Colabora: Hambre Cero en Etiopía: Creemos en las niñas etíopes de hoy, las heroínas que acabarán con el hambre en Etiopía

Realiza una donación puntual:

https://www.migranodearena.org/reto/20355/hambre-cero-en-etiopia-alimentando-las-ninas-de-hoy-que-acabaran-con-el-hambre-en-etiopia-manana

Colabora con 1€ al mes:

https://www.teaming.net/alegria

 

 

 

Etiopía, no todo es hambruna y sequía, pero por desgracia sigue habiendo.

Y quienes pueden acabar con la hambruna son ellas y ellos, las niñas y niños de hoy. Para ello es imprescindible una obviedad: que no mueran de hambre o de enfermedades evitables, que la madre no muera en el parto, que las niñas y niños puedan acceder a una educación de calidad. Para todo ello es importante una buena alimentación.

Es por lo que apostamos. Creemos en las niñas etíopes de hoy, las heroínas que acabarán con el hambre en Etiopía.

Para ellos estamos desarrollando en la región rural de Gambo, al sur de Etiopía, los siguientes programas:

  • Programa Nutricional basado en la comunidad: para mejorar el seguimiento nutricional
  • Unidad Terapéutica Nutricional en el Hospital de Gambo: para tratar según los protocolos de UNICEF y la Organización Mundial de la Salud (OMS) las niñas y niños con desnutrición aguda severa complicada.
  • Programa de seguimiento ambulatorio en la comunidad: para realizar el seguimiento ambulatorio periódico de las niñas y niños con desnutrición aguda severa tras el alta de la unidad nutricional

Para que niñas y niños como Efrata no los volvamos a ver.

 

Efrata: Sorbos de vida

4 años y 7 kilos. Perímetro braquial de 10 cm.

Estas son sus cifras antropométricas a su llegada al hospital de Gambo. Número de desnutrición aguda severa.

Ingresa en la unidad terapéutica nutricional del hospital. Su madre, Magartu, la cuida y alimenta con la leche especial que le proporcionan las enfermeras de la unidad.

Nuestro equipo sanitario al completo se vuelva con Efrata, igual que con el resto de niñas y niños ingresado en la unidad.

Un equipo formado por enfermeras, auxiliares de enfermería, médicos, personal de limpieza… un trabajo en equipo, un rompecabezas humano que va obrando el milagro.

Los primeros días de ingreso, Efrata discurre entre la vida y la muerte. Es vital el seguimiento intensivo por parte del personal sanitario, el tratamiento y el alimento nutricional que permiten que de manera gradual y progresiva Efrata se vaya recupenado.

Después de 4 semanas de ingreso, la niña que llegó en brazos de su madre sin fuerzas para poder caminar; ahora es la misma niña que nos sonríe, que camina, que juega y sostiene con fuerzas el vaso.

Efrata ha sobrevivido, pero no queremos que Efrata siga sobreviviendo, ahora Efrata tiene que empezar a vivir: a mejorar la alimentación, ir a la escuela y hacer realidad su sueño, que no es otro que estudiar medicina para mejorar la salud de su pueblo.

Etiopía está llena de Efratas, cada día llegan a Gambo cientos de niñas como Efrata, esto es por ellas.

Esto es lo que hemos conseguido en 2018:

Durante este año, el Proyecto Alegría Con Gambo ha evolucionado de manera muy positiva, superando desafíos aunque con nuevos retos por delante.

El proyecto abarca el Hospital del pueblo de Gambo10 centros de salud de los alrededores de Gambo y 40 dispensarios. Desde el Hospital de Gambo se coordinan los diez centros, que a su vez, coordinan los 40 dispensarios.

En el Hospital de Gambo se han conseguido con éxito los objetivos propuestos, así como en la mayoría de centros de salud. Pero la región es muy grande y la estructura no es sólida del todo y esto provoca que haya centros de salud en los que las mejoras se apliquen de forma más lenta, y que por tanto, en dichos centros, los objetivos no hayan sido logrados del todo.

Este ha sido un buen año, ya que se ha conseguido reducir la mortalidad y las complicaciones asociadas a la desnutrición de manera significativa respecto a los años anteriores gracias a las siguientes actividades:

  • Mejora de la calidad asistencial debido a la formación del personal de enfermería, medicina y nutrición.
  • El seguimiento 24horas por el personal de enfermería ha sido reforzado para mejorar el seguimiento individual de cada niño y poder seguir así su evolución y evitar complicaciones a tiempo.
  • Apertura de una segunda sala: En los inicios de este año, disponíamos tan solo de una sala exclusivamente para atender a los niños con desnutrición aguda, cosa que provocaba que durante los meses de emergencia nutricional tuviéramos que mezclar niños con desnutrición con otros que padecían otras infecciones, cosa que produció un gran riesgo de infección ya que la desnutrición causa que los niños y niñas que la padecen están muy delicados y susceptibles a contagiarse de cualquier tipo de infección. Este año se ha abierto una segunda sala que permite acoger a muchos más niños en situación de desnutrición evitando que, como hasta el inicio de este año, se tengan que mezclar estos casos con otras infecciones.

A pesar de estas mejoras, no nos podemos relajar, y nuestra aspiración es seguir manteniendo dicha calidad y mejorarla en todo lo posible, teniendo como meta la excelencia profesional que merecen los pacientes. Especialmente en aquellos ambulatorios que, como bien hemos contado antes, están tardando más en actualizarse.

En el Hospital de Gambo y en la mayoría de los centros de salud se ha conseguido cribar el 100% de los niños y niñas que acuden, cosa que nos tiene muy contentos ya que es muy importante para detectar cuanto antes la desnutrición y poder iniciar el tratamiento lo antes posible.

De nuevo, hay algún centro en el cual no se ha logrado cribar todos los casos a tiempo, así que prestaremos atención para este nuevo año.

Con el aumento del número de niños cribados, ha aumentado la detección de más niños y se han podido tratar más casos de desnutrición.

Al principio del año se realizó una supervisión de todos los centros en la que se detectó que el manejo por parte de los trabajadores no era el óptimo para tratar la desnutrición. Así que se decidió realizar una serie de cursos adaptados a las necesidades de cada centro de salud. El personal médico ha aceptado de forma muy positiva dichos cursos y, ahora que cerramos el año, podemos ver que han servido para que haya una gran mejora en la atención y el manejo de la desnutrición aguda.

Viendo el buen resultado de la formación, seguiremos organizando cursos ya que se requiere una constante actualización de las prácticas médica.

Además de la formación ofrecida a los profesionales, cada día se realizan sesiones de sensibilización sobre nutrición y cuidados de los niños y niñas a todas las madres, padres y familiares que traen a sus hijos al hospital.

En las tablas podéis ver los resultados conseguidos.

¡¡Seguimos este nuevo año con muchas ganas y motivación!!

 

Deja un comentario