Nuevas historias desde la unidad terapéutica nutricional del hospital de Gambo

Muy buenos días querida familiaHoy quiero compartir con vosotros unas nuevas historias desde Gambo.Actualmente la unidad de terapéutica nutricional de estabilización del hospital de Gambo se encuentra saturada.Tenemos 22 niños ingresados con desnutrición aguda severa.Os iré contando algunas de sus historias.
Empezamos por la imagen. Aquí podemos ver como la madre de Biftu alimenta a su hijo.Recuerdo perfectamente el momento en el que llegó al hospital. La madre lo traía en brazos, su hija apenas tenía fuerzas y materia muscular para sostenerse en pie.Magartu, la madre, se sienta ante mí, y me mira. Su mirada profunda, triste, desesperada, me alerta. Algo va mal. Magartu iba cubierta con una tela que en algún lejano día llegó a ser blanca y que cubría su cabeza y cuerpo. Se levanta la tela y entonces lo entiendo todo. Deja al descubierto una escena que hiela mi piel. Una mirada profunda, hundida, seria, desesperada que naufraga en medio de dos surcos. Una piel que se hunde y se funde con los huesos ante la ausencia de grasa subcutánea, de músculo, de tejido…
He aprendido que cuando levantas una tela, debes prepararte para lo peor.Biiftu lleva a sus espaldas unos dos años de vida que pesan más que su cuerpo que no tiene fuerzas ni para sostener en pie. En dos años pesa 7 kilogramos, peso que alcanzan muchos niños en los primeros meses de vida, y Biftu lleva más de 24 meses respirando. Ahora esta realidad puede cambiar.Tomo una cinta métrica y la coloco alrededor de su brazo para medir el perímetro. 9,2 centímetros. Para que te puedas hacer una idea, probablemente tu dedo gordo de la mano tenga un perímetro mayor a 9,2 centímetros, el brazo de Biftu.Lo hemos ingresado en la unidad terapéutica nutricional del Hospital de Gambo donde recibe leche terapéutica con una composición especial para la recuperación de los niños con desnutrición aguda severa. Cada 3 horas le proporcionamos su ración de leche para facilitar que sea bien tolerada y un cuidado continuo por el personal de enfermería monitorizando las constante vitales para detectar de manera inmediata cualquier complicación y poder actuar a tiempo.Esperemos que cada día pueda ir recuperándose.Junto a Biftu, comparten cama, Jitu y Michu. Pero eso es otra historias que os contaré otro día.Puedes ayudarnos a cubrir el coste del ingreso y tratamiento de Biftu y los demás niños que se encuentran ingresados colaborando a través del siguiente enlace.Con una donación puntual a través de:https://www.migranodearena.org/reto/20245/luz-de-esperanza-contra-la-sequia-en-etiopia-porque-las-ninas-y-ninos-no-pueden-esperarColaborando con 1€ cada vez a través de:https://www.teaming.net/alegria

Deja un comentario