Las lágrimas invisibles: sin tiempo para llorar

Sin tiempo para llorar, las lágrimas invisibles.

El rítmico latido del corazón de Alamitu se ha ido atrasando como un reloj estropeado hasta detenerse por completo y expirar un último suspiro de vida.

Son las 4 de la madrugada. Después de ofrecer todo el tratamiento posible, oxígeno, cuidados de enfermería, Alamitu acaba de morir.

La mirada se me vuelve translúcida por mis lágrimas ahogadas en el cuenco ocular. Tengo ganas de llorar, más no puedo, no tengo tiempo. Se me escurren las lágrimas que tengo que absorber sin poder llorar ante la llamada de la sala de maternidad.

Es hora de tragarme mis propias lágrimas y salir corriendo hacia la sala de partos. No hay tiempo para llorar, ahora no.

Los escasos metros que separan la sala de pediatría de maternidad se alargan hasta convertirse en kilómetros ante el cansancio acumulado a lo largo del día. Dejando el aliento aplastado en cada paso, con el latido como huella, bajo la oscuridad de una noche sin luna y sin electricidad.

Me sorprende una silueta no esperada. La de una ambulancia rural, una plataforma de madera tirada por un burro. Los gritos de una madre despiertan mi corazón. Postrada de dolor, con las piernas abiertas, un río de sangre mancha la madera. Levanto tímidamente y con delicadeza su falda confirmando todas mis sospechas: está de parto.
Bajo la oscuridad, aparece junto a mí la comadrona que ha acudido al encuentro alarmada por los gritos de dolor de la mujer y con la experiencia de saber que son llantos de parto acude al lugar llevando entre sus manos un kit de parto con todo el instrumental necesario para atender ahora mismo.

No hay tiempo que perder.

La vida se abre paso de cabeza entre los ríos de sangre. La muerte le persigue ya desde antes de nacer pero aquí está la comadrona para vencer el combate, para dar vida.
El halo de la linterna ilumina el canal del parto que se dilata dejando paso al occipucio del nuevo niño que está a punto de nacer.
Las manos de la comadrona, envueltas en blancos guantes estériles, hacen presión en el perineo para evitar el desgarre a la vez que favorece el parto. Empuja. Empuja. Empuja. Empieza a asomar la cabeza.
Asoma por completo la cabeza entre las piernas de la madre y un río de sangre que corre por medio. Estrangulado por su propio cordón umbilical que le envuelve todo el cuello a modo de horca.
En ese momento es donde toma protagonismo la experiencia de la comadrona. Con manos firmes y sin dudar, desenvuelve el cordón umbilical del cuello.

Con otra maniobra desatasca el bloqueo de los hombros y aparece todo el cuerpo.

Pinza y corta el cordón umbilical y se oye el llanto. Bienvenido a la vida. Bienvenido a Etiopía.

Acaba de nacer y es ya una superviviente.

Ahora sí puedo pararme a llorar, pero de Alegría.

Acerca de Iñaki Alegria

Médico Pediatra. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras que desarrolla proyectos de desarrollo integral en Senegal y Etiopía. Misión y Valores Promover el empoderamiento, liderazgo comunitario, equidad de género en los países más desfavorecidos con el objetivo de permitir la mejora de la calidad de vida de la población. Empatía, compromiso, constancia, Amor, solidaridad, empoderamiento, equidad, humildad, transparencia y Alegría
Esta entrada fue publicada en Amor, Àfrica, Diario de Etiopía, Dona, Ethiopia, Etiòpia, Gambo, Hambre, Iñaki, Iñaki Alegria, Infancia, Injusticia, Invisible, Malnutrición, mano y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

44 respuestas a Las lágrimas invisibles: sin tiempo para llorar

  1. saricarmen dijo:

    ¡Cuánto contraste, muerte y vida a la vez unidos por un común denominador: el esfuerzo constante y sin respiro, que posterga tu propia emoción, Iñaki! Y así, con todo, eres capaz de compartirnos tus vivencias que son muestras de verdadera humanidad. ¡Que la salud y el ánimo siempre te acompañen, lo mismo ese gran entusiasmo con que contagias a todo el equipo maravilloso de personas que trabajan contigo! Se necesitan muchos Iñakis en el mundo capaces no de sentir el amor, sino de vivirlo, de transformarlo en verbo y realidad.
    ¡Un abrazo enorme para todos!

    Le gusta a 2 personas

  2. gloriaarmit dijo:

    Bendita labor , que contrasta el amor con el dolor , las risas , Con las lágrimas , el darlo todo a veces no es suficiente , cuando el creador dice hasta aquí .
    Aplaudo tu gran labor , tu entrega y que Dios llene de mucha fuerza , fe y amor al prójimo siempre .
    Porque hace falta tener un corazón grande , porque no nomas se debe de ser médico si no también tener corazón para que a pesar del cansancio físico y moral no exista el luego lo veo ( al paciente ) si no es siempre estaré 🙏🙏😘

    Le gusta a 1 persona

  3. aimlessgrey dijo:

    Es muy emotivo. La vida y la muerte como un círculo que se construye a sí mismo hacia el infinito. Un abrazo y mucho ánimo!

    Le gusta a 1 persona

  4. Estrella RF dijo:

    ¡Qué bonito, Iñaki! envidio esa Alegría tuya, aunque en ocasiones se tiña de tristeza, porque es una alegría por el trabajo bien hecho, por la solidaridad, por la entrega a esas gentes que tienen tan poco. Estoy segura que te adoran, como lo haría yo si estuviera en su lugar. Sé siempre como eres.
    La vida se renueva, pero la pena es que sea un niño el que dé paso a otro, siempre debería ser un abuelo que ya lo ha dado todo, los niños deberían vivir siempre…
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. lunapaniagua dijo:

    Carrusel de emociones…

    Le gusta a 1 persona

  6. Marta Pinhao dijo:

    Y yo de emoción por el trabajo de ese equipo maravilloso. Abrazote.

    Le gusta a 1 persona

  7. quiero agradeceros de todo corazón todas las muestras de apoyo recibidas

    Me gusta

  8. sin duda alguna es maravilloso poder contar con vuestro apoyo

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s