El pueblo de los niños sin dientes

El pueblo de los niños sin dientes

El pueblo de los niños sin dientes alegria sin fronteras etiopia

Cuatro palillos unidos por un puente. 

Una mirada que no mira, espuma que brota de la cavidad bucal como si hubiese comido jabón.

El tiempo se alarga hasta parecer horas, pero tan solo son segundos.

 

Al fin, Mubarak vuelve la normalidad.

Los palillos se convierten en brazos y piernas flexibles.

El puente en un tronco.

Los ojos miran.

 

Al abrir la boca tiene la sonrisa de un bebé. Tiene 8 años pero sonríe como si tuviese 2 meses. Es una sonrisa sin dientes. No es que le falte uno o dos, es que no tiene absolutamente ninguno. 

Pero no es el único en este pueblo.

 

Hay otras personas que tampoco poseen ni un solo diente. Las hay mayores y niños, altos y bajos, gordos y delgados… aparentemente no poseen nada en común.

Te estarás preguntando cuál será el motivo:

 ¿será quizá la composición mineral del agua que contiene demasiado flúor y destroza el esmalte dental hasta su completa destrucción? ¿será un déficit nutricional en la dieta?

Nada de eso: Convulsionan, todos convulsionan.

El curandero tradicional al que han asistido, al no poder tratar las convulsiones, ha evitado que se lesionen la boca y se produzcan hemorragias por las mordeduras: sin dientes no hay mordedura.


Otras historias que no te puedes perder

1

2

3

4

5

 

Deja un comentario

Ir arriba