El rostro del genocidio: recuperando tu nombre, en memoria a cada un@ de vosotr@s #StopMareMortum

STOP Mare MortumSTOP Mare Mortum IMG-20150427-WA0025

Hablamos de cifras, pero no son cifras, detrás de cada cifra hay un rostro, una mirada, un sueño, una persona con nombre y apellidos,  como tú y como yo, ni más ni menos.

Los ahogamos y vamos amontonando en números: ahora 700, 200 más… y así vamos sumando… llevamos ya más de 28000 personas ahogadas en el Mediterráneo en los últimos 14 años… y seguimos haciendo desaparecer cifras y personas en el mar del silencio.

¿Cuántas personas más tienen que morir para que despertemos ante la barbaridad de tal genocidio?

Parece que hayan sido relegados y amontonados en números, ahogados en el  silencio, pero no lo podemos permitir.

Las personas ahogadas se siguen acumulando en la fosa común de este “mare mortum” ante nuestra mirada. Y nuestra respuesta no es otra que construir muros cada vez más altos.

En lugar de construir muros cada vez más altos, por qué no nos preguntamos:

¿Qué les lleva a embarcarse a  jugarse la vida?

Lloremos la muerte, denunciemos, indignémonos, socorramos, ayudemos, comuniquemos… pero por favor reflexionemos y actuemos en consecuencia. Preguntémonos:

¿Qué les lleva a dejar a su familia y a dejarlo todo?

¿Qué les lleva a  embarcarse para jugarse la vida llegando a nuestro continente?

¿Cómo viven en sus países?

Porque esto no es un hecho puntual, es una tragedia que sucede día tras día, en el más inmenso silencio,  es un auténtico genocidio que hemos creado nosotros y ante el cual no podemos permanecer indiferentes.

Dejemos de construir muros queriendo separar lo que no se puede separar, son personas como tú y yo, con los mismos derechos y la misma dignidad.

Pongámonos en su piel. Abramos nuestra mirada. Dejemos ya de poner parches a nuestra conciencia, actuemos en la raíz del problema.

¡Por el derecho a la vida y la dignidad!

StopMareMortum!

¡Paremos el genocidio!

Es posible, tan solo hace falta voluntad.

Hay riqueza en el mundo para que todos podamos vivir bien. El gran problema es la desigualdad. 80 personas tienen la misma riqueza que 3500 millones.

 

15 comentarios

  1. Cuanta rabia y dolor tengo dentro de mi, 28.000 muertos, 28.000 seres humanos que perdieron su vida en busca de un futuro mejor.. Realmente es un Genocidio, una realidad que te sobrecoge, ver esos cuerpos flotando en el agua sin poder hacer nada y lo peor Iñaki es que volverá a pasar, volveran a embarcarse camino de una muerte segura. Sólo podemos ayudarlos cómo tú muy bien dices denunciandolo, llorando sus muertes, dando nuestra voz por ellos. No sé que les lleva a hacerlo, tampoco sé que situación padecen en su país, pero España no debería ser su esperanza… cuando alguna vez han conseguido llegar aqui son tratados como animales, nunca como seres humanos que son. Soy creyente y sólo puedo decir que Dios os bendiga, no os olvidamos, seguiremos alzando nuestra voz por vosotros, siempre.
    Un abrazo Iñaki.

    • Es cierto, Irene, la impotencia de no poder hacer nada por esta gente te remueve el alma. Son personas como nosotros que sufren, aman a sus hijos, tienen sueños de una vida mejor, quieren trabajo, desean que el “primer mundo” les acoja como hermanos que son nuestros, y… en fin… se lo negamos TODO ¿DONDE ESTAN LOS DERECHOS HUMANOS?
      ¡Mi ser llora!

  2. En lugar de construir muros cada vez más altos, por qué no nos preguntamos:

    ¿Qué les lleva a embarcarse a jugarse la vida?

    Lloremos la muerte, denunciemos, indignémonos, socorramos, ayudemos, comuniquemos… pero por favor reflexionemos y actuemos en consecuencia. Preguntémonos:

    ¿Qué les lleva a dejar a su familia y a dejarlo todo?

    ¿Qué les lleva a embarcarse para jugarse la vida llegando a nuestro continente?

    ¿Cómo viven en sus países?

Deja un comentario