¿Qué es lo primero que os viene a la mente si hablamos de Etiopía?

¿Sabéis cómo me imaginaba África antes de ir?

 

¿Qué es lo primero que os viene a la mente si hablamos de Etiopía?

 

desnutrición…  Conflictos, miseria, pobreza…

PREJUICIOS

Ah, Esto no parece África

Pensaba que un médico en África era muy necesario y que me recibirían con los brazos abiertos.

¡Hola! Soy médico, vengo de “cooperación” a ayudar en lo que haga falta. Puedo visitar niños, adultos, mujeres embarazadas, atender partos, puedo ayudar a limpiar, a cocinar… ¡¡ a lo que sea!!

Ahora imaginaos que, en lugar de llegar a Etiopía, llego a Noruega y me presento al director del hospital nórdico:

 

¡Hola! Soy médico, vengo de “cooperación” a ayudar en lo que haga falta.

Puedo visitar niños, adultos, mujeres embarazadas, atender partos, puedo ayudar a limpiar, a cocinar… ¡¡ a lo que sea!!

 

  • ¿En tu país, en la farmacia o en el hospital te darían un medicamento caducado, aunque hubiese caducado hace dos días? A que No ¿verdad? Pues aquí tampoco.
  • Ah, sí, son para repartir entre los niños que, aunque tengan muy pocas cosas siempre están sonriendo, y tienen una sonrisa taaan bonita…

 

Os invito a mirar a Etiopía no solo como un país vulnerable y receptor de ayuda.

 

Sino también como un país del que aprender y compartir experiencias, de un sistema sanitario que está acostumbrado a adaptarse a las epidemias como la de sarampión, a trabajar duplicando camas y a estar siempre al límite de su capacidad.

 

Después de este primer viaje entendí que la pobreza no estaba en África sino en mi mirada hacia ella.

Entendí también que los estereotipos nos separan y nos dividen.

Que vivimos en un mundo lleno de fronteras como una valla o un mar, pero la frontera más peligrosa somos nosotros mismos, son nuestros PREJUICIOS.

 

Please follow and like us:

Deja un comentario

Salir de la versión móvil
%%footer%%