Sombras al Sol

Sombras al Sol

 

Cuerpos sin manos,

manos sin nombre,

nombres jamás pronunciados,

abrazos que nadie escoge.

 

Invisible presencia,

o ¿visible ausencia?

 

Consumidos por la sociedad,

silenciosos…

sin molestar…

temerosos…

 

Noche a noche

lentamente muriendo,

entre derroches

sobreviviendo.

 

Abrazos al viento,

lágrimas evaporadas,

palabras al silencio,

perdidas miradas.

 

Entre esquivas miradas,

acelerados pasos,

perros sin amo,

espectadores sin entrada.

 

Mendrugos de pan

luchan por no morir,

entre manjares sin fin

de avaricia capital.

 

¿Seremos aún capaces

de nuestras sobras darles

y sentirnos por ello generosos?

Odiosos somos.

 

Son legalmente ilegalmente robados

para luego de robo

legal ilegalmente acusados

por los dueños del oro.

 

Somos magos,

las personas transformamos

en muebles de cartón,

magos del horror.

 

Están pero no son

considerados por nosotros

más que engorro,

sombras al Sol.

 

Están pero no son,

quemados por el Sol

como si piedras fuesen,

día a día permanecen.

 

Son usados, utilizados,

como si seres no fuesen,

más que estatuas de barro,

muebles de carbono abandonado.

 

Están pero no son,

recordados por el olvido,

lloran su canción,

por la hipocresía carcomidos.

 

Cuerpos oxidados,

almas abandonadas,

más al fin, humanas,

y por nosotros ignorados.

 

Somos magos,

las personas haciendo desaparecer

con nuestro corazón vendado,

magos del no sentir al no ver.

 

Huellas sin camino,

sin destino perdidos

en el presente sin higiene,

en el futuro ausente.

 

Frío, puñales de hielo llueven,

a cubierto del cielo descubierto

sin reparo mueren

sepultados por el tiempo.

 

Al amparo del desamparo,

a la presencia de la ausencia,

al paro sin reparo,

a la entrada sin puerta;

 

a la casa sin hogar,

a la cama de cartón,

a la compañía de la soledad,

a la bienvenida con un adiós;

 

al movimiento del parado,

al parado en movimiento

buscando entre excrementos

sin encontrar arado.

 

A la sombra de la luz,

al sudor lavando su piel

huyendo del ataúd

que tiene más vida que él.

Acerca de Iñaki Alegria

Médico Pediatra. Fundador de la ONG Alegría Sin Fronteras que desarrolla proyectos de desarrollo integral en Senegal y Etiopía. Misión y Valores Promover el empoderamiento, liderazgo comunitario, equidad de género en los países más desfavorecidos con el objetivo de permitir la mejora de la calidad de vida de la población. Empatía, compromiso, constancia, Amor, solidaridad, empoderamiento, equidad, humildad, transparencia y Alegría
Esta entrada fue publicada en Amiga, Amistad, Amor, Diario de Etiopía, Huérfanos, Injusticia, Invisible, La mirada etíop, La mirada etíope, Pobresa, Poema, Sentiments, Sombras al Sol. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s