No importa de donde venimos

Exprime sus pulmones tatuando el reborde de cada costilla en su negra piel. Uno, dos, uno, dos, uno, dos… Los músculos intercostales, subcostales se están extenuando. Alzo la mirada, y me encuentro con unos ojos agotados, extenuados, sudando lágrimas y suplicando ayuda. Con todas sus fuerzas extiende el cuello hacia el infinito, intentando inhalar la … Leer másNo importa de donde venimos