“Una vez he puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren por desnutrición no puedo permanecer indiferente”

 

Iñaki Alegria

ENTREVISTA
Iñaki Alegría: “Una vez he puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren por desnutrición no puedo permanecer indiferente”

Un viaje a Etiopía en 2012 le cambió la vida. Después de fundar una ONG y escribir un libro sobre esa experiencia, ahora vuelve para combatir la desnutrición.

Fue a finales del 2012 cuando Iñaki Alegría (Barcelona, ​​1985) viajó por primera vez a Gambo, en el sur de Etiopía. Impactado por la imagen de los niños desnutridos, decidió regresar a Cataluña para terminar la especialidad de pediatría y poner en marcha la ONG Alegría con Gambo. Después de publicar un libro con el mismo nombre, ha decidido volver al país africano para quedarse a vivir y ayudar a salir adelante.

Como recuerda el primer viaje a Gambo?

Fue muy impactante. Gambo está situado en una zona totalmente rural, aislada. Es un pequeño poblado con casas de adobe y paja, sin un núcleo urbano ni carreteras asfaltadas. La gente no tiene agua, y para conseguirla tiene que ir al río o a un pozo a varios kilómetros. Tampoco hay luz, y muchas familias sólo comen una vez al día. Es una realidad muy distinta a la nuestra.

Y dentro de esta realidad, la desnutrición.

Exacto. Allí te encuentras niños de uno o dos años que no tienen fuerzas ni para caminar. Su cuerpo son huesos cubiertos de piel, pero sin grasa ni músculos. Es impactante verlo en directo. Aquellos niños te están mirando y tienen un nombre, una madre, una historia… Esto te desespera y te hace plantear muchas cosas. ¿Cómo puede ser que, con las comodidades que tenemos aquí, en otras zonas del planeta se estén muriendo de hambre?

¿En qué consistía su trabajo allí?

Me incorporé al pequeño equipo etíope del hospital para tratar a los niños desnutridos. Ahora mismo hay unos 90 niños ingresados ​​-dos por cama y algunos en colchones en el suelo- y sólo un pediatra para todos. También hay el equipo de enfermería y los voluntarios que los apoyan durante unos meses, como era mi caso. Al llegar pasé una etapa de aprendizaje con el doctor y, al cabo de unas semanas, me atreví a visitar yo solo.

¿Qué se hace cuando llega un niño desnutrido?

Se sigue un protocolo diseñado por Unicef, el ministerio de Salud etíope y la Organización Mundial de la Salud, que consiste en dar al niño una leche especial llamada F-75. Al ser baja en calorías, permite que el cuerpo se acostumbre al alimento poco a poco. En una segunda fase se le da la leche F-100, muy calórica, para que gane peso. El objetivo es que el niño llegue vivo a los cinco años de vida, cuando su esperanza de vida aumenta.

En el libro explica casos concretos de niños que tratar. ¿Cuál destacaría?

Hay muchos, y siempre insisto en que me gusta hablar de nombres propios. Podemos saber que millones de niños mueren cada año por desnutrición, pero esto son cifras tan frías que yo soy el primero que, cuando sabe tantas, se olvida. Uno de los casos que más recuerdo es el de la Ruziya, de unos 3 años. Llegó al hospital con su madre, de tan sólo 13 o 14 años. Tenía la mirada triste y no podía ni caminar. Pero después de 4 o 5 semanas de tratamiento, la transformación fue espectacular. Cuando le dimos el alta se la veía contenta, y salió del hospital corriendo, hablando, cantando…

Después de unos meses tan intensos en Etiopía, ¿Cómo fue volver a Cataluña?

Me costó, porque tienes que hacer un cambio de mentalidad. Te crea una fuerte incomprensión saber que en Etiopía hay un médico para 90 niños que están muy graves, que deberían ser en la UCI, mientras que aquí uno solo que está muy sano tiene un montón de recursos. Es la medicina a la inversa. Volví aquí físicamente, pero mi corazón seguía con los niños que conocí allí. Quería hacer algo, no me podía quedar de brazos cruzados.

Y fundó la ONG Alegría con Gambo.

La ONG la sacamos adelante con varios compañeros para intentar mantener el apoyo y el vínculo con el Hospital de Gambo. Además, también conseguimos que el Hospital de Granollers firmara un convenio con la etíope por el que el primero da apoyo económico médico al segundo, así como un sistema de intercambio de personal sanitario.

¿Cuáles son los próximos pasos a dar?

Ahora lo que queremos es trabajar en la prevención sobre el terreno, ir a la raíz de los problemas de la desnutrición y la mortalidad: facilitar el acceso al agua potable con la construcción de pozos e intentar mejorar la alimentación de los habitantes de Gambo con nuevos campos de cultivo.

El trabajo que hace la ONG no deja de ser un pequeño grano de arena. ¿En algún momento siente frustración?

Muchas veces. En un mismo día puedes estar contento porque un niño ha sobrevivido y triste porque el del lado ha muerto. Pero aprendes que las historias de éxito te hacen salir adelante. La primera vez que fui a Etiopía me desviví por el trabajo, trabajaba más de 12 horas al día, casi no dormía. En un mes perdí más de diez kilos. Y entonces entendí que esto no es un sprint final ni una carrera, sino una maratón a largo plazo. No debes desgastarte en un año, es un estilo de toda una vida.

 

http://www.ara.cat/opinio/Inaki-AlegriaPEDIATRE-COOPERANT-Gambo-desnodrits_0_1403859633.html

 

ENTREVISTA

Iñaki Alegria: “Un cop he posat nom propi als nens i nenes que moren de fam no puc romandre indiferent”

Un viatge a Etiòpia el 2012 li va canviar la vida. Després de fundar una ONG i escriure un llibre sobre aquella experiència, ara hi torna per combatre la desnutrició

MARC TORO Actualitzada el 31/07/2015 00:00

 

Va ser a finals del 2012 quan Iñaki Alegria (Barcelona, 1985) va viatjar per primer cop a Gambo, al sud d’Etiòpia. Impactat per la imatge dels nens desnodrits, va decidir tornar a Catalunya per acabar l’especialitat de pediatria i engegar l’ONG Alegria amb Gambo. Després de publicar un llibre amb el mateix nom, ha decidit tornar al país africà per quedar’s-hi a viure i ajudar a tirar endavant.

Com recorda el primer viatge a Gambo?

Va ser molt impactant. Gambo està situat en una zona totalment rural, aïllada. És un petit poblat amb cases d’adob i palla, sense un nucli urbà ni carreteres asfaltades. La gent no té aigua, i per aconseguir-ne ha d’anar al riu o a un pou a diversos quilòmetres. Tampoc hi ha llum, i moltes famílies només mengen un cop al dia. És una realitat molt diferent de la nostra.

I dins d’aquesta realitat, la desnutrició.

Exacte. Allà t’hi trobes nens d’un o dos anys que no tenen forces ni per caminar. El seu cos són ossos coberts de pell, però sense greix ni músculs. És impactant veure-ho en directe. Aquells nens t’estan mirant i tenen un nom, una mare, una història… Això et desespera i et fa plantejar moltes coses. Com pot ser que, amb les comoditats que tenim aquí, en altres zones del planeta s’estiguin morint de gana?

En què consistia la seva feina allà?

Em vaig incorporar al petit equip etíop de l’hospital per tractar els nens desnodrits. Ara mateix hi ha uns 90 nens ingressats -dos per llit i alguns en matalassos a terra- i només un pediatre per a tots. També hi ha l’equip d’infermeria i els voluntaris que els donen suport durant uns mesos, com era el meu cas. En arribar-hi vaig passar una etapa d’aprenentatge amb el doctor i, al cap d’unes setmanes, em vaig atrevir a visitar jo sol.

Què es fa quan arriba un nen desnodrit?

Se segueix un protocol dissenyat per l’Unicef, el ministeri de Salut etíop i l’Organització Mundial de la Salut, que consisteix a donar a l’infant una llet especial anomenada F-75. Com que és baixa en calories, permet que el cos s’acostumi a l’aliment a poc a poc. En una segona fase se li dóna la llet F-100, molt calòrica, perquè guanyi pes. L’objectiu és que el nen arribi viu als cinc anys de vida, quan la seva esperança de vida augmenta.

Al llibre explica casos concrets de nens que va tractar. Quin destacaria?

N’hi ha molts, i sempre insisteixo que m’agrada parlar de noms propis. Podem saber que milions de nens moren cada any per desnutrició, però això són xifres tan fredes que jo sóc el primer que, quan en sap tantes, se n’oblida. Un dels casos que més recordo és el de la Ruziya, d’uns 3 anys. Va arribar a l’hospital amb la seva mare, de tan sols 13 o 14 anys. Tenia la mirada trista i no podia ni caminar. Però després de 4 o 5 setmanes de tractament, la transformació va ser espectacular. Quan li vam donar l’alta se la veia contenta, i va sortir de l’hospital corrent, parlant, cantant…

Després d’uns mesos tan intensos a Etiòpia, com va ser tornar a Catalunya?

Em va costar, perquè has de fer un canvi de mentalitat. Et crea una forta incomprensió saber que a Etiòpia hi ha un metge per a 90 nens que estan molt greus, que haurien de ser a l’UCI, mentre que aquí un de sol que està molt sa té un munt de recursos. És la medicina a la inversa. Vaig tornar aquí físicament, però el meu cor continuava amb els nens que vaig conèixer allà. Volia fer alguna cosa, no em podia quedar de braços plegats.

I va fundar l’ONG Alegria amb Gambo.

L’ONG la vaig tirar endavant amb diversos companys per intentar mantenir el suport i el vincle amb l’Hospital de Gambo. A més, també vam aconseguir que l’Hospital de Granollers firmés un conveni amb l’etíop pel qual el primer dóna suport econòmic mèdic al segon, així com un sistema d’intercanvi de personal sanitari.

Quins són els pròxims passos a fer?

Ara el que volem és treballar en la prevenció sobre el terreny, anar a l’arrel dels problemes de la desnutrició i la mortalitat: facilitar l’accés a l’aigua potable amb la construcció de pous i intentar millorar l’alimentació dels habitants de Gambo amb nous camps de cultiu.

La feina que fa l’ONG no deixa de ser un petit gra de sorra. ¿En algun moment sent frustració?

Moltes vegades. En un mateix dia pots estar content perquè un nen ha sobreviscut i trist perquè el del costat ha mort. Però aprens que les històries d’èxit et fan tirar endavant. El primer cop que vaig anar a Etiòpia em vaig desviure per la feina, treballava més de 12 hores al dia, gairebé no dormia. En un mes vaig perdre més de deu quilos. I llavors vaig entendre que això no és un esprint final ni una carrera, sinó una marató a llarg termini. No t’has de desgastar en un any, és un estil de tota una vida.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Acerca de Iñaki Alegria

Médico Pediatra. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras que desarrolla proyectos de desarrollo integral en Senegal y Etiopía. Misión y Valores Promover el empoderamiento, liderazgo comunitario, equidad de género en los países más desfavorecidos con el objetivo de permitir la mejora de la calidad de vida de la población. Empatía, compromiso, constancia, Amor, solidaridad, empoderamiento, equidad, humildad, transparencia y Alegría
Esta entrada fue publicada en Alegría Sin Fronteras, Alegria amb Gambo, Amistad, Amor, Àfrica, Barcelona, Comunicació, Cooperación, Emergència, Entrevista TV3, Etiòpia, Iñaki, Iñaki Alegria, IMCI - Integrated Management of Chilhood Illness, Infancia, Projectes de cooperació, Proyectos de cooperación, Salud, Salud Comunitaria, Salud Pública y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a “Una vez he puesto nombre propio a los niños y niñas que mueren por desnutrición no puedo permanecer indiferente”

  1. Increible labor la tuya Iñaki, es cierto que no podemos quedarnos indiferentes ante tanta falta de atenciones básicas, el mundo tiene que concienciarse y darse cuenta lo que nos rodea para que nosotros mimos actuemos de alguna manera y pongamos nuestro granito de arena …Sigo creyendo que un mundo mejor es posible gracias a personas como tu.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Muchísimas gracias Fernando por tus palabras!!

    Por supuesto que un menor mejor es posible gracias a cada pequeño gesto de Amor! El cambio empieza dentro de nosotros, el Amor empieza con una sonrisa!!

    Un fuerte abrazo amigos

    Con Alegría

    Me gusta


  3. De igual a igual
    Quiero agradecer a Pau Dones (líder de Jarabe de Palo) la preciosa canción que nos ha compuesto.
    Se trata de la canción “De igual a igual” una canción que hablar del derecho a ser niño, del derecho a jugar, reír, soñar… y lo hace a través de la historia de una niña en la Etiopía rural, y un niño refugiado nacido en el mar.
    “Niña nací… en Etiopía”
    Una melodía alegre, que nos transmite un mensaje de esperanza y posibilidad de cambio antes las situaciones duras.
    Alegría Sin Fronteras acaba de recibir una beca de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria con el proyecto para combatir la desnutrición en la región de Gambo, en la Etiopía rural.
    Pau Dones nos ha compuesto y grabado esta canción para ayudar a financiar los Proyectos de la Asociación Española de Pediatría de Atención Primaria.
    Alegría Sin Fronteras (www.alegriasinfronteras.org) ha sido beneficiaria de una beca con el proyecto para combatir la desnutrición en las zonas rurales de Etiopía.
    Te recomendamos escuchar esta preciosa canción.
    “Ser un niño es lo que quiero
    No lo pido pido es mi derecho
    Sonreír, jugar de nuevo

    En un mundo sin igual… de igual a igual
    En un mundo tranquilo Alegre y Divertido”
    https://www.aepap.org/grupos/grupo-de-cooperacion-inmigracion-y-adopcion/grupo-de-cooperacion/actualidad/de-igual-igual
    http://www.alegriasinfronteras.org

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s