El otro no existe

El otro no existe

El otro no existe,

Soy yo. Y tú, y él. Y nosotros.

Pero nunca el otro.

Es así de simple.

 

 

El día que no me importe la injusticia,

El día que combatirla no quiera,

El día que no luche por cada vida

Ese día mejor que muera,

 

una fina capa de niebla empieza a recubrir tu mirada,

el ritmo del tu latido se va apagando,

un grito ensordecedor enmudece la sala,

es la madre, desconsoladamente llorando.

 

No me puedo acostumbrar a verte morir,

A ti, a nosotros, a niñas como tú

Que morir no deberían,

No les podemos apagar la luz

 

No me puedo acostumbrar a ver morir niños,

Niños que no deberían morir

 

No puedo aceptar la injustica,

No puedo aceptar que inocentes vidas

Se apaguen, o mejor dicho, sean apagadas

Por la temible pasividad humana.

 

Lloro, y quiero llorar,

Las lágrimas me dan fuerzas,

Me recuerdan el dolor

Al que nunca me debo acostumbrar

 

Cerca o lejos,

No debería existir

Blanco o negro,

es para enriquecer, nunca dividir

 

El otro no existe,

Soy yo. Y tú, y él. Y nosotros.

Pero nunca el otro.

Es así de simple.

15 comentarios

  1. Que escrito tan….no se como describirlo me he emocionado tanto…..hay mucho amor en estas palabras, mucho respeto….solo puedo aportar un GRACIAS por estad palabras que me llevan a un lugar tan increible.

    • Muy buenos días querida Ana!
      Muchas gracias de corazón por tus palabras! Me alegra saber que te gusta
      Actuemos como si todo nos afectase, en realidad todo nos afecta
      El otro no existe, somos todos uno mismo, hermanos

  2. Hermoso y sentido poema, Iñaki… ¡¡Llega hasta lo más profundo!! Se siente el dolor que tú sientes cuando muere cada inocente, cuando la injusticia absurda no se agota. ¡Cuando a pesar de los esfuerzos, nos sabemos impotentes! Es verdad, ni los «otros» ni los «de-más» existen… ¡Somos uno! Una sola energía de vida en el universo. Un solo e inmenso corazón… Que lo que a ti te pasa, a mí también me afecta, que lo que yo siento, tú también lo sientes… ¡Unión, solidaridad, amor! Un gran abrazo, amigo… :*

Deja un comentario