Àfrica, CoronaVersos, Coronavirus

El amanecer de la oscuridad

TODO-IRÁ-BIEN-YO-ME-QUEDO-EN-CASA-27

El amanecer de la oscuridad
de Ngũgĩ wa Thiong’o (Trad. Rita da Costa)

Lo sé, lo sé,
amenaza los gestos comunes de afecto humano,

el apretón de manos,
el abrazo,

el hombro que nos ofrecemos para llorar,
la buena vecindad que damos por sentada.
Tanto que a menudo sacamos pecho,
jactándonos de un individualismo a toda prueba,
desdeñando a la naturaleza, envenenándola con nuestros orines, mientras
otorgamos a la propiedad todos los derechos legales de la condición humana
entre susurros de gratitud por nuestras participaciones en los dioses del capital.

Ay, cómo desearía hoy poder escribir poesía en inglés,
o en todas y cada una de vuestras lenguas,
para poder compartir con vosotros las palabras que
Wanjikũ, mi madre gĩkũyũ, solía decirme:
Gũtirĩ ũtukũ ũtakĩa:
No hay noche tan oscura
que no acabe al alba.
O lo que es lo mismo,
El sol siempre acaba saliendo.
Gũtirĩ ũtukũ ũtakĩa.

También esta oscuridad pasará.
Volveremos a vernos una y otra vez,
y hablaremos sobre la oscuridad y el alba,
cantaremos y reiremos, tal vez incluso nos abracemos.
Naturaleza y conciencia unidas en un abrazo verde,
celebrando cada latido de una existencia común,
redescubierta y apreciada de veras
a la luz de la oscuridad y el nuevo amanecer.

Please follow and like us:

2 comentarios

Deja un comentario

error

Síguenos y no te pierdas las últimas novedades y artículos

RSS
Follow by Email
YouTube
YouTube
LinkedIn
LinkedIn
Share
Instagram
A %d blogueros les gusta esto:
Ir a la barra de herramientas