Los hombres que violaban con la mirada

Los hombres que violaban con la mirada.

Se sube la falda mientras su dignidad cae a la altura del suelo.

Martha se encuentra encarcelada por una tela ceñida que marca cada milímetro del contorno de su silueta.
Tras su paso, las miradas se vuelven, atravesando el algodón con perversión. Las risas y comentarios llegan a oídos de la joven que se siente inferior y gobernada por las miradas indeseadas a quien no ha abierto ni el pensamiento.

Camina cabizbaja, con la mirada apagada, cómo si bajo sus pies sus tacones se hubiesen convertido en clavos que le perforan el corazón a cada paso, mide cada movimiento con temor, quiere liberarse de su cuerpo.

No quiere ser víctima de miradas.
Querría vestir una cómoda camisa y pantalones y cargar a su espalda una mochila llena de libros. Querría ser libre y soñar con el alma.
Sin embargo, Martha, es víctima de la sociedad, esclavizada por los hombres, crucificada en público cada día y expuesta en medio de la calle.

Una lágrima corre por su rostro mientras se para en la esquina.
Hoy todavía no ha empezado a trabajar y ya ha sido violada con la mirada, gratuitamente.
Tan sólo quiere poder conseguir algo de comida para alimentar a sus hijos.

Tiene que aguantar como los hombres le roban la dignidad con la mirada y la violan entre risas y aplausos.

Nadie debería ser tan pobre que se viese obligada a vender su cuerpo. Ni nadie debería ser capaz de comprar el cuerpo de ninguna mujer.

Martha representa la situación de la mujer esclavizada por el hombre en muchos países del mundo, demasiados.

Acerca de Iñaki Alegria

Médico Pediatra. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras que desarrolla proyectos de desarrollo integral en Senegal y Etiopía. Misión y Valores Promover el empoderamiento, liderazgo comunitario, equidad de género en los países más desfavorecidos con el objetivo de permitir la mejora de la calidad de vida de la población. Empatía, compromiso, constancia, Amor, solidaridad, empoderamiento, equidad, humildad, transparencia y Alegría
Esta entrada fue publicada en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Mujer, mutilació genital femenina, Trabajadora, violación y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

107 respuestas a Los hombres que violaban con la mirada

  1. Rosa dijo:

    Fantástico relato Iñaki, triste realidad que hay que denunciar. Como bien dices, su única preocupación debería de ser aprobar el curso. El acceso a una educación es tan básico e importante como el acceso a la sanidad, a agua limpia y a comida.

    Le gusta a 1 persona

  2. Que bello! Asi debería ser! Como dices nadie debiera ser tan pobre ni económica, ni mental ni emocionalmente como para vender y/o comprar el cuerpo y recinto sagrado del ser humano.

    Le gusta a 2 personas

  3. JM Vanjav dijo:

    Una de las mayores vergüenzas que existen aún en pleno siglo XXI. Libre para hacerlo por vicio o placer pero totalmente intolerable, por esclavitud o necesidad, como el caso que cuentas.

    Saludos

    Le gusta a 2 personas

  4. M duele que en estos tiempos, se supone, “tan avanzados” s siga mercadeando y aprovechando vilmente con la pobreza de los seres humanos… 😦

    Le gusta a 1 persona

  5. Marta Pinhao dijo:

    Sobrecogedor. No tendría que ser la lucha diaria de las mujeres.

    Le gusta a 1 persona

  6. Reblogueó esto en meatovmearovmeaovy comentado:
    Reblogueo de cooperaciòn con alegrìa

    Le gusta a 1 persona

  7. saricarmen dijo:

    Excelente relato-denuncia de una dura realidad en cualquier lugar del mundo, Iñaki, (ignoro si existen lugares donde no sucede). Sólo cambiaría el tiempo del verbo en el título para que dijera: “Los hombres que violan con la mirada”
    Difundir es la clave.
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 1 persona

  8. saricarmen dijo:

    Reblogueó esto en Desde El Cieloy comentado:
    Un relato excelente de una dura realidad en muchos lugares. La difusión y denuncia es primordial para despertar la conciencia social y empatizar con quienes sufren esta situación.

    Le gusta a 1 persona

  9. Estrella RF dijo:

    Cuando llega la noche, en la soledad de su habitación, las sombras danzan al compás de los trágicos recuerdos de su día de desolación y esclavitud. Es hora de soñar con campos de amapolas y libertad para, al despertar, intentar sobrevivir de nuevo.
    Demoledor y trágico escrito, Iñaki, es hora de cambiar las cosas y creo que no es misión de unas pocas personas, en lo que no se impliquen millones y al frente, gente capaz, no se conseguirá nada… el poder sobre la mujer está adherido a muchos hombres como con pegamento de contacto.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  10. Pingback: Los hombres que violaban con la mirada – deliriodeabril

  11. Entiendo perfectamente cada palabra que plasmaste! Vivo en un país donde las mujeres se prostituyen, ya no por dinero sino por alimentos y medicinas. De quién es la culpa? Yo pienso que de todos nosotros!

    Le gusta a 1 persona

  12. lusalo14 dijo:

    Sí, es deplorable esta cruda situación, y en muchos países del mundo… ¡Qué tristeza! A denunciar y poner nuestro rayito de luz para erradicarla… ❤ Pobreza económica de quien vende su cuerpo y pobreza de alma de quien lo compra… 😦

    Le gusta a 1 persona

  13. antoncaes dijo:

    Buenos días Iñaki. Puedes responderme a esta dirección de correo por favor. antoncaes@gmail.com

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.