El poder de creer en las personas

El poder de creer en las personas

 

Era egoísta, perezoso, violento.

Buscaba sin fortuna trabajo. La desesperación le sumía en mayor violencia.

 

Pero un día todo cambió.

 

– yo no te puedo ofrecer trabajo, pero voy a hacer que lo consigas. Permíteme hacer una llamada.

 

– Mira, conozco a una persona muy trabajadora, responsable, amable, simpática, empática que estoy  convencido que es la candidata ideal que estáis buscando.

 

El trabajo es tuyo.

 

Sorprendido afirma porque le ha mentido.

 

– no le he mentido. Creo en ti. Estoy convencido que eres así.

– Gracias, así voy a ser.

 

Y así fue como a partir de este día consiguió el trabajo y se convirtió en una persona amable y servicial.

12 comentarios en “El poder de creer en las personas”

Deja un comentario