Historias sin cuento 

Historias sin cuento

Desaparece por las noches al caer el Sol por el horizonte. “Abandono a mis hijos hoy para poder alimentarlos mañana” me confiesa.

Con toda sinceridad, desconozco que hace ella por las noches obligándole a dejar a sus seis hijos durmiendo solos en la humilde casa de adobe. Las malas voces del pueblo dicen que ejerce lo que es el trabajo más antiguo de la humanidad, la prostitución, hablando claro; puede serlo, no puedo negarlo. En realidad sea cual sea su pasado y su presente la voy a tratar igual, con el máximo Amor posible, ayudándole a buscar un futuro mejor para ella y para sus seis hijos, inocentes, que sufren sin tener de nada la culpa.

Prostituta  violada,

Maltratadora  maltratada

Todo puede ser,

más no lo quiero saber

nadie soy para juzgar,

tan solo podemos Amar.
Quien esté libre de pecado que tire la primera piedra, pienso que sigue vigente.
Prostituta  violada,

Maltratadora  maltratada

Todo puede ser,

más no lo quiero saber

nadie soy para juzgar,

tan solo podemos Amar.
Es ante todo persona, como tú, como yo, necesita ser tratada con Amor, con respeto y dignidad independientemente de su pasado,  de su presente, por un futuro mejor.

Nadie soy para juzgar.

Es persona, necesita acogida, amor, una mirada, un gesto, una caricia, un trozo de pan, un trabajo… pues sin juzgar, se lo podemos ofrecer. 

Ante todo Amor, a quien más lo necesita, sin juicios.

4 comentarios en “Historias sin cuento ”

Deja un comentario