turistas del avión atraviesan la puerta de salida buscando un taxi que los lleve al hotel; mientras los etíopes, toman aposento envueltos en mantas porque la noche es fría, esperando que el amanecer descubra un nuevo día y empezar la vida.

Yo, tomo asiento también y aprovecho para plasmar en palabras estos sentimientos.  Acompañado del añorado café etíope, con su inconfundible aroma y sabor.

Quizá sí que soy algo etíope.

Quizá no haya nacido en Etiopía, pero Etiopía ha nacido en mí.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Àfrica Etiòpia Explotada Fam

Un nuevo llanto de esperanza

Un nuevo llanto de esperanza

Llora, llora.

No tiene nombre, pero tiene esperanza.

Llena con el llanto cada recoveco de su pulmón con el aire que impregna Gambo, el poblado en el que acaba de nacer.

Acaba de llegar al mundo, está todavía dando las primeras bocanadas de aire. Sus pulmones se están llenando por primera vez del aire etíope, al acabar de abandonar la calidez del vientre materno.

Acaba de llegar al mundo y ya es un superviviente, un héroe. Él y su madre.

No ha sido sencillo.

Mintwuab, es la joven de 15 años, la madre que ha llegado al hospital en una camillas elaborada a base de ramas de árbol trenzadas y cargada por cuatro hombres, uno a cada extremo, durante más de 4 horas de trayecto. El camino ha sido duro, exhausto, pero la recompensa ha valido todo.

Las dos enfermeras de guardia, al ver a los 4 jóvenes cargar exhaustos en brazos la camilla con la mujer postrada, han salido a su encuentro. La han cargado y la han entrado directamente a una sala con dos camillas dispuestas para parir.

La joven enfermera, corriendo ha tomado un aparato cilíndrico que recuerda a una campana, es el llamado fetoscopio. Un extremo lo ha colocado en el abdomen de la mujer y el otro en su oído haciendo presión. Ha empezado a oír un pum,pum… pum,pum… pum,pum… el latido del niño.

Sin embargo, al escuchar el latido, en lugar de alegrarse le ha cambiado el rostro. Era un latido lento, demasiado despacio. Al instante, un líquido marronoso mancha la sala. Acaba de romper aguas. Unas aguas teñidas de sufrimiento.

No nos podemos demorar más. Aún no ha nacido y está ya muriendo. La vida del feto está en grave peligro. Es preciso realizar una cesárea urgente.

Las dos enfermeras tumban a la mujer en una camilla y la empujan lo más deprisa posible por el pasillo hasta llegar a la sala operatoria. Allí está esperando el cirujano y el anestesista con su equipo.

Entramos a la mujer en la sala operatoria. El anestesista se acaba de ajustar los guantes, clava una aguja en la espalda de la mujer, alcanzando el canal medular e inyectando en el líquido que anestesia, aliviando de dolor a la futura madre.

El cirujano aparece en la sala, todo vestido de verde, se ajusta los blancos guantes y se dispone a iniciar la operación.

Una incisión transversal, rápida y limpia deja al descubierto el útero. Una nueva incisión en él, aspirando, e introduciendo la mano en su profundidad para alcanzar la cabeza del recién nacido y sacarla al exterior, haciéndolo nacer.

Silencio.

El silencio que paraliza la vida, aguantando la respiración de todos los miembros esperando un llanto que no llega.

Es preciso actuar con premura.

Con una mano lo traslada a la enfermera que toma el cuerpo del recién nacido.

Un cuerpecito flácido, sin tono, sin llorar, sin respirar…

Lo coloca en la mesa de reanimación. Y le introduce una sonda por la nariz aspirando de su sistema digestivo el contenido meconial.

Toma un ambú y lo coloca de manera hermética en su cara, abriendo con una maniobra bien la vía aérea para insuflar en sus pulmones aire, aire de ese mundo al que acaba de llegar, aire de Etiopía.

Uno. Dos. Tres. Cuatro… Y rompe a llorar… desplegando todos los rincones de sus pulmones y llenándolos del aire de Etiopía, aire en el que le ha tocado nacer y respirar…

La enfermera corta el cordón, cubre con dos mantos blancos al recién nacido y respira aliviada sonriendo.

Todo ha salido bien.

Mintwuab está viva, y es madre.

El recién nacido acaba de nacer con vida, y sigue vivo, una obviedad nada obvia en este entorno.

Es un llanto de esperanza, hay futuro, está naciendo, estamos apostando por él.

EL conocimiento del personal sanitario ha salvado una vida.

Llantos de Alegría y Esperanza.

Please follow and like us:
Categorías
Alegría Sin Fronteras Alegria amb Gambo Amor Àfrica Gambo Hambre Iñaki Iñaki Alegria Medicina Mi nombre es hoy Mirada Mirada amiga

Muchas gracias a Tarannà, más que viajes con sentido

Tarannà es mucho más que viajes con sentido, es vida con sentido, es actitud, es motivación, es entusiasmo, es creer en las personas.

Gracias Tarannà por la excelente organización del acto de presentación, porque el martes pasado vivimos un día inolvidable, observar la sala 1 de los cines Girona llena con 300 personas no se  puede expresar con palabras. Hoy ha vuelto a ser un regalo poder conocer a todo el equipo que hay detrás.

Alegría, un viaje hacia la Luz, un emotivo vídeo que transmite, realizado con el corazón, llegando al corazón, viviendo el origen de la ONG Alegría Sin Fronteras.

Gracias Tarannà por vuestro apoyo, por vuestra confianza y por hacerlo posible.

Esto es solo el principio. Hemos empezado a caminar, juntos, y puedo decir con gran Alegría que caminar junto al equipo humano de Tarannà es maravilloso, es creer en el potencial que tienen las personas, que tenemos cada uno de nosotros.

Seguid así, transmitiendo entusiasmo, entrega, motivación y Alegría!

Por que cómo dice el poeta Teodoro Ndjock Ngana:

“Conocer una sola lengua, un solo trabajo, una sola costumbre, una sola civilización, conocer una sola lógica es una prisión”

Gracias Tarannà por darnos a conocer otras lenguas, otros trabajos, otras costumbres, otras civilizaciones, otras lógicas… y hacerlo con ilusión, respeto, admiración, responsabilidad… con sentido.

Y para acabar quiero compartir con vosotros la reflexión de Nací para…

Gracias de todo corazón

Please follow and like us: