Permitamos a Meseret poder escribir su historia, nuestra historia. África está llena de historias esperando ser contadas

image

Permitamos a las niñas poder escribir su historia, nuestra historia. África está llena de vidas esperando ser vividas.
Escribo para dar a conocer la voz de África, el continente desconocido y silenciado.

Escribo para dar a conocer, para ser la voz de los sin voz, para destruir el silencio, para que exista la voz de Meseret, Meheret, Nassaneth, Abdisa, Abdulakim, Bilal, Bekele…

A tan solo escasos kilómetros de nuestro continente, a tan solo 14 km de nuestro país, empieza el continente vecino, el gran desconocido…
Separado por los 14 Km de la vergüenza, la frontera más desigual del mundo.

No sabemos lo que es África. No podemos definir África. No podemos definir un continente con tanta riqueza.
Un continente lleno de países bien diversos, de gentes bien distintas, culturas, tradiciones, ritos…

Rompe el silencio cómplice.

No las conocemos, son las grandes desconocidas, seamos valientes, tengamos la valentía de conocerlas, la humildad de aprender de ellas.
Ha llegado el momento de romper el silencio, de no seguir callados ante las masacres del mundo. No podemos seguir siendo cómplices. Rompamos el silencio cómplice.

África está llena de historias esperando ser contadas, como la historia de Meseret.

Meseret no puede ir al colegio. Tiene que ir cada mañana a buscar el agua para dar de beber a toda su familia.
Meseret sueña con poder ir al colegio, poder hablar inglés y así poder comunicarse con las personas y poder conocer gente interesante y tener conversaciones interesantes.

Meseret sueña con estudiar medicina para poder cuidar y curar a las personas enfermas de su pueblo.
Esta es la historia de Meseret.

África está llena de historias esperando ser contadas, ayúdanos a que Meseret pueda escribir su historia, que no es más que la historia de todos.

34 comentarios

  1. Así es, Iñaki, y circunstancias como las de mamá África, también las vemos mucho en América latina. Necesidades básicas sin suplir. Tener que caminar kilómetros por agua, morir por malas condiciones de salubridad, por la falta de recursos económicos, de oportunidades. Por la falta de atención de los gobiernos a las zonas más necesitadas, por la falta de solidaridad, de sentir con el otro. ¡Es muy triste!

Deja un comentario