A la sombra de la Navidad

A la sombra de la Navidad

A la sombra de la Navidad

Las calles se llenan de luz de pago, de música sin melodía, de felicidad pintada y comprada; por dónde deambulan cuerpos esclavizados a la sombra de la luz bajo una música que impide escuchar el silencio de la melodía interior, comprando felicidad a la fuerza olvidando la verdadera felicidad.

Las sombras se alargan hacia el infinito, ahogando los corazones que permanecen en la oscuridad. Los cuerpos hacen sombra al corazón, la luz exterior no puede atravesar la piel humana.

Cuerpos perdidos, comprando felicidad obligada, trabajando para poder comprar más, y alzando muros en torno al corazón para que nadie tenga la osadía de robar la felicidad que con tanto esfuerzo y trabajo una ha conseguido comprar.

Vidas encerradas en sí mismas que ven al  prójimo como un adversario, como un competidor que quiere robarles la felicidad.

Inventando fronteras, líneas imaginarias y excusas para alzar muros ya sea por sexo, raza, religión, nacionalidad…  Inventando excusas para otorgar privilegios por nacer de un lado u otro.

 

Pero…

En una humilde familia, nace una luz que nace del interior, no del exterior.

Una luz que ilumina el interior cegando el exterior.

Una luz revolucionaria que desafía el orden establecido.

Una luz que se propaga sin fronteras ante todos los humanos, declarando que todos somos iguales, con los mismos derechos y dignidad y debemos amarnos como hermanos.

Una luz declarando que para el amor nadie es extranjero, ni refugiado, ni migrante, para el Amor todos somos hermanos.

Una luz que derriba muros y nos invita a acoger, a entregarnos.

Que el prójimo no es un adversario que nos roba, es un hermano con el que compartimos y nos enriquecemos. La felicidad no es tener es dar. Que en realidad nada de lo que tenemos nos pertenece, el único fin es compartir entre todos.

La única manera de iluminar nuestro corazón es a través de una luz que proviene de nuestro interior. La única manera de encontrar la vida es entregarla.

Esta luz se propaga a través del amor, e ilumina otros corazones, se multiplicar al compartirla.

Esto es la Navidad.

 

17 comentarios

  1. Buenos días, Iñaki. Gracias por tu testimonio, tu fe y tu fuerza. Me gustaría saber cómo adquirir el libro Alegría con Mambo. Y por otro lado me gustaría contactar contigo para la posibilidad de realizar una charla para unas jornadas de educación, pues creo que tu testimonio sería impresionante. Gracias y gracias.

Deja un comentario