La infància adulta / La infancia adulta

Hola, em dic Abdelkarim. Tinc 5 anys. Vull anar a l’escola, però no puc. He de tenir cura de meus 4 germans petits, El meu pare treballa tot el dia per poder alimentar-nos a tots. A la meva mare mai vaig arribar a conèixer-la. Va morir quan jo naixia.

Vull anar a l’escola. M’han dit que allà s’aprèn a llegir i escriure, i a parlar anglès i a més després pots anar a la gran ciutat i seguir estudiant per poder treballar del que t’agrada i guanyar diners per poder donar de menjar a tots els teus fills …
Però no puc …
He de tenir cura tot el dia als meus germanets …

———————

La infancia adulta

Hola, me llamo Abdelkarim. Tengo 5 años. Quiero ir a la escuela, pero no puedo. Tengo que cuidar de mis 4 hermanitos pequeños, Mi padre trabaja todo el día para poder alimentarnos a todos. Mi madre jamás llegué a conocerla. Murió cuando yo nacía.

Quiero ir a la escuela. Me han dicho que allí se aprende a leer y escribir, y a hablar inglés y además luego puedes ir a la gran ciudad y seguir estudiando para poder trabajar de lo que te gusta y ganar dinero para poder dar de comer a todos tu hijos…

Pero no puedo…

Tengo que cuidar todo el día a mis hermanitos…

1 comentario en “La infància adulta / La infancia adulta”

  1. Ya estoy llorando otra vez, querría abrazarle y decirle cuanto siento que tenga que pasar por esto Iñaki Alegria, otra injusticia de este mundo tan cruel que el ser humano esta destruyendo. A quién le va a importar que esta criatura vaya o no al colegio? No tiene infancia, no puede ni ir a una escuela cómo todos los niños de su edad. No podrá adquirir conocimientos para en un futuro tener una vida más digna, no tiene posibilidades… A muy temprana edad ya tiene que trabajar, tiene que cuidar de sus hermanos, tiene una gran responsabilidad, propia de un adulto, no de un niño…
    Es como darte contra una pared,siento una impotencia absoluta. Esto no va a cambiar nunca Iñaki, los paises que hubieran podido hacer algo ya han demostrado su desinterés y poco se puede hacer. Ni quieren ver, ni les importa. Es lamentable, indignante, una gran injusticia y las víctimas siempre las mismas: los niños.
    Un abrazo.

Deja un comentario