A mí no me pasa esto

 Hablando con un amigo, mientras le contaba la experiencia anterior con Dragomir y su familia, me suelta: “A mí no me pasa esto”. A todos nos pasa, nos pasa por delante pero no nos paramos.  ¡Quién no se ha encontrado nunca una persona en la calle pidiendo o tumbada en un banco y ha pasado de largo! Así que no digamos nunca que a nosotros no nos pasa esto, porque a todos nos pasa, tan solo se trata de pararse. El resto viene solo. Lo único que hemos de hacer es pararnos.  ¿Por qué nos parece más fácil seguir caminando que pararse, cuando en realidad es mucho más fácil y más natural pararse? Hemos transformado hasta tal punto la naturaleza que ya ni sabemos lo que es natural del ser humano.

Deja un comentario