Tuji: De llorar la muerte, a la Alegría del milagro de revivir


No olvidaré su mirada el primer día. No olvidaré su sonrisa el día que renació. Tuji. Un nombre propio.  El pequeño niño de 6 meses y 3Kg, con  un perímetro braquial de 8 centímetros, nos llega en brazos de su madre. El pequeño Tuji y su madre están asustados y preocupados.
Lo ingresamos en la unidad de renutrición. Le ofrecemos una ducha, ropa limpia y una cama. Junto a todo el personal de la clínica le proporcionamos todo el cuidado, la alimentación y cariño.
Tuji succiona con todas sus fuerzas. Bebiendo, la leche se le va al pulmón, hace una broncoaspiración. Su estado se vuelve muy crítico. Pierde la respiración por un instante, pierde la fuerza. Le administramos oxígeno. A duras penas reacciona.
Su madre llora, llora desconsoladamente. Llora la muerte de Tuji. Pero Tuji no está muerto, dentro de su cuerpo su alma y corazón siguen latiendo, no ha llegado aún su hora, le ofrecemos todo nuestro cuidado y apoyo en estos momentos críticos.
El milagro empieza a obrarse.
Tuji empieza a recuperarse, a  tener fuerzas para mover sus bracitos, abre los ojos,  se ilumina su mirada… Y en unos días empieza a sonreír.
Tras 3 semanas de ingreso, Meskerem, su madre ha pasado de la desconfianza y la preocupación los primeros días al ver cercana la muerte de su hijo, a una extrema alegría y agradecimiento al ver renacer a Tuji.
No hay mejor regalo que la inocente sonrisa de Tuji ante la mirada agradecida de Meskerem. Por esta sonrisa, todo ha valido la pena. Y detrás de la sonrisa de Tuji estamos todos, ya que ha sido posible gracias a vuestro apoyo, de modo que en la sonrisa de Tuji estamos todos.

1 comentario en “Tuji: De llorar la muerte, a la Alegría del milagro de revivir”

Deja un comentario